Adolescente murió horas después de persecución policial y accidente en Miami. La familia cuestiona la atención de emergencia

·8  min de lectura

Al volante de un auto robado a punta de pistola, Christopher Walls, de 16 años, lideró a la Policía de Hollywood a una persecución que terminó cuando perdió el control del vehículo en Liberty City de Miami. El Alfa Romeo Giulia negro se estrelló contra un pilar de concreto con la suficiente fuerza como para que el coche sufriera grandes daños y se activaran las bolsas de aire.

Los policías llamaron inmediatamente a los rescatistas de Miami-Dade. Pero a pesar de la gravedad del accidente, el adolescente no fue llevado a un hospital esa noche del 14 de noviembre. En su lugar, los paramédicos dieron de alta a Walls y se marcharon. Estuvo sentado en un coche patrulla de Hollywood durante más de dos horas, hasta que se desmayó mientras lo llevaban en un auto patrullero de Miami-Dade.

Los paramédicos de Miami-Dade se vieron obligados a volver al lugar del choque, y esta vez llevaron a Walls al Hospital Hialeah, donde los médicos finalmente lo declararon muerto.

Dos meses después de la muerte de Walls, mientras los agentes estatales siguen investigando su muerte, la Oficina Forense de Miami-Dade sigue investigando la causa de su muerte. Sus padres, angustiados por no conocer los detalles que rodean la muerte de Walls, creen que su hijo pudo haberse salvado.

“Queremos saber por qué no lo llevaron al hospital después de este grave accidente”, dijo su padrastro, Willie Newkirk, de 46 años, de West Park, hablando públicamente por primera vez esta semana. “Tenemos muchas preguntas y ninguna respuesta”.

Esta semana, una portavoz de los rescatistas de Miami-Dade le dijo al Herald que Walls se negó a ser hospitalizado y dijo a los paramédicos que era un adulto. Su familia se indignó ante la idea de que Walls pudiera haber sido confundido con un adulto. Los padres dijeron que los agentes estatales les dijeron que Walls llevaba su identificación.

“No se merecía esto”, dijo su madre, Traneice Jiles, de 41 años. “Era querido por mucha gente. Tenía mucho apoyo y amor”.

Los departamentos de policía de Hollywood (HPD) y Miami-Dade declinaron hacer declaraciones debido a la investigación en curso de la Policía Estatal de la Florida (FDLE), que se encarga de las muertes bajo custodia que ocurren en la jurisdicción de Miami-Dade. La Fiscalía Estatal de Miami-Dade revisará el caso para determinar si los agentes infringieron alguna ley en el manejo de Walls.

Los investigadores también están analizando la afirmación de un testigo que dijo a WPLG-ABC10 que creía que los agentes estaban pateando al adolescente cuando lo sacaron del Alfa Romeo. Pero el video entregado a la emisora es tan borroso,, oscuro y distante que es imposible saber exactamente lo que estaba sucediendo.

El presidente del sindicato policial que representa a los policías de Hollywood dijo que cualquier acusación de fuerza excesiva “es infundada”.

“Los agentes de la HPD se pusieron en gran peligro para intentar detener a una persona muy violenta y peligrosa. Actuaron con gran profesionalismo y autocontrol con un sujeto agresivo que se negaba a que lo esposaran”, dijo Rod Skirvin, presidente del sindicato de la Policía de Broward.

‘Un chico encantador’

Walls, estudiante de segundo año en la secundaria Hallandale que también jugaba football en una liga en Hallandale Park, creció en Miami-Dade y Broward. Quería ser rapero algún día, o trabajar con acciones y bonos, dijo su familia.

“Era un chico encantador. Un bromista. Le gustaba reír, jugar. Era respetuoso”, dijo Newkirk.

Pero las malas decisiones lo habían metido en problemas con la ley antes. Desde principios de 2020, los registros muestran que Walls había sido arrestado varias veces, incluyendo cargos de robo, robo de vehículos de motor y huir y eludir a la Policía.

Su vida también había estado marcada por una tragedia similar. Su padre, Christopher Walls, quien en 2007 fue detenido y acusado de asesinar a un fiador en el noroeste de Miami-Dade. El mayor de los Walls, de 32 años, fue noticia dos veces más ese año. Tras su detención, se desmayó después que lo dejaran accidentalmente en una furgoneta de Prisiones correcciones en medio del fuerte calor estacionada frente a una cárcel de Miami-Dade. Al mes siguiente, se ahorcó en su celda.

Catorce años más tarde, su hijo también murió bajo custodia policial.

El menor de los Walls había ido a pasar el fin de semana con su hermana, según la familia. Después que no regresó, sus padres lo buscaron, tratando de rastrear su teléfono. No fue hasta el día siguiente cuando los agentes de la FDLE se presentaron para darles la terrible noticia.

“Tomó una mala decisión. No debió haber muerto esa noche, no por un coche robado”, dijo Newkirk.

Según las entrevistas, los informes policiales de dos agencias y los registros de los rescatistas de Miami-Dade, esto es lo que se sabe de la muerte de Walls:

El robo de auto ocurrió alrededor de las 9 p.m. del 14 de noviembre, en una gasolinera 7-Eleven en la cuadra de los 3400 de Sheridan Street en Hollywood.

El conductor del Alfa Romeo negro de 2018 le dijo a la policía que estaba en la fila para que le lavaran el coche cuando aparecieron dos jóvenes armados, uno a cada lado de su vehículo, y le ordenaron que se bajara. “¿Crees que estamos jugando? No estamos jugando”, dijo uno de los ladrones, según un informe de la Policía de Hollywood.

Los dos ladrones le robaron la cartera y huyeron en el Alfa Romeo. El hombre llamó al 911 para denunciar el robo del coche.

Un policía de Hollywood no tardó en ver el auto en la carretera 441 y se inició una persecución, según un informe de la Policía de Hollywood.

La persecución

Para entonces solo Walls estaba en el Alfa Romeo, y los agentes persiguieron el auto hacia el sur, terminando en la zona de Liberty City. El coche perdió el control y se estrelló contra un pilar de concreto. Según las imágenes aéreas, los daños del Alfa Romeo fueron considerables: el pilar se aplastó en el lado del pasajero, desviando la rueda trasera, destrozando las puertas y provocando el despliegue de las bolsas de aire.

El Alfa Romeo 2018 robado que se estrelló en el Condado Miami-Dade tras una persecución policial en noviembre de 2021. El acusado de haber robado el coche, Christopher Walls, de 16 años, murió más tarde mientras estaba bajo custodia policial.
El Alfa Romeo 2018 robado que se estrelló en el Condado Miami-Dade tras una persecución policial en noviembre de 2021. El acusado de haber robado el coche, Christopher Walls, de 16 años, murió más tarde mientras estaba bajo custodia policial.

Los bomberos de Miami-Dade recibieron la llamada de auxilio de la Policía a las 9:36 p.m., mientras la Policía de Hollywood lo detenía.

Los paramédicos llegaron a las 9:41 p.m., unos minutos después. A las 9:54, ya habían despejado la escena, según un informe de los rescatistas.

Los detalles de esa interacción siguen sin estar claros. Un comunicado de prensa de la Policía de Miami-Dade dijo que los rescatistas “respondieron y atendieron al sujeto en el lugar de los hechos\”. Miami-Dade Fire-Rescue, citando las leyes de privacidad médica, se negó a decir lo que implicaba ese tratamiento.

Pero una portavoz de los rescatistas dijo el martes que el adolescente afirmó ser adulto y que no quería ir al hospital.

“Si te dicen una edad y se niegan a que lo lleven al hospital, no podemos obligar a nadie a ir al hospital”, dijo la portavoz Erika Benítez.

Walls se sentó en un patrullero de la Policía de Hollywood hasta que los agentes llevaron a la víctima del robo del coche al lugar en Liberty City para lo que se conoce como una “presentación”, cuando una víctima identifica a un culpable poco después de un delito “En ese momento, la víctima informó de que era, de hecho, el que le robó a punta de pistola en su ventanilla del lado del conductor”, dice un informe de la Policía de Hollywood.

Cuando la Policía intentó que Walls volviera a subir al coche patrulla de Hollywood, se negó y le dispararon con una pistola Taser antes de volver a meterlo en el vehículo, según una fuente con conocimiento de la investigación.

Más tarde, Walls fue detenido por la Policía de Miami-Dade, y mientras era trasladado a un coche de Miami-Dade, “quedó inconsciente”, según el comunicado de prensa. A las 12:14 a.m. —más de dos horas y media después del accidente— la Policía volvió a llamar al 911 .

‘Paro cardíaco’

Según un informe de los rescatistas, los paramédicos le aplicaron reanimación cardiopulmonar, pero ya no tenía pulso y entró en “paro cardíaco”. Fue trasladado de urgencia al Hospital Hialeah. La Oficina Forense informa que la hora de su muerte fue 1:44 a.m.

Hasta que se determine la causa de su muerte, no está claro si Walls pudo haberse salvado de haber sido trasladado al hospital desde el principio.

Christopher Walls, de 16 años, murió bajo custodia de la policía de Miami-Dade en noviembre de 2021. Había protagonizado una persecución policial en un coche robado a punta de pistola en Hollywood.
Christopher Walls, de 16 años, murió bajo custodia de la policía de Miami-Dade en noviembre de 2021. Había protagonizado una persecución policial en un coche robado a punta de pistola en Hollywood.

Los presidentes de los sindicatos policiales de Miami-Dade y Broward insistieron en que los agentes se basaron en la evaluación de los rescatistas de Miami-Dade.

“Dependemos de los paramédicos para tomar la decisión sobre si un sujeto debe ser transportado a un centro médico”, dijo Skirvin, de la PBA de Broward.

Steadman Stahl, de la PBA de Miami-Dade, dijo: “Nosotros, como policías, confiamos en la experiencia de los bomberos cuando se trata de lesiones por accidentes de tránsito. Si ellos dijeran que está bien, nos basaríamos en eso”.

Aunque se desconoce el alcance de los daños en su cuerpo —y si sufrió alguna lesión interna—, sus padres informaron que cuando recibieron el cuerpo para el funeral tenía hematomas en la cara y lo que parecía ser la mandíbula y la nariz fracturadas. No está claro si eso fue a causa del accidente.

Por ahora, la familia está a la espera de los resultados de la autopsia y la investigación estatal.

“Tuvo un accidente horrible y era menor de edad”, dijo la abogada de la familia, Christine King. “Es una tragedia Sea lo que sea lo que le llevó a ese momento, no merecía perder la vida”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.