Acusan a Biden de exagerar el relato de la huida a duras penas de Jill Biden del incendio de su casa

·3  min de lectura
El presidente Joe Biden  (Getty Images)
El presidente Joe Biden (Getty Images)

El presidente Joe Biden es aficionado a utilizar anécdotas de su pasado para explicar sus acciones, pero una de esas florituras retóricas levantó las cejas la semana pasada cuando dijo que su casa se había quemado una vez con la primera dama Jill Biden dentro.

El 16 de noviembre, Biden se encontraba en Woodstock, New Hampshire, para hablar de cómo su legislación bipartidista de infraestructuras de US$1,2 billones financiaría las reparaciones del puente del río Pemigewasset, de 82 años de antigüedad, cuando pareció recordar un catastrófico incendio en su casa de Delaware.

El puente, dijo, “salva vidas y resuelve problemas” y en él confían servicios públicos como el parque de bomberos cercano.

“Sin este puente, como he mencionado antes, es un desvío de 10 millas (16 kilómetros) solo para llegar al otro lado. Y sé, después de haber tenido una casa que se quemó con mi mujer dentro -salió sana y salva, si Dios quiere-, que el hecho de que se queme una parte importante de ella, puedo decirlo: 10 minutos marcan una gran diferencia. Supone una gran diferencia”, declaró Biden, añadiendo después que “cada minuto cuenta” cuando se responde a las emergencias.

El incidente al que el presidente se refirió como el incendio de su casa fue, en realidad, un fuego mucho más pequeño que se produjo en agosto de 2004, mientras las tormentas eléctricas asolaban la costa oriental. Según el Wilmington News-Journal, la futura primera dama Jill Biden llamó al 911 para informar de que un rayo había provocado un incendio en la cocina de la casa de los Biden. La llamada de la Sra. Biden provocó la respuesta de cinco compañías de bomberos diferentes, que pudieron extinguir las llamas antes de que se extendieran.

El jefe de bomberos de Cranston Heights (Delaware), George Lamborn, declaró a Associated Press que el incendio “quedó controlado en 20 minutos”.

“Por suerte, lo controlamos bastante pronto”, expresó.

Biden, que a lo largo de tres décadas en el Senado se ha forjado una reputación de maestro cuentacuentos, se ha visto ocasionalmente en apuros tras contar historias en campaña que luego han requerido una corrección o aclaración. Uno de estos incidentes se produjo en 1988, cuando la primera de sus tres campañas presidenciales tuvo un final abrupto después de que se supiera que su discurso de campaña había copiado líneas de un discurso de Lord Kinnock, el antiguo líder del Partido Laborista.

La discrepancia entre el recuerdo de Biden sobre el incendio de 2004 y la realidad de lo ocurrido no pasó desapercibida para destacados medios de comunicación conservadores.

Tanto el New York Post como Fox News se abalanzaron rápidamente sobre la discrepancia, y este último informó de que el presidente estaba “añadiendo a la larga lista de historias embellecidas”.

Destacados medios de la derecha han aprovechado con frecuencia este tipo de exageraciones para pintar a Biden como un deshonesto sobrenatural y caracterizarlas como equivalentes a las declaraciones falsas hechas por su predecesor, Donald Trump, sobre temas como los tratamientos para el covid-19 y las acciones que llevaron a su primera destitución por abuso de poder y obstrucción del Congreso.

La Casa Blanca no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios de The Independent.

Relacionados

Casa Blanca pide a Fox News se disculpe por afirmar que Jill Biden es la causa del caos en Afganistán

Mano derecha de Jill Biden acusada de hacer llorar a sus colegas

Kamala Harris será presidenta interina mientras Joe Biden se somete a un procedimiento médico

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.