Acusan a Rusia de lanzar bombas de fósforo en la Isla de las Serpientes tras anunciar su retirada

·6  min de lectura

Rusia fue acusada una vez más de utilizar bombas de fósforo en su guerra contra Ucrania, esta vez en un ataque a la Isla de las Serpientes, justo un día después de que Moscú afirmara haberse retirado del puesto avanzado del Mar Negro en un “gesto de buena voluntad”.

Situada a solo 22 millas (35 kilómetros) de las costas de Rumanía, miembro de la OTAN, la isla -también conocida como Zmiinyi- estaba en manos de Moscú desde febrero, cuando adquirió una importancia simbólica y estratégica después de que la respuesta desafiante de un soldado ucraniano a un buque de guerra ruso fuera adoptada como grito de guerra popular.

El jueves, después de que Kyiv reportara el lanzamiento de una andanada de ataques sobre la isla, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia dijo que había cedido el territorio junto con los acuerdos negociados por la ONU “para organizar corredores de grano humanitarios”.

Sin embargo, al día siguiente, aviones de combate rusos Su-30 lanzados desde Crimea realizaron dos ataques sobre la isla con bombas de fósforo, según el comandante en jefe del ejército ucraniano, Valeriy Zaluzhnyi.

“Todos los que hablan de acuerdos con Rusia deberían conocer estos hechos. Lo único en lo que el enemigo es consistente es en la constante ‘precisión’ de los golpes”, alegó Zaluzhnyi, en un post de Facebook que contiene imágenes que supuestamente muestran el ataque.

El uso de fósforo -que puede matar, mutilar y envenenar a las víctimas, al quemar los huesos al entrar en contacto con la carne- está prohibido en zonas civiles densamente pobladas según el derecho internacional, pero no se considera un arma química según la Convención sobre Armas Químicas.

Las autoridades ucranianas acusan a Rusia de utilizar estas armas en múltiples ocasiones durante la invasión de Vladimir Putin, incluyendo los ataques del mes pasado contra la ciudad occidental de Lutsk y Popasna en el este.

La última acusación se produce en una semana en la que se ha culpado a Rusia de la muerte de decenas de civiles, en ataques cerca de la ciudad de Odesa, en el Mar Negro, en un centro comercial de Kremenchuck y en la capital, Kyiv.

En una “actualización de inteligencia” el sábado por la mañana, el Ministerio de Defensa del Reino Unido afirmó que Rusia estaba recurriendo al uso de misiles antibuque lanzados desde el aire para los ataques terrestres, “probablemente debido a la disminución de las reservas de armas modernas más precisas”.

El ministerio alegó que el análisis de las imágenes de las cámaras de seguridad mostraba que el misil que impactó en el centro comercial el lunes, matando a 19 personas, era “muy probable” que fuera un Kh-32, una versión mejorada del misil Kh-22 Kitchen de la era soviética.

“Aunque el Kh-32 tiene varias mejoras de rendimiento con respecto al Kh-22, todavía no está optimizado para atacar con precisión objetivos terrestres, especialmente en un entorno urbano. Esto aumenta en gran medida la probabilidad de daños colaterales al apuntar a zonas edificadas”, explicó.

Además, advirtió que los misiles de la era soviética -que “son aún menos precisos e inadecuados para los ataques de precisión”- se utilizaron probablemente en la región de Odesa el jueves, y “casi con seguridad han causado de forma repetida víctimas civiles en las últimas semanas”.

La serie de ataques contra edificios civiles de los últimos días ha provocado que se afirme que Rusia podría estar utilizando los ataques para enviar un mensaje a los líderes del G7 y de la OTAN, reunidos en sus respectivas cumbres esta semana.

Russians press assault on eastern Ukrainian city

Russia Ukraine War: Russia Ukraine War (Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved)
Russia Ukraine War: Russia Ukraine War (Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved)
Russia Ukraine War: Russia Ukraine War (Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved)
Russia Ukraine War: Russia Ukraine War (Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved)
Russia Ukraine War: Russia Ukraine War (Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved.)
Russia Ukraine War: Russia Ukraine War (Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved.)
Russia Ukraine War: Russia Ukraine War (Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved)
Russia Ukraine War: Russia Ukraine War (Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved)
Russia Ukraine War: Russia Ukraine War (Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved)
Russia Ukraine War: Russia Ukraine War (Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved)
Russia Ukraine War: Russia Ukraine War (Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved)
Russia Ukraine War: Russia Ukraine War (Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved)
ADDITION Russia Ukraine War: ADDITION Russia Ukraine War (Odesa Regional Prosecutor's Office)
ADDITION Russia Ukraine War: ADDITION Russia Ukraine War (Odesa Regional Prosecutor's Office)
Russia Ukraine: Russia Ukraine (Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved.)
Russia Ukraine: Russia Ukraine (Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved.)
Russia Ukraine: Russia Ukraine (Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved.)
Russia Ukraine: Russia Ukraine (Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved.)

El alcalde Vitali Klitschko sugirió que el ataque a un departamento en Kyiv, en el que murieron seis personas, era “tal vez un ataque simbólico”, que se produjo tres días después de que los líderes de la UE acordaran que Ucrania fuera candidata a la adhesión.

El ataque de Kremenchuck se produjo al día siguiente, cuando los líderes de la cumbre anual del G7 se reunían en Alemania para debatir un mayor apoyo a Ucrania.

“Los rusos están humillando a los líderes de Occidente”, advirtió el teniente general Ben Hodges, comandante retirado de las fuerzas del ejército de EE.UU. en Europa.

Putin y sus funcionarios niegan que Rusia haya atacado zonas residenciales y afirman que el ataque contra el abarrotado centro comercial iba dirigido a un depósito de armas cercano.

En el orden del día de las reuniones diplomáticas de esta semana también figuraban los debates sobre la crisis alimentaria que hace temer una hambruna en varios países como consecuencia del bloqueo ruso en el Mar Negro.

Pero a pesar de que Moscú afirma haber abandonado la Isla de las Serpientes para aliviar la crisis, los expertos militares afirmaron que la retirada de Rusia no bastaría por sí sola para desbloquear los puertos.

“¿Significa eso que de repente el grano fluye? No, en realidad no”, señaló Marcus Faulkner, profesor de Estudios de Guerra en el King’s College de Londres, señalando que los puertos seguían minados y que Rusia aún podía interceptar los buques de carga en el mar.

Y Mathieu Boulegue, analista de Chatham House, sugirió que la retirada de Rusia podría formar parte de un plan para reforzar sus fuerzas militares en otros lugares del Mar Negro, advirtiendo: “No debemos dejarnos engañar por ello... Puede ser un alivio a corto plazo, pero habrá dolor a largo plazo”.

El control de la Isla de las Serpientes significa el dominio de la seguridad terrestre y, en cierta medida, aérea del sur de Ucrania, según sugirió en mayo el jefe de la inteligencia militar ucraniana, Kyrylo Budanov, al explicar por qué Kyiv lucharía por la isla “durante el tiempo que sea necesario”.

“Quien controle la isla puede bloquear en cualquier momento la circulación de buques civiles en todas las direcciones hacia el sur de Ucrania”, dijo, y añadió: “Se trata de un punto estratégicamente importante para abrir las rutas marítimas comerciales, importar armas hacia nosotros y excluir cualquier posible acción militar de Rusia en el territorio de la RPM [región de Transnistria, en Moldavia], desde donde pueden atacar la parte occidental de Ucrania”.

El sábado por la mañana, el alcalde de Mykolaiv instó a los residentes a permanecer en los refugios mientras advertía de “potentes explosiones” en la ciudad del sur.

Horas antes, el ataque con misiles a un departamento en un pueblo cercano a la importante ciudad portuaria de Odesa causó la muerte de al menos 21 personas, según las autoridades, por lo que Alemania advirtió que Putin debía “rendir cuentas”.

En su discurso nocturno en vídeo del viernes, el presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, denunció que los ataques eran “un terror ruso consciente y deliberado, y no un error o un golpe de misil casual”.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, citó las declaraciones de Putin “de que las Fuerzas Armadas rusas no trabajan con objetivos civiles”.

Reportes adicionales de las agencias

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.