Adjunto de fiscal estatal suspendido afirma que le dijo a su jefe que las cartas de compromiso eran una mala idea

Chasity Maynard/Tallahassee Democrat via AP

El jefe de personal del ex fiscal estatal del Condado Hillsborough Andrew Warren le dijo a este que no firmara el compromiso de que no procesaría casos de abortos, según su testimonio del jueves, el último día en el juicio de tres días de Warren que impugna la decisión del gobernador Ron DeSantis de sacarlo del cargo.

Los abogados de DeSantis y Warren presentaron sus alegatos finales el jueves después de escuchar el testimonio de altos funcionarios de la administración del gobernador y la fiscalía del estado. El juez de distrito Robert Hinkle dijo que el fallo no se emitirá sino hasta dentro de dos semanas.

Durante el testimonio del jueves, el jefe de personal Gary Weisman dijo que Warren le consultó a menudo sobre declaraciones públicas, incluida la carta del 24 de junio del grupo activista de izquierda Fair and Just Prosecution, en la que los firmantes se comprometen a no encausar a nadie por un aborto.

“Pensé que era malo para el señor Warren (...) y malo para la dependencia”, dijo Weisman, a quien Warren contrató en 2017. Weisman, quien era considerado como el asesor más cercano de Warren en la oficina, tomó la carta como una política oficial del despacho, con la creencia no encausaría a nadie por un aborto.

“Mi opinión fue que se trataba de un anuncio de que no íbamos a encausar casos bajo la nueva ley”, dijo Weisman.

El testimonio socava el argumento central de Warren en su demanda contra DeSantis.

Warren ha argumentado que la carta sobre el aborto —y otra de 2021 en la que se comprometía a no perseguir los delitos relacionados con la atención a los transexuales— no eran políticas de la oficina. Las cartas no fueron compartidas con el personal de la oficina y no fueron codificadas en las políticas de la oficina.

Dos de los principales fiscales de la oficina han declararon esta semana que no creían que las cartas fueran una política de la oficina y uno de ellos no estaba al tanto de ellas hasta que DeSantis las citó en su destitución de Warren el 4 de agosto.

Los abogados de DeSantis han argumentado que parecían la política oficial porque llevaban el nombre y el cargo de Warren. De todos modos, eran una prueba de que Warren no era apto para el cargo al prometer una política “general” de no perseguir ciertos delitos, dijeron.

Warren ha argumentado que los memorandos eran una expresión libre protegida por la Constitución y que no se le puede castigar por ello.

Los abogados de Warren trataron de cuestionar la credibilidad de Weisman, señalando que es republicano inscrito. También mencionaron que la persona que DeSantis eligió para reemplazar a Warren, Suzy López, le dio un “gran abrazo” en el vestíbulo de la oficina cuando asumió el cargo y le dijo que no podía hacer el trabajo sin él. Weisman sigue siendo el jefe de personal de López.

En un momento dado, las idas y venidas entre Weisman y el abogado de Warren, Jean-Jacques Cabou, se volvieron tan irritantes que Hinkle, nombrado por el entonces presidente Bill Clinton, intervino. “La situación se está volviendo un poco conflictiva”, dijo Hinkle.

A Weisman, quien fue llamado a declarar por los abogados de DeSantis, también se le pidió que contara la destitución de Warren.

En los días posteriores a la destitución de Warren, Weisman pidió al investigador en jefe de la oficina que intentara recuperar la computadora y el teléfono móvil de Warren, proporcionados por el trabajo.

El investigador redactó un informe sobre la recuperación de la laptop en el que relataba lo que Warren le había dicho. Una parte del informe se mostró en el tribunal el jueves.

“Cuando vuelve a la oficina, ‘se está despidiendo a mucha gente’”, escribió el investigador en jefe, relatando lo que dijo Warren.

Weisman testificó que le preocupaba que pudieran despedirle cualquier día, incluso si Warren era readmitido en el puesto.

Warren ha argumentado esta semana que las cartas sobre el aborto y la transexualidad no eran compromisos de no perseguir delitos. Por el contrario, eran declaraciones amplias de sus creencias políticas.

La carta de varias páginas relacionada con el aborto —firmada por fiscales de todo el país— era amplia, pero incluía la declaración de que “nos ... abstenemos de perseguir a quienes solicitan, proporcionan o apoyan el aborto”.

Warren dijo que la política oficial de la oficina era juzgar los casos penales caso por caso, basándose en los hechos y la evidencia y en las amenazas a la seguridad pública.

Pero Weisman dijo que entendía que las declaraciones incluían el compromiso de no perseguir los delitos de aborto.

Poco después de la publicación del compromiso, Weisman envió un correo electrónico a Warren sobre una próxima reunión de la oficina para discutir cuestiones relacionadas con el aborto.

En ese momento, la oficina de Warren, junto con muchos otros fiscales estatales, fueron acusados en una demanda por desafiar la prohibición del aborto después de las 15 semanas aprobada por la Legislatura.

En el correo electrónico que Weisman envió antes de la reunión, resumía ese caso, pero también mencionaba el compromiso que Warren había firmado: “También creo que ya firmó una carta o declaración de la FJP [indicando] que no procesaría”.

Los abogados de DeSantis tenían previsto llamar a declarar a la polémica ex portavoz del gobernador, Christina Pushaw. Pushaw, quien ahora está con la campaña de DeSantis, estaba en la sala, pero los abogados aparentemente tomaron una decisión de última hora de no hacerla testificar, por lo que nunca subió al estrado.

Sí llamaron al estrado a Ryan Newman, el asesor legal del gobernador y la figura de más alto rango en la administración que ha comparecido ante el tribunal por el caso.

Newman dijo que inicialmente “no estaba muy entusiasmado” con la idea de destituir a Warren.

“Al principio tenía cierta inquietud”, dijo, y afirmó que quería esperar hasta que se resolviera el litigio sobre la prohibición del aborto después de las 15 semanas en la Florida.

Pero el “zar de la seguridad pública” del gobernador, Larry Keefe, estaba “insistiendo mucho sobre esto”.

Newman acabó aceptando que la prohibición del aborto merecía la destitución. La idea de que un fiscal estatal se negara rotundamente a perseguir ciertos delitos iba en contra de la ley estatal y “básicamente invitaba a la anarquía”, declaró Newman.

“Pensé que eso estaba muy mal”, dijo Newman.

Cuando acudió al gobernador para recomendar la destitución de Warren, DeSantis se mostró inicialmente reacio, cuestionando si una promesa hecha a otra organización era realmente una política de la oficina, dijo Newman.

Pero Newman “prevaleció sobre el gobernador” y DeSantis concordó en que no debería esperar hasta que a Warren se le presentara un delito relacionado con el aborto para actuar, dijo Newman.

Después que cada parte presentó sus alegatos de cierre, Hinkle dijo que su cronograma hacía poco probable que pudiera tomar una decisión en las próximas dos semanas. Dijo a los abogados que no hicieran conjeturas sobre su interrogatorio, que en general fue más duro con el lado de DeSantis.

“No sé quién va a ganar”, dijo.