Adiós capitán: Florenzi sigue los pasos de Totti y De Rossi

ANDREW DAMPF
Alessandro Florenzi de la Roma durante el partido contra el Parma por la Copa Italia, el jueves 16 de enero de 2020, en Parma. (Fabio Rossi/Lapresse vía AP)

ROMA (AP) — Primero, Daniele De Rossi se tuvo que ir cuando no tenía la intención de retirarse.

Después, Francesco Totti se marchó indignado al considerar que era una figura decorativa como miembro de la directiva de la Roma.

Ahora, Alessandro Florenzi empacó maletas rumbo al Valencia en busca de minutos y más respeto.

En ocho meses, la Roma ha perdido a los tres capitanes que han tenido durante más de dos décadas.

De Rossi, Totti y Florenzi no eran meros capitanes, los tres era “Romano y Romanista”, es decir jugadores que nacieron en Roma, se hicieron hinchas del club y surgieron en sus inferiores.

“Cuando se pierde a jugadores como ellos, te quedas con el relleno. Ellos son los jugadores que representan la identidad de la ciudad, el Coliseo, las plazas”, dijo el exdirector deportivo de la Roma Walter Sabatini, actual director global del Bologna y el Montreal Impact.

Cuando Edin Dzeko lució el cintillo de capitán durante la derrota 4-2 de visita al Sassuolo el sábado, fue la primera vez en 22 años que el capitán de la Roma no fue un “Romano y Romanista”, desde que Aldair le pasó el brazalete a un Totti que tenía 22 años de edad en octubre de 1998.

Tal vez no sorprenda que la Roma jugó sin personalidad ante el Sassuolo — un club ante el cual nunca había perdido.

Fue la cuarta derrota de la Roma en todas las competiciones en lo que va de este año calendario, comparado a las apenas tres que sufrió en los primeros cinco meses de la temporada. Lo otro es que la Roma ha encajado 13 goles en sus últimos siete partidos tras recibir 23 en 23 hasta fin de diciembre.

Por coincidencia o no, el declive de los Giallorossi ha ocurrido en medio de las negociaciones entre su presidente James Pallota, dueño de un fondo de inversiones en Boston, con el Friedkin Group, el consorcio con sede en Houston y que es liderado por el multimillonario estadounidense Dan Friedkin.

La derrota ante Sassuolo hizo retroceder a la Roma al quinto puesto de la Serie A, fuera de la zona de clasificación a la próxima Liga de Campeones.

“Cuesta entender y explicar por qué hemos tenido un partido como este. Si el equipo pudo jugar como lo hizo en el derbi y luego de esta manera, me parece que es un asunto de mentalidad”, dijo el técnico de la Roma Paulo Fonseca, aludiendo al buen rendimiento en el empate 1-1 contra su rival capitalino Lazio una semana antes.

Para empeorar las cosas, el volante Lorenzo Pellegrini, de 23 años y señalado para ser el próximo capitán con el cartel de “Romano y Romanista” cumplirá una suspensión por acumulación de tarjetas y se perderá el partido del viernes ante el Bologna.

Florenzi, en tanto, dejó una buena imagen en su debut con el Valencia en la Liga española.

Si bien es un jugador polifuncional, Florenzi fue relegado a la banca por Fonseca y mantenerse así comprometía su convocatoria a la selección de Italia que disputará la Eurocopa.

“Alessandro quería más minutos y no podía darle esa garantía”, dijo Fonseca. “Se fue por su propia voluntad. La situación es muy sencilla. Se fue cedido a préstamo por cuatro meses, luego evaluaremos su rendimiento tanto con ellos (el Valencia) como con la selección”.

Pero cuesta imaginarse que vuelva a la Roma. Fue evidente que Florenzi sufrió con la presión de seguir los pasos de Totti y De Rossi como capitán.

De Rossi se fue de la Roma en mayo y fichó con Boca Juniors en Argentina, luego que el club italiano no quiso renovarle el contrato. Un mes después, Totti anunció que dejaba su cargo en la directiva al club al asegurar que nadie le prestaba atención.

Pero los hinchas de la Roma no dejaron de insistir en mantener la tradición de un capitán con raíces en la ciudad, alguien como Florenzi.

Tras unirse a las academias de la Roma, cuando apenas tenías 11 años de edad, Florenzi pasó 18 con el club.

Se ganó el cariño de la afición cuando corrió hacia la tribuna para abrazar a su abuela tras anotar un gol en 2014. Un año después, fue el autor de un memorable gol desde mitad de cancha ante el Barcelona en la Liga de Campeones.

“Ese chico siempre estará en busca de sus sueños. Sin importar lo que pase. GRAZIE ROMA”, escribió Florenzi en Instagram tras ser cedido al Valencia, incluyendo una foto suya de niño con el uniforme de la Roma.

Florenzi nunca salió de la banca en su último partido con la Roma, el empate ante el Lazio en el siempre caliente derbi romano, un partido en el que De Rossi se disfrazó para poder presenciarlo junto a los “ultras” de la Roma.