Exjefe policial hondureño niega acusaciones de narcotráfico hechas en EE.UU.

Agencia EFE

Tegucigalpa, 30 abr. (EFE).- El exjefe de la Policía de Honduras Juan Carlos Bonilla Valladares negó este jueves la acusación de tres cargos relacionados con el narcotráfico que le ha hecho la Fiscalía de Nueva York, por lo que podría enfrentar un máximo de cadena perpetua.

Sobre las acusaciones, el acusado indicó a un canal de la televisión hondureña, desde Colombia, donde fue agregado en la Embajada de Honduras, y al parecer está residiendo, que se pueden "decir muchas cosas, pero se tiene que comprobar todo lo que acusan". "Me enfrentaré para demostrar la realidad de las cosas", añadió.

Agregó que está dispuesto a presentarse a cualquier parte que lo llamen para demostrar que es inocente de los cargos que le imputa la Fiscalía de Nueva York, los que además involucran al actual presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández.

"El que nada debe, nada teme; tengo cómo demostrar los hechos" y "nunca he sido llamado por el Departamento de Estado" de Estados Unidos, enfatizó el exjefe policial hondureño.

Bonilla Valladares recordó que entre 2009 y 2010 cuando ejerció como jefe policial en el departamento de Copán (occidente), fronterizo con Guatemala, denunció actividades del narcotráfico en esa región, lo que según él puede ser verificado en los archivos.

Señaló además que las acusaciones en Nueva York podrían ser una venganza de Alexander Hernández, quien fue testigo ante la Fiscalía de Nueva York en el juicio en octubre de 2019 contra el exdiputado hondureño Juan Antonio "Tony" Hernández, hermano del gobernante de Honduras.

También negó que esté vinculado con "Tony" Hernández y que por compadrazgos políticos se le haya nombrado director de la Policía Nacional de Honduras. Su ascenso, expresó, se decidió en una reunión del Consejo Nacional de Seguridad Interior.

Bonilla Valladares dijo que hasta ahora no se le ha notificado sobre que pueda tener alguna orden de extradición, y que en su momento renunció como director de la Policía para dedicarse a lo privado.

Además, indicó que tuvo problemas con el exministro de Seguridad y excanciller hondureño Arturo Corrales por un decomiso de armas, y con el diputado Mario Pérez, del gobernante Partido Nacional.

El fiscal del distrito de Manhattan, Geoffrey Berman, explicó en un comunicado que Bonilla Valladares jugó un "papel clave en una conspiración internacional de tráfico de drogas" y cometió delitos en nombre del exdiputado "Tony" Hernandez, condenado, "y de su hermano el presidente", en referencia a Juan Orlando Hernández, entre ellos "el asesinato de un traficante rival".

El acusado, según las autoridades, abusó de su cargo para violar la Ley y "supervisó el envío de múltiples toneladas de cocaína hacia Estados Unidos, usó ametralladoras y otras armas para conseguirlo, y participó en violencia extrema, incluyendo el asesinato de un traficante rival, para impulsar la conspiración".

La Fiscalía cita en la imputación del exjefe de la Policía hondureña las "pruebas presentadas" en el juicio celebrado el pasado octubre en Nueva York contra "Tony" Hernández y las "declaraciones hechas ante el tribunal", en las que se alegó que varias organizaciones de narcotráfico tuvieron "apoyo" de políticos y agentes del orden en Honduras entre 2003 y 2020.

(c) Agencia EFE