Adelantan visita a sus muertos

·2  min de lectura

Elizabeth Ramírez

CIUDAD DE MÉXICO, octubre 26 (EL UNIVERSAL).- A una semana de que llegue la celebración de muertos, Víctor y Martha acudieron al panteón San Isidro para limpiar la lápida de la mamá de ella, pues saben que para el siguiente fin de semana el lugar estará cerrado para evitar concentraciones en medio de la contingencia por coronavirus.

El mismo caso fue el de Xóchil Herrera y su mamá, quienes tardaron más de una hora decorando la tumba de su tía con flores de cempasúchil e inciensos.

Xóchil contó que en febrero de este año falleció su familiar y desde entonces no habían podido visitarla debido a que sólo había acceso para los servicios funerarios.

Como ellos, decenas de ciudadanos llegaron el domingo por la tarde para limpiar, colocar flores y adornos y hasta dedicar algunas canciones a sus difuntos, cuyos restos se encuentran en este sitio ubicado en la alcaldía Azcapotzalco.

"Sólo les brindamos la atención porque no se puede el mero día, sean rápidos y no se quiten el cubrebocas", indicaba en la entrada el personal de seguridad a los recién llegados.

Para Erika, Enrique y su papá, Antonio, las visitas son comunes, pues comentaron que a pesar de la pandemia no dejaban de visitar a su madre y esposa, acudiendo cada quince días sin falta.

"Nos han dado chance de venir y aprovechamos porque luego se junta mucho la tierra en las lápidas y, aunque siempre limpiamos, esta ocasión es especial le vamos a poner ofrenda a mi esposa y creo que mientras sigamos las medidas de higiene y no nos quitemos el cubrebocas todo estará bien", dijo Antonio mientras ponía agua a los floreros.

Por su parte, Hugo Jara, quien ha sido auxiliar de limpieza del panteón por más de 10 años, manifestó que son pocas las familias que acuden con regularidad a limpiar los lugares y sólo en esta época del año, Navidad y celebraciones como Día de la Madre o del Padre "recuerdan que tienen difuntos".

Explicó también que en los últimos meses ha habido muchos altibajos en el trabajo.

"Antes me tocaba recibir de tres a cuatro muertitos, pero cuando empezó el virus nos tocaban hasta 15 a cada uno y somos como 100 porque este es un panteón grande, aun así tratamos de que todo esté presentable para las familias aunque se les olvide venir", contó.

En la Ciudad de México, las autoridades informaron que panteones públicos y privados deben permanecer cerrados para evitar concentraciones de gente el próximo fin de semana y han exhortado a la población a no realizar eventos masivos para reducir el riesgo de contagios de Covid-19.