ADEPA denunció una escalada de “intolerancia gubernamental” contra la prensa

·3  min de lectura
Conferencia del secretario de Energía, Darío Martínez, Gonzalo Soriano y Santiago Yanotti
La portavoz presidencial, Gabriela Cerruti - Créditos: @Ricardo Pristupluk

La Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) advirtió este viernes sobre una escalada de “intolerancia gubernamental contra la prensa” y señaló particularmente la actitud de la portavoz presidencial, Gabriela Cerruti, contra periodistas que participan en las conferencias de prensa que ella convoca en la Casa Rosada.

“En lugar de esclarecer, enriquecer, o incluso corregir informaciones de interés público, se incurrió en descalificaciones a la tarea de medios y periodistas, desviando de tal modo el objetivo primordial que tienen las conferencias de prensa”, señaló la organización que nuclea a las empresas nacionales editoras de diarios, periódicos, revistas y sitios web.

ADEPA ya había cuestionado días atrás un posteo de Cerruti en Instagram, en el que aludió a “Preguntas que no deberían hacerse. Respuestas que no deberíamos tener que dar”. “Una apelación a no formular preguntas, causa asombro por provenir de quien debe estimularlas y contradice los valores de la libertad de expresión en una democracia republicana”, indicó ADEPA.

Aquel mensaje de Cerruti hacía referencia a una pregunta que le hizo la periodista Silvia Mercado en la Casa Rosada acerca de los rumores que el jueves de la semana pasada se instalaron sobre una posible renuncia del presidente Alberto Fernández. Ella consideró inadecuada la consulta: “Esa pregunta no debe ser formulada ni ser respondida”.

Horas después de la intervención en redes sociales, Cerruti habló de “terrorismo” a través de los medios de comunicación, vinculado a noticias sobre situaciones de desabastecimiento de productos en los supermercados. En otra entrevista, en Radio Nacional, recuerda ADEPA, la portavoz expresó que el periodismo y los medios de comunicación son los sectores “más desprestigiados” del país, junto con la Justicia, y señaló que las “operaciones político-mediáticas” pueden impactar en las elecciones y en el sistema democrático. Y el miércoles, durante una transmisión en vivo de Instagram, opinó que “para la enorme mayoría de los medios cualquier cosa que hagamos va a estar mal”.

“ADEPA advierte que muchas veces lo que está mal se denuncia desde algunos sectores del propio oficialismo, con cuestionamientos al Poder Ejecutivo. Esto sí genera un clima de incertidumbre en la sociedad”, dice el comunicado.

Y añade: “En un sistema democrático el poder político, al igual que todo sector social, puede criticar o cuestionar la tarea informativa de medios y periodistas. En los casos que nos ocupan, las expresiones oficiales apuntan solo a descalificar o estigmatizar a la prensa, pretendiendo asociarla a teorías conspirativas, a discursos de odio o a prácticas terroristas, lo que es grave e inadmisible. Insistir en ese tipo de pleitos desde el gobierno conduce inexorablemente a exacerbar la intolerancia que predomina en las posiciones radicalizadas y llevarla a extremos que harían mucho mal al país”.

La declaración de los editores alude también al uso de la cuenta oficial de Twitter del Senado de la Nación para desmentir una nota publicada en Infobae, en el que se usó una captura de pantalla de esa publicación cruzada por una leyenda en rojo que decía “FAKE NEWS TOTAL”.

“Otra vez, en lugar de aportar información mediante una aclaración, contextualización o aun rectificación de una noticia, se opta por estigmatizar a quien la difunde, potenciando el clima de confrontación que se dice querer evitar. Con el agravante de hacerlo desde la cuenta institucional de uno de los poderes del Estado y de que otras fuentes tendieron a confirmar más tarde la referida noticia”, indicó ADEPA.

La declaración completa de ADEPA

“En los últimos días se ha observado una escalada de acusaciones a la prensa por parte de referentes del oficialismo, y particularmente de la portavoz de la Presidencia de la Nación. En lugar de esclarecer, enriquecer, o incluso corregir informaciones de interés público, se incurrió en descalificaciones a la tarea de medios y periodistas, desviando de tal modo el objetivo primordial que tienen las conferencias de prensa.

“La semana última, la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) cuestionó la actitud de la portavoz. A través de un posteo en su cuenta en Instagram censuró una pregunta con la frase “Preguntas que no deberían hacerse. Respuestas que no deberíamos tener que dar”. Para ADEPA, una apelación a no formular preguntas, causa asombro por provenir de quien debe estimularlas y contradice los valores de la libertad de expresión en una democracia republicana.

“Esta semana, la misma funcionaria volvió a descalificar la tarea de la prensa en entrevistas radiales, cuando al ser consultada por eventuales riesgos de desabastecimiento reclamó que no se genere “terrorismo” a través de los medios de comunicación. “Hemos visto que algunos medios titularon que faltan alimentos. Como si, de repente, uno fuera al súper y no hubiera papel o café”, señaló en FM La Patriada.

“En otra entrevista, en Radio Nacional, la portavoz expresó que el periodismo y los medios de comunicación son los sectores “más desprestigiados” del país, junto con la Justicia, y señaló que las “operaciones político-mediáticas” pueden impactar en las elecciones y en el sistema democrático.

“Anteayer, esta misma funcionaria volvió a referirse peyorativamente a la tarea de medios y periodistas, durante una transmisión en vivo de Instagram. Dijo que “para la enorme mayoría de los medios cualquier cosa que hagamos va a estar mal”. ADEPA advierte que muchas veces “lo que está mal” se denuncia desde algunos sectores del propio oficialismo, con cuestionamientos al Poder Ejecutivo. Esto sí genera un clima de incertidumbre en la sociedad.

“Otro tanto pudo observarse ayer en la cuenta oficial de Twitter del Senado de la Nación. Un mensaje hizo notar lo siguiente: “La Dirección de Comunicación del Senado de la Nación comunica que en la reunión de ayer mantenida entre el presidente de la Nación, el presidente de la Cámara de Diputados y la presidenta de este Cuerpo no se abordaron ninguno de los temas desarrollados en la falsa noticia”. La afirmación fue acompañada de una captura de pantalla de una nota de Infobae y la leyenda escrita en rojo “FAKE NEWS TOTAL”. Otra vez, en lugar de aportar información mediante una aclaración, contextualización o aun rectificación de una noticia, se opta por estigmatizar a quien la difunde, potenciando el clima de confrontación que se dice querer evitar. Con el agravante de hacerlo desde la cuenta institucional de uno de los poderes del Estado y de que otras fuentes tendieron a confirmar más tarde la referida noticia.

“ADEPA reitera que en un sistema democrático el poder político, al igual que todo sector social, puede criticar o cuestionar la tarea informativa de medios y periodistas. En los casos que nos ocupan, las expresiones oficiales apuntan solo a descalificar o estigmatizar a la prensa, pretendiendo asociarla a teorías conspirativas, a discursos de odio o a prácticas terroristas, lo que es grave e inadmisible. Insistir en ese tipo de pleitos desde el gobierno conduce inexorablemente a exacerbar la intolerancia que predomina en las posiciones radicalizadas y llevarla a extremos que harían mucho mal al país”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.