Adiós a la experiencia peatonal. Ocean Drive, el icónico paseo de la Playa, reabrirá al paso de vehículos

·7  min de lectura

La calle Ocean Drive de South Beach volverá a abrirse a los carros a finales de enero, casi dos años después de que la ciudad cerrara la calle al tránsito en los primeros meses de la pandemia de COVID-19 para ampliar el espacio de comedores y recreación pública al aire libre.

Cuando la atracción turística vuelva a abrirse a los vehículos el 24 de enero, habrá en Ocean Drive un carril en dirección sur, desde 5th a 13th Street, con un carril de doble sentido para bicicletas que sustituirá a los estacionamientos públicos en el lado este de la calle. Las zonas de valet parking y de carga se situarán en el lado oeste. Se creará una nueva plaza peatonal de dos cuadras entre las calles 13th y 14th Place. Los bloqueos de tránsito evitarán que los conductores entren en el vecindario South of Fifth desde Ocean Drive.

El cierre de Ocean Drive en mayo de 2020 fue bien recibido por los peatones y ciclistas, pero este año se convirtió en objeto de dos demandas presentadas contra la ciudad por los propietarios de hoteles, que argumentaban que impedía el acceso de los huéspedes a sus propiedades. Tras las bulliciosas vacaciones de primavera del pasado mes de marzo, las autoridades municipales y policiales también plantearon problemas de seguridad relacionados con las grandes concentraciones de gente en la calle vacía y la dificultad de acceso de los vehículos de emergencia.

La reconfiguración del mundialmente famoso paseo marítimo tiene carácter temporal. En los próximos meses, se espera que la Comisión de la Ciudad considere una nueva visión para el distrito de entretenimiento de South Beach desarrollada por el arquitecto consultor Bernard Zyscovich, que incluye la posibilidad de hacer que Ocean Drive sea completamente peatonal o que permita el tráfico vehicular limitado.

Un programa de bonos de obligación general de 2018 incluyó $20 millones para el diseño y la reconstrucción de Ocean Drive con tránsito vehicular limitado o nulo. Cuando se apruebe un plan final, la construcción podría comenzar en tan pronto como diciembre de 2023, según un memorando de septiembre de la gerente de la ciudad Alina Hudak.

Una mujer se detiene en medio de un paseo en bicicleta para tomar una foto de las multitudes antes del toque de queda en Ocean Drive en Miami Beach, la Florida, el domingo 28 de marzo de 2021.
Una mujer se detiene en medio de un paseo en bicicleta para tomar una foto de las multitudes antes del toque de queda en Ocean Drive en Miami Beach, la Florida, el domingo 28 de marzo de 2021.

La noticia de que el tránsito volverá a Ocean Drive decepcionó al activista de bicicletas y residente de South of Fifth Matthew Gultanoff, quien ha hecho una crónica de la iniciativa de peatonalizar Ocean Drive desde principios de 2020. Dijo que deshacerse de los coches convirtió la carretera en una extensión del Parque Lummus, en donde los niños jugaban football o hockey en la calle y los peatones compartían la carretera con ciclistas y patinadores.

Gultanoff dijo que la iniciativa ha sido ampliamente popular, y ha realizado encuestas informales en Ocean Drive que así lo demuestran.

El regreso de los automóviles, dijo, traería de vuelta el ruido y la “cultura de presumir” de South Beach, donde los automovilistas compiten para ver quién puede ser el conductor más ruidoso o más odioso.

Sin embargo, es optimista y cree que el contraste hará que la gente vea que una calle solo para peatones es el camino hacia el futuro en Ocean Drive. Y conseguir un nuevo carril para bicicletas es una gran hazaña en sí misma, añadió.

“No se ha acabado. Nada se acaba nunca”, dijo.

El comisionado David Richardson, que se unió a otros cuatro comisionados en octubre para votar a favor de la reapertura de la calle a un carril de tránsito, dijo que se alegrará de volver a ver coches en Ocean Drive después de ver cómo la configuración exclusiva para peatones llevaba a grandes grupos de personas a beber y tocar música en la calle. También limitaba el acceso a los hoteles para los huéspedes, añadió.

Richardson dijo que la prisa de la ciudad por cerrar Ocean Drive en 2020 fue un error porque no había un plan para ello. Aun así, dijo que apoya el objetivo a largo plazo de hacer la calle más amigable para los peatones.

“Realmente espero que podamos cerrar la calle como parte del plan maestro una vez que comience la construcción”, dijo.

El regreso de los coches a Ocean Drive estaba previsto inicialmente para el 3 de enero, pero los retrasos de los contratistas y los problemas con los seguros retrasaron la acción de pintar el carril para bicicletas, dijo Hudak en un artículo el miércoles.

El hotel Clevelander, uno de los varios negocios de Ocean Drive implicados en las demandas que desafían el cierre de la carretera, publicó un comunicado criticando el retraso.

“Acabamos de enterarnos de que, sorprendentemente, la ciudad está posponiendo una vez más la apertura de Ocean Drive a los coches”, dice el comunicado. “Como propietarios de un hotel cuyos huéspedes llegan y se van todos los días con mucho equipaje, nos resulta imposible operar nuestro negocio sin acceso vehicular”.

Una imagen de Ocean Drive de noche con dos carriles de tránsito.
Una imagen de Ocean Drive de noche con dos carriles de tránsito.

El comisionado Mark Samuelian, que votó en contra de que los automóviles volvieran a Ocean Drive, dio un giro más positivo al retraso. Dijo que los residentes y los visitantes tienen ahora tres semanas más para disfrutar de la experiencia peatonal. Samuelian argumenta que el experimento peatonal ha sido un éxito para la ciudad y que recientemente ha habido menos problemas de seguridad pública, en medio de un aumento del cuerpo policiaco y de la aplicación de las reglas.

El retorno de los coches también supone la vuelta de los vehículos de alquiler, como los slingshots de tres ruedas, los carros de golf y motocicletas, que son populares entre los turistas pero una fuente constante de molestias para algunos residentes, quienes se quejan de la música alta y la conducción peligrosa.

“Creo que tanto los residentes como los visitantes han tenido una oportunidad increíble de disfrutar de Ocean Drive”, dijo Samuelian. “Me preocupa mucho la perspectiva de que vuelvan los vehículos”.

Dijo que con la nueva configuración del tránsito en Ocean Drive, y la introducción de una nueva plaza peatonal, los líderes de la ciudad y los residentes podrán juzgar por sí mismos qué tipo de diseño de la calle funciona mejor para la zona.

Durante la votación para reabrir la calle en octubre, Samuelian y el comisionado Ricky Arriola apoyaron un plan para asignar una flota de transbordadores Freebee para transportar a los pasajeros desde los extremos de la calle hasta sus hoteles en lugar de devolver el tránsito a la calle. Ocean Drive Association, formada por un conjunto de propietarios de negocios de la zona, estuvo de acuerdo con ese plan.

Desde la votación para reabrir Ocean Drive a los coches, se han elegido dos nuevos comisionados. Samuelian dijo que impulsaría el plan de Freebee si la nueva configuración del tránsito no funciona.

“Tengo la esperanza de que el nuevo órgano estudiará el caso detenidamente”, dijo.

Samantha Drew, de 29 años, residente de Miami Beach, patina por Ocean Drive en Miami Beach, Florida, el sábado 16 de mayo de 2020. Las autoridades de la ciudad cerraron al tránsito un tramo de Ocean Drive en South Beach el sábado. Los coches no podrán circular por Ocean Drive desde 5th hasta 15th Street y las autoridades mantendrán la vía cerrada en el futuro inmediato.
Samantha Drew, de 29 años, residente de Miami Beach, patina por Ocean Drive en Miami Beach, Florida, el sábado 16 de mayo de 2020. Las autoridades de la ciudad cerraron al tránsito un tramo de Ocean Drive en South Beach el sábado. Los coches no podrán circular por Ocean Drive desde 5th hasta 15th Street y las autoridades mantendrán la vía cerrada en el futuro inmediato.

David Wallack, dueño de Mango’s Tropical Cafe, en Ocean Drive, dijo que los carros de lujo –o el “arte de coches”, como él lo llama– forman parte del atractivo de South Beach. Cuando alguien ve uno estacionado enfrente de un restaurante o club de lujo, se detiene para tomarse una foto. Los clientes de alto nivel son menos propensos a visitar Ocean Drive si no pueden estacionar sus automóviles allí, dijo.

Desde que se cerró la calle, Mango’s y otros negocios han instalado estacionamientos provisionales en las calles laterales que llevan a Ocean Drive.

Wallack, que es miembro de Ocean Drive Association, dijo que, aunque tener un tranvía gratuito en Ocean Drive sería bueno para transportar a los visitantes por la calle, no ayudaría a los que van en carro a los restaurantes u hoteles y necesitan acceder a la puerta principal de los mismos.

“Los lugareños están acostumbrados a que en cualquier buen lugar puedan estacionarse en la puerta, contar con servicio de valet, entrar, salir, que les devuelvan su coche e irse a casa”, dijo. “Todos los buenos restaurantes lo tienen. Todos los hoteles lo tienen”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.