Murió Milva, la “rossa” de la música italiana

Elisabetta Piqué
·3  min de lectura
la cantante italiana Milva actúa en el escenario del Messehalle durante un ensayo general para el espectáculo ARD "Musikantenstadl"
dpa

ROMA.- Adiós a Milva, la “rossa” de la música italiana. A los 81 años, murió ayer en Milán María Ilva Biolcati, apodada Milva, cantante y actriz conocida en todo el mundo por su voz inconfundible, su melena leonina roja y su carácter rebelde, a quien Astor Piazzola, junto a quien se exhibió, siempre consideró “una fuera de serie”.

Apodada “la pantera de Goro” –porque fue en Goro, en provincia de Ferrara, donde nació el 17 de julio de 1939-, Milva se encontraba dese hace tiempo muy enferma. Vivía en Milán con su secretaria Edith y su hija Marina, crítica de arte, quienes hoy dieron la noticia de su fallecimiento.

En su larga carrera, pisó los escenarios de todo el mundo –varias veces los de Buenos Aires-, realizó más de 60 álbums y participó 15 veces en el famoso Festival de música de Sanremo. Se destacó como una artista extraordinaria, pasando de la canción popular al teatro del reconocido director Giorgio Strehler, por la música de Franco Battiato, de Ennio Morricone y de Astor Piazzolla, a las canciones de grandes compositores griegos, franceses, alemanes y más. Su estatura artística fue reconocida por Italia, Francia y Alemania que la premiaron con distinciones de honor, según recordó la agencia ANSA.

la cantante italiana Maria Ilva Biolcati, conocida como Milva, canta "El espectáculo debe continuar" durante el concurso de canciones italianas de San Remo,
ap


La cantante italiana Maria Ilva Biolcati, conocida como Milva, canta "El espectáculo debe continuar" durante el concurso de canciones italianas de San Remo (ap /)

“El talento de Milva consistía en la capacidad de repetir cualquier música y cualquier texto en cualquier idioma después de escucharla una vez o de una demostración del director”, recordó Mario Luzzato Fegiz, crítico musical del Corrierre della Sera. “Una ulterior prueba de este talento era su capacidad de encantar al público alemán con cantos entonados en lengua original. Ella trabajaba de memoria: en alemán ni siquiera era capaz de pedirse el desayuno”, precisó.

Considerada por todo el mundo como la tercera voz de esa “trinidad” formada junto a cantantes emblemáticas como Ornella Vanoni y Mina, Milva el 26 de marzo pasado había recibido la vacuna contra el coronavirus. “Me vacuno porque me preocupa mi vida y la de los demás”, escribió en su página Facebook. “Háganlo también ustedes, necesitamos volver a la vida de antes, abrazar a nuestros seres queridos. Todos juntos podemos derrotar este virus”, alentó.

En 2010, después de haber publicado el tercer álbum escrito y producido para ella por Battiato, que en su momento trepó en el top ten de los más vendidos, anunció su adiós a las tablas, después de más de medio siglo sobre ellas. “Siempre tuve en primer plano la calidad de la interpretación”, explicó, en una larga carta.

“Milva fue una de las intérpretes más intensas de la canción italiana. Su voz ha suscitado profundas emociones en varias generaciones”, recordó el ministro de Cultura, Dario Franceschini, que destacó cómo su éxito más allá de las fronteras italianas, global, llevó en alto el nombre de Italia.

“Con Milva desaparece una protagonista de la música italiana, una intérprete culta, sensible y versátil, muy apreciada en Italia y en el Exterior”, le hizo eco el presidente de Italia, Sergio Mattarella, que expresó su pésame y cercanía a la familia en un mensaje en Twitter de presidencia.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

También la cantante Iva Zanicchi se sumó a las palabras de emoción por la muerte de un ícono. “Yo Aguila (su apodo), ella Pantera. Pero detrás de bambalinas éramos amigas”, confesó.

La cámara ardiente para despedir a Milva será el martes próximo en el foyer del Piccolo Teatro Strehler de Milán, de 9.30 a 13.30. Luego se celebrará su funeral en forma estrictamente privada.