Adele nos ha recordado a todos el poder de una buena maestra

·4  min de lectura

Si te emocionaste hasta las lágrimas al ver el reencuentro de Adele con su maestra de inglés en directo, no eres el único. An Audience with Adele demuestra que cuando tienes a alguien que te inspira, es imposible olvidarlo, aunque hayan pasado 20 años.

En el caso de la cantante, ese mentor fue la señora McDonald, de la escuela Chestnut Grove de Balham, que le dio clases antes de que se trasladara a la prestigiosa Brit School cuando era adolescente.

“Se marchó en el octavo curso, pero me metió de lleno en la literatura”, dijo Adele al público de la lista A en el London Palladium, donde se grabó el concierto especial de ITV a principios de este mes. “Siempre he estado obsesionada con el inglés y, obviamente, ahora escribo letras de canciones.”

La estrella, que también la nombró en un tuit sobre el evento, añadió: “Era tan condenadamente genial, tan atrayente, y de verdad hacía que nos preocupáramos, y sabíamos que se preocupaba por nosotros y eso. Solía tener todas esas pulseras y anillos de oro. Era tan genial, tan simpática y tan fácil de entender que me encantaban las clases de inglés”.

Cuando la presentadora del programa, Emma Thompson, reveló que la Sra. McDonald estaba presente en el programa y que Adele la veía por primera vez en décadas, rompió a llorar, y no fue la única. La gente se restregaba en los cojines del sofá de su casa y Twitter se llenó de emojis de caras llorosas. Un tuit, del escritor Bolu Babalola, decía simple y dulcemente: “Siempre son los maestros de inglés, ¿no?”.

Y no se equivoca. Desde Dead Poets Society hasta Dangerous Minds e incluso (sí) School of Rock o Nativity!, el trillado tema del maestro que inspira a sus pupilos a ser mejores, más brillantes (o al revés) es perenne por una razón: porque recordamos a aquellos que fueron especialmente amables con nosotros, que nos inspiraron; tanto como recordamos a los que fueron crueles.

Viví en el extranjero, en Japón, durante un par de años, y (como era de esperar) pensé mucho en casa mientras estaba fuera. Una de las personas en las que pensé, poco después de leer un libro -Tuesdays with Morrie, un libro de memorias profundamente conmovedor del autor estadounidense Mitch Albom, sobre una serie de visitas que hizo a su antiguo maestro de sociología, Morrie Schwartz- fue mi maestro de inglés, el Sr. Jones.

El Sr. Jones era alto, divertido e interesante. Una vez nos puso como tarea escuchar Changes de David Bowie y “pensar en la letra”. También me dijo que debía convertirme en escritora, y sentí como si hubiera conseguido, imposiblemente, ver justo en la ventana secreta de mi corazón.

Incluso le escribí una carta desde Tokio, cinco años después de haber dejado la escuela, para decirle que (entonces) daba clases de inglés y que seguía esperando alcanzar el sueño que solo él parecía haber reconocido en mí. Al igual que Adele, me encantaría volver a verlo algún día y decirle que lo he conseguido.

Y, si los últimos 18 meses de pandemia nos han demostrado algo, es que hace falta alguien especial para ser maestro. Aquellos de nosotros que luchamos por educar a nuestros hijos en casa ahora apreciamos mejor lo difícil que es enseñar; no es un caso de “oh, cualquiera puede hacerlo”, sino una profesión que requiere años de formación intensiva, habilidad y experiencia, así como empatía, comprensión y un montón de paciencia.

Se trata de una vocación que siempre (al menos en el sector público del Reino Unido) está sobrecargada, infrafinanciada e infravalorada, y debería ser lo contrario, porque no hay trabajo más importante que inspirar a la próxima generación de mentes.

Sin embargo, los estudios han descubierto que los maestros sufren más estrés que los de otras carreras, y dos de cada cinco maestros recién titulados tienen problemas de salud mental. Es más, en 2017 se descubrió que 1 de cada 10 maestros tomaba antidepresivos para hacer frente al estrés laboral, y eso incluso antes del covid-19, un periodo en el que se esperaba que nuestros maestros siguieran trabajando y mantuvieran las escuelas abiertas (o, que educaran a los niños a distancia) en la primera línea de la crisis sanitaria; a pesar de sus propios temores por la enfermedad, la falta de vacunación y la necesidad de proporcionar atención pastoral a los niños que experimentan pérdida, duelo y soledad.

Así pues, si este conmovedor momento televisivo con Adele nos enseña algo, que nos recuerde que debemos valorar de verdad a quienes dan educación a nuestros hijos; que su legado dura mucho y puede ser profundo. Reconozcamos el descomunal esfuerzo que nuestros maestros han dedicado a la nación durante el último año y medio de pandemia para mantener a nuestros niños felices, inspirados y seguros.

Dentro de 20 años, nuestros hijos se acordarán de ellos y querrán agradecérselo. ¿No es hora de que nosotros hagamos lo mismo?

Relacionados

Adele rompe en llanto en reencuentro sorpresa con su antigua maestra durante el concierto especial de ITV

Espectadores de ‘An Audience with Adele’ reaccionan a Emma Thompson bailar ‘Rolling in the Deep’

“30”, de Adele, va a golpear fuerte a los hijos del divorcio: aquí está el por qué

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.