Acusan a hospital keniata de violaciones y abusos

Por TOM ODULA
Manifestantes marchando por las calles de Nairobi sosteniendo carteles sobre las acusaciones de violaciones contra personal del hospital nacional Kenyatta en Nairobi, Kenia, el martes 23 de enero de 2018. (AP Foto/Khalil Senosi)

NAIROBI, Kenia (AP) — Cientos de keniatas protestaron pacíficamente ante el mayor hospital público del país para reclamar que sus responsables tomen medidas tras las acusaciones de violaciones y acoso sexual a las pacientes.

La activista de derechos humanos Wanjeri Nderu estima que más de 500 personas respondieron a la convocatoria en redes sociales para manifestarse y presentar una petición pidiendo medidas correctivas en el Hospital Nacional Keniata.

Más de 30 mujeres que demostraron haber sufrido abusos sexuales en el hospital y otras personas han ofrecido sus testimonios en los medios sociales, afirmó Nderu a The Associated Press. Una mujer dijo que un médico la manoseó mientras ella estaba semiinconsciente tras una operación.

El hospital ha rechazado las acusaciones. El ministro keniata de Salud ordenó una investigación.

"Hemos recibido una petición... y vamos a examinarla y revisar cuál es el contenido y tomar medidas cuando corresponda", dijo el portavoz del hospital, Simon Ithai.

Los activistas dijeron que las propias enfermeras del hospital le han advertido a las mujeres que van a amamantar que viajen en grupos desde la sala de maternidad hasta la guardería de recién nacidos a dos pisos de distancia.

"Queremos que el hospital asuma la responsabilidad y proporcione a las nuevas madres y a sus hijos un centro que sea seguro", dijo el activista Njeri Mwangi.

Los médicos en Kenia han protestado contra el estado ruinoso del sistema de salud pública. Las salas de emergencia en algunos hospitales públicos no tienen guantes ni medicamentos y los apagones a veces obligan a los médicos a usar la luz de sus teléfonos para completar un procedimiento.

El año pasado, los médicos de los hospitales públicos realizaron una huelga de 100 días después de que el gobierno se opusiera a un acuerdo para revisar sus términos de servicio y pago. Decenas de personas murieron durante la huelga, ya que la mayoría de los kenianos no pueden costear la atención privada. La huelga terminó cuando el gobierno accedió a satisfacer la mayoría de las demandas de los médicos.