Dan el último adiós a Alejandro Medina

CIUDAD DE MÉXICO, febrero 29 (EL UNIVERSAL).- Apasionado del teatro y un impulsor de los nuevos talentos, así era el productor Alejandro Medina, quien falleció la tarde del jueves víctima de un infarto a los 45 años.

"Fue muy sorpresivo, nadie lo esperábamos, era muy joven y es una gran pérdida", declaró Miguel Valles, amigo del productor y director de algunos de sus montajes, como la obra Penelogías que se encuentra en temporada el Teatro Legaria.

"A Alejandro le dio un infarto, le vino una descompensación por la dieta que estaba haciendo, una dieta muy estricta para bajar de peso. Le dio un infarto alrededor de las 13:00 horas y no pudo pedir ayuda. Creemos que intentó pedir auxilio cuando ya estaba en crisis, porque hizo una videollamada a su hermano Lalo, pero él me dijo que sólo veía parte del cuerpo, entonces pensó que Alejandro había marcado por accidente, así que dejó pasar la llamada", explicó el director.

Valles comentó que fue la mamá de Alejandro Medina quien intuitivamente comenzó a mandarle mensajes, pero al no tener respuesta le pidió a su hija que fuera a la casa del productor e investigará por qué no contestaba.

"Ella forzó la chapa, entró y lo encontró muerto en su cama. Hasta las seis de la tarde fue cuando lo encontró su hermana", dijo el director.

Quien también fue profesor de Valles en el Centro Cultural Virginia Fábregas, comentó que el productor llevaba su dieta bajo la supervisión de un nutriólogo, pero en las últimas semanas estuvo trabajando bajo mucha presión y estrés por los teatros que operaba (Teatro Tepeyac y Teatro Legaria) y además estaba preparando dos obras.

"Todo se juntó, yo le decía 'bájale, no debes estar tan alterado'. El sábado pasado yo lo vi muy flaco, le dije 'Estás muy flaco. Ya bájale a eso', pero no hizo caso era una obsesión bajar de peso".

Alejandro Medina inició su carrera en las tablas a principios de los 90, cuando realizó su primera obra A media noche, bajo la dirección de Miguel Valles y desde entonces no dejó de trabajar.

Recintos como el Teatro Arlequín, el Teatro Ofelia y recientemente los teatros Tepeyac y Legaria albergaron muchos de sus montajes, como "Chicos católicos", "La casa de Bernarda Alba", "Soltero, casado, viudo y divorciado", "Busco al hombre de mi vida, marido ya tuve"; "Hansel y Gretel", "El diario de Ana Frank", "La cenicienta", "El libro de la selva", "La sirenita", "El diario de un loco", por mencionar algunas.

El cuerpo de Alejandro Medina fue velado en la Funeraria García López del Pedregal, donde también se cremó a las 18:00 horas del viernes, aún no se sabe dónde depositarán sus cenizas o si se realizará un homenaje.