Último adiós en Ramala y Jericó al hombre que negoció incansablemente la paz

Agencia EFE
·3  min de lectura

Jerusalén, 11 nov (EFE).- Saeb Erekat, secretario general de la OLP e histórico jefe negociador palestino, involucrado en los esfuerzos por la paz con los israelíes desde las negociaciones de los Acuerdos de Oslo, fue enterrado hoy en la ciudad de Jericó, tras un funeral con honores en esta localidad y en Ramala.

El cuerpo de Erekat, fallecido ayer a los 65 años en Jerusalén, donde estaba siendo atendido de coronavirus en un hospital israelí, fue recibido con honores en la Muqata de Ramala, el palacio presidencial, en presencia del presidente palestino, Mahmud Abás, el primer ministro, Muhammad Shtayyeh, miembros del Comité Ejecutivo de la OLP (Organización para la Liberación de Palestina), el gobierno palestino, familiares y amigos.

Una guardia de honor honró el féretro y sonó el himno nacional palestino. Tras el homenaje, los restos fueron trasladados a la ciudad de Jericó, donde Erekat residía, donde fue enterrado.

El Gran Mufti de Jerusalén, jeque Muhamad Husein, le destacó hoy como un "gran líder nacional" con una historia de "lucha en defensa de Palestina, su justa causa, los derechos de su pueblo y su causa nacional en todos los foros internacionales".

La portavoz del Comité Ejecutivo de la OLP, Hanan Ashrawi, que trabajó con él desde los años 80, señaló que este "será recordado por su incansable dedicación a la paz y la libertad" y lo calificó en un mensaje de "patriota palestino, que amó la vida y luchó duro para asegurar una vida de libertad para él y su pueblo" trabajando "en pos del derecho irrefutable del pueblo palestino a una vida de dignidad, justicia, libertad y derechos, libre de la brutalidad de la dominación y ocupación militar de Israel".

Del lado israelí no ha habido condolencias oficiales, aunque sí comentarios a favor y en contra del negociador. La que fue durante varios años jefa negociadora israelí y exministra de Exteriores y de Justicia, Tzipi Livni, se reconoció "entristecida por la muerte de Saeb Erekat, que dedicó su vida a su pueblo y que solía decir: alcanzar la paz es mi destino" y recordó que negoció frente a frente con él "cientos de horas".

"Representábamos dos lados diferentes y hubo desacuerdos entre nosotros, pero un objetivo común: tratar de alcanzar un acuerdo que acabase con el conflicto entre nuestros pueblos. Y no, no todos los palestinos son terroristas. Quien etiquete a todos así lo primero que hace es quitarnos la posibilidad de hablar con los moderados para alcanzar una solución en el futuro".

Se refería a los insultos y celebraciones de su muerte que se escucharon de las filas de la derecha y ultraderecha israelí, como el diputado Betzalel Smotrich, del partido Yamina, que declaró: "Es increíble que haya israelíes que expresen dolor por la muerte de un antisemita que apoyaba el terrorismo y fue uno de los líderes de la lucha contra Israel".

Otro negociador israelí, Gilad Sher, señaló al Times of Israel su sorpresa por "el odio y los insultos y deseos de muerte" vertidos en los medios sociales hacia quien considera "un hombre que ni apoyó el terrorismo ni portó armas jamás".

Desde la Lista Unida árabe, el diputado Ofer Casif le calificó de "verdadero luchador por la paz" y Ayman Odeh dijo que "generaciones de palestinos le recordarán como uno de los gigantes que dedicó su vida a lograr su independencia".

(c) Agencia EFE