Acusan al Opus Dei. “Nos hicieron un lavado de cerebro con guante blanco”

·2  min de lectura
43 mujeres acusan al Opus Dei de haberlas engañado para trabajar gratis como empleadas domésticas
43 mujeres acusan al Opus Dei de haberlas engañado para trabajar gratis como empleadas domésticas

“Todos los días esperaba que empiece el colegio, pero lo que te enseñaban era a cocinar, planchar y servir para lo que a ellos les convenía”, recuerda Visitación Villamayor, que prefiere usar el nombre de Tita.

“Fuimos esclavas -se queja Lucía Giménez-. Estuve 18 años y nunca cobré un peso por mi trabajo”.

¿Servidoras de Dios? El calvario de 43 mujeres que enfrentan al Opus Dei

Ellas son parte del grupo de las 43 mujeres de origen humilde que acusa al Opus Dei (Obra de Dios, en latín), una institución católica, de haberlas hecho trabajar gratis y durante años como empleadas domésticas.

43 mujeres acusan al Opus Dei de haberlas engañado para trabajar gratis como empleadas domésticas
43 mujeres acusan al Opus Dei de haberlas engañado para trabajar gratis como empleadas domésticas


43 mujeres acusan al Opus Dei de haberlas engañado para trabajar gratis como empleadas domésticas

Dicen que las reclutaron engañadas cuando eran adolescentes con la promesa de continuar su educación. Pero que la instrucción fue en escuelas de tareas domésticas que tenía la organización, donde les enseñaron a limpiar, cocinar, planchar y el resto de los asuntos de la casa. Según su testimonio, su escolarización fue parcial, o nula, y luego trabajaron como empleadas de limpieza, cocina y servicio para los miembros de la Obra y sus invitados en los centros que el Opus Dei tiene en todo el país y alrededor del mundo. Por esa tarea, acusan, nunca cobraron un peso. Las mujeres hoy tienen entre 40 y 60 años, y el período que denuncian de instrucción y trabajo no remunerado en la institución fue entre 1980 y principios de los 2000.

Todas ellas eran numerarias auxiliares, una de las categorías de pertenencia a la Obra, y su vínculo excedía lo laboral. Habían hecho compromisos de pobreza, castidad y obediencia. Sus tareas de servicio doméstico, les explicaron, eran una ofrenda a Dios, su misión como cristianas en el mundo.

Catalina María Donnelly, directora de la rama femenina en Buenos Aires del Opus Dei, asegura sentirse triste por las acusaciones y dispuesta a pedir perdón. Igual dice que, según su registro, siempre pagaron el trabajo de las numerarias auxiliares. Admite, sin embargo, que pudo haber habido lo que ella llama “informalidad” en la remuneración. “Quizás la que dirigía la residencia [donde vivían las jóvenes] hacía una caja común y de ahí se enfrentaban todos los gastos”, explica. “Hoy en día es inentendible y está muy mal hecho, pero en ese momento se hizo como se hacía en las familias”, considera.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.