Administración de Biden expandirá la reunificación familiar de cubanos y haitianos

·5  min de lectura
Daniel A. Varela/dvarela@miamiherald.com

Con la esperanza de reducir el número sin precedentes de haitianos y cubanos que intentan llegar a Estados Unidos por barco y por su frontera terrestre, el gobierno de Biden anunció el viernes que facilitará a las personas de esos países la reunificación con sus familias en Estados Unidos.

La administración anunció la reanudación de los programas acelerados de libertad condicional para la reunificación familiar de cubanos y haitianos como parte de un conjunto más amplio de compromisos en una asociación regional de migración que se anunciará a última hora del día al concluir la Novena Cumbre de las Américas en Los Ángeles.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS), que previamente anunció el reinicio del Programa de Reunificación Familiar de Cuba el mes pasado sin dar una fecha límite, dijo el viernes que reanudaría el programa este verano.

El DHS también anunció que aumentará la participación en el Programa de Libertad Condicional para la Reunificación Familiar de Haití a partir de este otoño, después de anunciar a finales de 2021 que el programa seguía en pie a pesar de la orden del presidente Donald Trump de que terminara. Ambos programas permiten a los familiares de ciudadanos y residentes estadounidenses traer a sus parientes más rápido que el proceso regular, lo que hace posible que esas personas esperen la residencia permanente en Estados Unidos.

Los anuncios del DHS —que forman parte de un esfuerzo por reducir el número sin precedentes de migrantes que llegan a Estados Unidos por medios “irregulares”— ocurren cuando tanto Haití como Cuba experimentan uno de los mayores éxodos de sus ciudadanos en años.

En el caso de Cuba, más del 1% de la población de la isla, de 1.1 millones de habitantes, unos 115,000, han llegado a Estados Unidos en solo siete meses, entre octubre y abril, huyendo de la pobreza y la represión gubernamental. Es el mayor éxodo desde 1980.

Mientras tanto, más de 25,800 haitianos fueron expulsados rápidamente a la nación caribeña por el gobierno de Biden desde septiembre, tras cruzar la frontera de Estados Unidos con México, mientras que decenas de miles permanecen en México y otros países de Centroamérica con la esperanza de llegar a Estados Unidos. La Guardia Costera, que ha detenido a más de 5,300 haitianos que se dirigían a Estados Unidos por mar en veleros de madera desvencijados y abarrotados desde octubre, también está informando del mayor éxodo de haitianos que huyen en barco desde 2004.

“Tanto los cubanos como los haitianos enfrentan una crisis humanitaria y nuestra política se centra en empoderar a las personas para ayudarlas a crear un futuro libre de represión y sufrimiento económico”, dijo el DHS en un comunicado. “Ampliar el acceso a las vías de migración legal ofrece a los migrantes alternativas seguras y ordenadas a la migración irregular y sus numerosos peligros e indignidades”.

El programa de libertad condicional para la reunificación familiar cubana fue suspendido en 2017, cuando la administración de Trump cerró los servicios consulares en La Habana tras los inexplicables incidentes que afectaron a la salud de los diplomáticos estadounidenses. Desde entonces, unos 22,000 casos quedaron pendientes, según estimaciones oficiales.

Según el programa de libertad condicional, los familiares de ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes legales, que están viviendo en Cuba o Haití y ya habían sido aprobados para una visa de inmigrante basada en la familia, pueden tramitar su reunificación en Estados Unidos por la vía rápida.

Dos años después que Trump suspendió el Programa de Libertad Condicional para la Reunificación Cubana, puso fin a la participación de Haití en el programa de reunificación acelerada que permitía a los haitianos que eran elegibles para recibir una tarjeta de residencia en dos años esperar en Estados Unidos con sus familiares.

La decisión de Trump ocurrió como parte de una orden ejecutiva sobre la seguridad fronteriza y las medidas de aplicación de la ley de inmigración que limitaba el acceso al asilo, ampliaba el uso de la detención, mejoraba la aplicación de la ley a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México y garantizaba que la libertad condicional para entrar en Estados Unidos se ejerciera en función de cada caso.

A finales del año pasado, Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS) anunció que el DHS había revocado la decisión de Trump en relación con el programa de libertad condicional para la reunificación familiar haitiana y que el programa, que entró en vigor en 2015 bajo la administración de Obama, continuaría. Sin embargo, la participación sería solo por invitación.

USCIS señaló acertadamente que su oficina en Puerto Príncipe había sido cerrada permanentemente en diciembre de 2019. En ese momento, los funcionarios estadounidenses citaron el COVID-19 como la razón.

Incluso si el programa de reagrupación familiar acelerada se ampliara repentinamente como un medio para abordar el flujo irregular de migrantes haitianos, apenas abordaría una pequeña fracción de los haitianos que intentan huir y necesitaría ser ampliado inmensamente.

Antes de su finalización, los activistas argumentaban que los haitianos seguían tardando demasiado en reunirse con sus familias en Estados Unidos. Al anunciar la participación en el programa en agosto de 2021, solo 8,302 haitianos habían recibido documentos de viaje bajo el programa de libertad condicional hasta ese mes de junio.

Desde el otoño pasado, el Departamento de Estado aconsejó encarecidamente a los ciudadanos estadounidenses que no viajen a Haití e incluso que salgan del país, debido a la violencia de las pandillas y los secuestros desenfrenados. También redujo su personal y puso límites a sus movimientos en el país. La reducción de personal en la embajada de Estados Unidos en Puerto Príncipe provocó largas esperas, a veces de al menos un año, para las citas regulares de visado, y largos tiempos de tramitación de las solicitudes.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.