El adiós de los Marlins del popular Jesús Aguilar estremece de emoción el clubhouse del equipo

·3  min de lectura
JORGE EBRO

El primero que reaccionó a la noticia fue Sandy Alcántara. El astro dominicano se acercó donde estaba Jesús Aguilar y antes de fundirse con él en un larga abrazo le agradeció por todo lo que había hecho estos años con los Marlins en general y con él en particular.

Tras Alcántara, casi todos los peloteros de Miami desfilaron por delante del vestidor de Aguilar con muestras de afecto y respeto para alguien que durante los últimos años fue uno de los puntos positivos dentro y fuera del clubhouse, pero que no venía teniendo la temporada deseada.

“Realmente, esto no me toma de sorpresa’‘, expresó Aguilar. “Cuando ves a Lewin Díaz, a Garrett Cooper a mí aquí, te das cuenta que los tres no podemos estar aquí. Pero entiendo la decisión, entiendo el negocio. Solo quiero darles las gracias a ellos por la oportunidad de haber sido un Marlin durante unos años y ahora llega la oportunidad de seguir adelante’‘.

El puesto de Aguilar será ocupado por Cooper, quien regresó de la lista de lesionados, mientras que a Díaz se le darán las mayores oportunidades en cuanto a tiempo de juego y turnos en la caja para que finalmente pueda demostrar si merece ser parte de los planes de la organización en el futuro.

Ahora que la fecha límite para cambios ha pasado, el único curso de acción para los Marlins será colocar a Aguilar, de 32 años, en la lista de waivers y esperar que otro club lo reclame, algo que por el momento iusiona al venezolano para finalizar la contienda con un club de cara a los playoffs.

Sin embargo, dada la garantía de $7.5 millones en el contrato de Aguilar para el 2022, eso parece bastante improbable. Si bien el contrato de Aguilar tiene una opción mutua para la campaña del 2023, las opciones mutuas rara vez se ejercen, por lo que los equipos lo considerarán como un puro alquiler.

Todavía quedan unos $1.6 millones por pagar en el contrato de Aguilar, más una clausula de separación de $200,000, pero es posible que algún equipo reclame al inicialista que muestra una línea ofensiva de .236/.286/.388, números que caen a .188/.246/.347 desde la pausa del Juego de las Estrellas.

Pero en el caso de Aguilar, uno de los peloteros más populares en la historia de los peces, los números no lo cuentan todo.

“Un poco sorprendido, porque todos saben lo que Aguilar ha venido haciendo en los últimos tres años’‘, comentó su compatriota Miguel Rojas. “Un jugador confiable, saludable, que se mantuvo en el terreno sin importar las circunstancias. Creo que tuvo un papel importante en lo que hicimos en el 2020, manteniendo al grupo unido mientras atravesábamos la situación del COVID. Como compañero no podía pedir a nadie mejor que él, aquí a mi lado en el clubhouse. Para mi es emocional. No se trata de perder un pelotero, sino de alguien que me ayudó. Las estadísticas no pueden describir eso’‘.

Suponiendo que Aguilar pase por waivers, los equipos que necesiten ayuda ofensiva en la primera base o en el bateador designado -o simplemente un bate derecho para la banca- podrían echar un vistazo a bajo costo con la esperanza de cambiar su temporada

Los Marlins utilizarán lo que queda de año para dar un vistazo más amplio a Díaz, quien alguna vez estuvo entre los mejores prospectos de la organización, pero que ha visto caer sus acciones en las últimas temporadas y necesita mostrar su potencial cuanto antes.

Pase lo que pase, esta generación de jugadores en Miami no olvidarán pronto a Aguilar.

“Estos últimos años aquí significaron mucho para mí’‘, agregó Aguilar. “Ha sido grande para mí. He tenido la oportunidad de estar al lado de gente buena aquí, pero entiendo que es el negocio. Ellos hicieron lo que tienen que hacer y yo haré lo que debo hacer y continuar. Con suerte estaré en algún equipo que compita’‘.