Acusan a Áñez de dar señales de planear un fraude electoral

La Paz, 18 Mar (Notimex).- A poco más de cuatro meses de una presidencia de facto ejercida por Jeanine Áñez, en Bolivia abundan las señales de que su gobierno planea cometer fraude electoral en el proceso del 3 de mayo, acusó el Movimiento al Socialismo (MAS) este miércoles.

En la elección anterior en Bolivia, el número de votantes inhabilitados fue de 34 mil 541, mientras que para este proceso electoral fueron frenados 147 mil 365, un aumento del 427 por ciento que no tiene antecedentes, recordó el partido en un pronunciamiento.

“Para cada pregunta, el gobierno transitorio omite el debate ante la población o, directamente, miente”, indicó el partido que abandera a Luis Arce como candidato presidencial.

“¿Por qué los nuevos anulados coinciden con zonas rurales identificadas con el apoyo al partido del binomio del MAS integrado por Luis Arce y David Choquehuanca, que encabeza todas las encuestas?, preguntó.

¿Por qué impiden el acceso público a los datos de la votación del 20 de octubre, siendo esos datos los ideales para proscribir votantes de acuerdo a las zonas que apoyaron al MAS en la elección pasada?”, cuestionó el partido.

Además, reprochó que miembros de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid, por sus siglas en inglés), además de funcionarios del Departamento de Estado del gobierno de Donald Trump participen en el actual proceso electoral, según información de la embajada de Estados Unidos en La Paz.

“¿No es para sospechar la intervención directa del gobierno actual de Estados Unidos, siendo quien apoyó primero el golpe de Estado y teniendo interés por el litio de Bolivia?”, abundó el MAS.

La organización política que también acoge al expresidente Evo Morales, hoy exiliado político en Argentina, acusó que las autoridades electorales bolivianas actualmente tienen lazos de dependencia con quienes apoyaron el golpe en noviembre de 2019.

“El movimiento golpista obtuvo un pase libre con la divulgación de un informe extremadamente sospechoso de la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre un presunto fraude en los comicios del 20 de octubre. Este ‘documento’ fue rechazado en su totalidad por estudios dirigidos por investigaciones de reconocidas universidades y centros de estudio mundiales”, arguyó el MAS.

“¿Qué autoridad tiene hoy la Organización de los Estados Americanos (OEA) para ser veedora de las próximas elecciones luego de ser descalificada por científicos y facultativos prestigiosos de todo el mundo, que afirman que el secretario general de ese organismo, Luis Almagro, mintió al decir que el gobierno de Evo Morales cometió fraude?”, abundó.

Además, el partido cuestionó la validez de que fuerzas militares y policiacas participen en el control del proceso electoral cuando fueron ellas quienes ejercieron violencia contra el pueblo boliviano durante el golpe, que llevó a Morales a renunciar a la presidencia el 10 de noviembre de 2019.

Los hechos produjeron un saldo de 40 personas muertas, además de lesionados, detenidos y exiliados, sostuvo el partido que abandera a Arce, quien fue ministro de Economía durante la presidencia de Morales.

“¿Cómo se impedirá el amedrentamiento de votantes, la retención de documentos de identidad para votar a personas que claramente son parte de los pueblos originarios, que apoyan en su mayoría al MAS? ¿Quiénes controlarán las urnas? ¿Quiénes fiscalizarán los comicios?”, interrogó el movimiento.

“El pasado 15 de marzo borraron ‘de un plumazo’ 112 mil 824 votantes. ¿Cuántos votos pueden quitar al MAS con 10, 20, 50 acciones proscriptivas como las mencionadas y otras que no se han consignado en estas líneas?”, cerró su reflexión el partido.

-Fin de nota-

 

NTX/I/SCH/ECA