Acusan a Alex Jones de ocultar millones de dólares para evitar el pago a las familias de Sandy Hook

·5  min de lectura

Alex Jones fue acusado de ocultar millones de dólares en un intento de evitar el pago de daños y perjuicios a las familias de las víctimas de la masacre de Sandy Hook, que fueron aterrorizadas durante años debido a sus mentiras.

Las familias de las nueve víctimas que murieron en el tiroteo masivo de 2012 presentaron el jueves nuevos documentos judiciales en los que se alega que el conspiranoico de extrema derecha “transfirió sistemáticamente millones de dólares” a sí mismo, a sus familiares y a las empresas de su propiedad, todo ello mientras afirmaba que estaba en bancarrota y no podía pagar sus deudas.

En la demanda, las familias afirman que Jones declaró que su empresa Free Speech Systems -la empresa matriz de su sitio web de teorías de conspiración y su programa de radio Infowars- tiene una “enorme deuda” de más de US$50 millones con una empresa llamada PQPR Holdings.

Sin embargo, según el expediente, la empresa es propiedad de los padres de Jones y el 72 por ciento de los pagos a la empresa van en realidad a Jones y su familia.

En el verano de 2021 -cuando Jones perdió las demandas interpuestas por las familias en Texas y Connecticut- supuestamente desvió entre US$11.000 al día y US$11.000 a la semana de Free Speech Systems a PQPR, según la presentación judicial.

Durante las demandas, se han transferido hasta US$62 millones de Free Speech Systems, afirman las familias.

“Desde que las familias de Sandy Hook presentaron sus demandas, el deudor ha transferido sistemáticamente millones de dólares a Alex Jones y a sus familiares y entidades con información privilegiada”, dice la presentación.

“Afirma que tiene una deuda masiva y garantizada con una persona con información privilegiada que se documentó por primera vez como un préstamo cuando las familias de Sandy Hook obtenían victorias clave en Connecticut y Texas, pero ningún registro muestra que una deuda real existía antes de que las familias de Sandy Hook demandaran”.

El documento judicial indica: “No hay deudores honestos aquí”.

Las familias alegan que todo esto forma parte del “plan de Jones para evitar compensar a las familias de Sandy Hook” por los múltiples juicios que ha perdido.

Piden al juez del tribunal federal de quiebras que ordene a Jones que abandone el control de Free Speech Systems, argumentando que mientras el ultraderechista siga siendo el dueño y director de la empresa “las perspectivas de las familias de Sandy Hook de una recuperación completa y justa están en riesgo”.

También piden que el juez nombre un comité independiente para investigar la conducta y las operaciones de Jones y su empresa.

La presentación marca la última disputa legal entre el conspiranoico y las familias de las víctimas de la masacre de 2012, ya que Jones ha tomado medidas en repetidas ocasiones -incluyendo la declaración de bancarrota en dos ocasiones- en un esfuerzo por evitar el pago de los daños.

A principios de este mes, Jones fue condenado a pagar US$4,11 millones en daños compensatorios y US$45,2 millones en daños punitivos a Neil Heslin y Scarlett Lewis, los padres del hijo de seis años, Jesse Lewis.

Alex Jones en el estrado durante su juicio en el juzgado del condado de Travis, en Austin, el 3 de agosto (AP)
Alex Jones en el estrado durante su juicio en el juzgado del condado de Travis, en Austin, el 3 de agosto (AP)

Jesse fue uno de los 20 alumnos de apenas seis y siete años y seis miembros del personal asesinados en un tiroteo masivo en la escuela primaria Sandy Hook de Newtown (Connecticut) el 14 de diciembre de 2012.

Casi inmediatamente después de la masacre, el conspiranoico de extrema derecha comenzó a lanzar afirmaciones falsas a través de Infowars de que el tiroteo masivo fue “un gigantesco engaño” y que las víctimas eran “actores”.

Siguió difundiendo esas mentiras a sus seguidores durante años, afirmando que se trataba de una operación de “falsa bandera”. Durante el juicio por difamación, Jones admitió que la masacre era real.

Mientras Jones se beneficiaba de manera económica de la difusión de sus mentiras, las familias de las víctimas sufrieron años de acoso y amenazas en persona y en línea por parte de sus seguidores.

La batalla legal se prolongó durante más de una década después de la masacre, ya que Jones trató una y otra vez retrasar los procedimientos y se declaró en bancarrota en un intento de evitar el pago de los daños.

En abril, Jones se acogió a la protección voluntaria del Capítulo 11 de la ley de quiebras en el distrito sur de Texas para Infowars y otras dos entidades de su propiedad, alegando responsabilidades de hasta 10 millones de dólares cada una. Este procedimiento permite a las empresas seguir operando mientras preparan un plan de reestructuración y detiene los litigios civiles.

Jones hizo la presentación justo una semana antes de que comenzara la selección del jurado en Austin.

Los abogados de las familias de las víctimas de Sandy Hook acusaron al ultraderechista de hacer esta maniobra para tratar de ocultar millones de dólares en activos y evitar pagar por el tormento que les ha hecho pasar.

En junio, un juez federal de Texas desestimó el caso de protección de la bancarrota después de que los abogados de Jones y de las familias de Sandy Hook llegaran a un acuerdo para retirar a sus tres empresas de las demandas por difamación a cambio de que estas continuaran. Jones se declaró entonces en quiebra por segunda vez en medio del juicio.

El 29 de julio, Free Speech Systems presentó una petición de quiebra de forma especial bajo el Capítulo 11.

Dos semanas más tarde, la empresa presentó una moción de emergencia en la que pedía al tribunal de quiebras que le permitiera utilizar el dinero extra para hacer frente a los mayores costes de cumplimiento de los pedidos, tras un aumento de las ventas desde el inicio de su juicio.

Los documentos revelaron que Free Speech Systems generó US$962.000 en ventas en la semana que terminó el 29 de julio, un enorme aumento de las ventas respecto a lo que Jones afirmaba haber hecho antes del juicio.

Mientras se intensifica el escrutinio de sus finanzas, Jones tiene que enfrentarse a otros dos juicios por difamación presentados por las familias de las víctimas de Sandy Hook. Uno de ellos está programado para la misma sala del condado de Travis y otro en Connecticut.

Sus abogados ya han indicado que tienen la intención de suspender los procedimientos en espera de la declaración de quiebra.