Adolescente asesinada en Walgreens había reportado a su compañero de trabajo a los gerentes un año antes

·5  min de lectura
Joshua Taylor Johnson, de 28 años, (en la foto) fue detenido por el asesinato de Riley Whitelaw, de 17 años (Departamento de Policía de Colorado Springs)
Joshua Taylor Johnson, de 28 años, (en la foto) fue detenido por el asesinato de Riley Whitelaw, de 17 años (Departamento de Policía de Colorado Springs)

Un hombre de 28 años de Colorado fue arrestado por las autoridades locales esta semana por presuntamente asesinar a su colega adolescente dentro de la sala de descanso del Walgreens donde trabajaban.

La Policía de Colorado Springs escribió en un comunicado de prensa esta semana que estaba investigando la muerte de Riley Whitelaw, de 17 años, quien fue encontrada muerta el 11 de junio por su gerente en un Walgreens en Centennial Boulevard en la ciudad, a unas 60 millas (96,5 kilómetros) al sur de Denver.

Su compañero de trabajo, Joshua Taylor Johnson, de 28 años, fue detenido al día siguiente después de que la dirección revelara que Riley había reportado supuestamente que se sentía incómoda con sus “avances” un año antes.

La policía llegó al lugar de los hechos alrededor de las 7 de la tarde del día del asesinato después de que el gerente Justin Zunino hiciera una llamada al 911, según una declaración jurada. Zunino había informado a los operadores que inicialmente había sospechado que algo andaba mal cuando otro gerente reportó que Riley no regresaba de su descanso.

Cuando fue a la tienda para investigar más a fondo, relata que “encontró un cuerpo en la sala de descanso” con “sangre por todas partes”.

Los agentes que respondieron escribieron en un reporte que “había una gran cantidad de sangre en el piso alrededor de la cabeza de la víctima”, con una cantidad significativa de sangre teñida en el “piso, los gabinetes y el mostrador de la sala de descanso”.

La víctima, identificada como Riley Whitelaw, de 17 años, había reportado a la gerencia a Joshua Taylor Johnson, de 28 años, el año pasado, dice la policía (Departamento de Policía de Colorado Springs)
La víctima, identificada como Riley Whitelaw, de 17 años, había reportado a la gerencia a Joshua Taylor Johnson, de 28 años, el año pasado, dice la policía (Departamento de Policía de Colorado Springs)

En ese momento evaluaron que la víctima tenía “un traumatismo importante en la zona del cuello”, y no había señales de vida.

Zunino avisó a los agentes sobre Johnson después de haber visto al empleado en las cintas de vigilancia antes de encontrar el cuerpo de Riley.

Al parecer, Zunino vio a Johnson apilando contenedores frente a una de las cámaras de vigilancia de la tienda, hasta que la visión quedó completamente obstruida. La ventana de la sala de descanso aparecía tapada con cinta, con un cartel que decía “baño cerrado”.

Después de ver las cintas, el gerente entró en la sala de descanso y encontró la brutal escena del asesinato.

El director también señaló que, aparte de las cintas de vídeo, tenía otras razones para sospechar que Johnson había cometido un delito. Según la declaración jurada, un año antes de que se produjera el incidente mortal en la sala de descanso, Riley había presentado una queja contra su compañero de trabajo, Johnson, por haberle hecho “insinuaciones” inapropiadas mientras trabajaban.

Y hace poco, la empleada adolescente había pedido a los gerentes que no pusieran a los dos en el mismo horario, porque su compañero de trabajo mayor había empezado a hacerla “sentir incómoda”.

Posteriormente, la adolescente pidió más horas, pero sus superiores le dijeron que, si quería esas horas, tendría que trabajar junto al hombre al que un año antes había reportado.

Al parecer, otra encargada de la tienda informó a la policía que tal vez había visto al presunto asesino cuando se limpiaba junto a los contenedores de basura situados detrás de la tienda. Afirmó haber olido “un fuerte olor a cloro” y señaló que, cuando intentó abrir la puerta, oyó a un hombre gritar que se estaba cambiando.

Cuando el encargado volvió más tarde, ya no estaba allí.

Johnson fue recogido a la mañana siguiente por la Patrulla del Estado de Colorado, a unas 100 millas (161 kilómetros) del Walgreens donde su compañera de trabajo adolescente había sido asesinada, y fue encontrado con lo que la policía describió como marcas de arañazos por toda la cara y las manos.

Mientras era interrogado por las autoridades, Johnson supuestamente admitió estar “enamorado” de Riley, y dijo que había estado dentro de la sala de descanso donde fue asesinada, pero que solo estuvo allí después de su muerte.

“[Joshua] declaró que se cayó en la sangre”, decía la declaración jurada, señalando también que el hombre había admitido ser la persona con la que el gerente había tratado de hablar antes de salir del Walgreens. “Se fue a casa justo después de que ‘eso pasara’ y se quitó toda la ropa porque estaba toda ensangrentada”.

El sospechoso negó haber movido los contenedores frente a la cámara de vigilancia, según la policía, incluso después de que se le confrontara con las imágenes.

Un portavoz de Walgreens declaró a The Independent que actualmente están cooperando con las autoridades en la investigación y ofreció sus “más profundas condolencias” a los miembros de la familia y los miembros de la comunidad afectados por el asesinato del adolescente.

“Estamos muy entristecidos por este trágico incidente, y extendemos nuestras más profundas condolencias, pensamientos y oraciones a la familia y seres queridos de nuestro miembro del equipo”, dijo el portavoz de la compañía en un comunicado enviado por correo electrónico. “La seguridad de nuestros clientes y miembros del equipo es la máxima prioridad, y estamos trabajando con las autoridades locales en su investigación. Estamos poniendo a disposición de los miembros del equipo de nuestra tienda en este lugar asesoramiento y otros recursos”.

The Independent se puso en contacto con el Departamento de Policía de Colorado Springs para pedirle comentarios, pero no obtuvo respuesta inmediata.

KOAA 5 reportó esta semana que un altar improvisado para la adolescente fallecida había surgido fuera del Walgreens temporalmente cerrado, donde pasó sus últimos momentos con vida, con flores y pancartas con mensajes que decían “¡Te extrañaremos, Riley!” abarrotando la fachada vacía de la tienda.

Un altar improvisado para Riley Whitelaw, de 17 años, puede observarse fuera del Walgreens temporalmente cerrado en Colorado Springs, donde fue encontrada muerta el pasado fin de semana (KOAA 5/captura de pantalla de vídeo)
Un altar improvisado para Riley Whitelaw, de 17 años, puede observarse fuera del Walgreens temporalmente cerrado en Colorado Springs, donde fue encontrada muerta el pasado fin de semana (KOAA 5/captura de pantalla de vídeo)

La escuela AAHS (Air Academy High School), donde Riley acababa de terminar su primer año, envió una carta a los padres y tutores el domingo por la noche para ponerles al corriente de la tragedia que se había producido en la comunidad escolar durante el fin de semana.

“La pérdida de un compañero y amigo es increíblemente difícil, y los estudiantes pueden tener preocupaciones, preguntas y emociones elevadas. Pueden sentirse tristes, deprimidos o incluso enfadados. Por lo tanto, es en momentos como estos que debemos unirnos y crear redes de apoyo. Por favor, mantengan a la familia de AAHS en sus pensamientos y corazones durante este tiempo difícil”, escribió el director Dan Olson en la carta, según KRDO News.

La investigación sobre la muerte de Riley sigue abierta y la oficina del forense está llevando a cabo una autopsia para determinar la causa y la forma de la muerte, que se dará a conocer en un momento posterior.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.