Acusados dos profesores universitarios en España por vender falsos anticancerígenos

Un agente de la Policía Nacional, frente al Alcázar de Sevilla, el 8 de julio de 2016 (AFP/Archivos | Cristina Quicler)

Dos profesores universitarios y tres colaboradores fueron detenidos en España por una presunta estafa con la venta de falsos medicamentos para curar el cáncer por un valor total de 600.000 euros, informó este martes la policía.

"Hay más de una decena de denuncias de víctimas que compraron esta sustancia", indicó en un comunicado la policía, al detallar que una de ellas llegó "a abonar 25.600 euros para la cura de su hija".

Arrestadas el 6 de abril, las cinco personas prestaron declaración ante el juez y quedaron en libertad con cargos, explicó a la AFP un portavoz de la policía de Palma de Mallorca, en las islas Baleares.

"Dos son profesores de la Universidad pública de las Islas Baleares (UIB), los otros son colaboradores: una trabajadora de gestión económica y dos empleados de investigación en el seno de una fundación", precisó el portavoz.

Según la policía, los sospechosos aprovecharon "el reconocimiento académico y profesional que sus puestos les otorgaba" para promocionar con campañas publicitarias "su milagroso producto anticancerígeno". Realmente, se trataba de "un placebo" sin autorización para la venta.

Un vídeo promocional ofrece el producto para el supuesto "tratamiento de tumores cerebrales", en el sitio de internet de una sociedad creada en 2006 a partir de un laboratorio de investigación de la universidad para explotar comercialmente los resultados de los estudios.

En la grabación, en la que se puede observar un frasco del producto, el presidente de la sociedad explica que el tratamiento "puede suponer un beneficio muy importante" para pacientes con "tipos de cáncer que hoy en día no tienen solución terapéutica satisfactoria".

La policía indicó que el producto era vendido a través de una fundación sin fines de lucro, a cambio de una "donación" para continuar las investigaciones.

Los sospechosos también intentaban comercializar la venta de un falso medicamento contra alzheimer, señaló la policía en el comunicado.

"Estamos extremadamente preocupados por todo lo que ha pasado", indicó este martes a periodistas el vicerrector de la UIB, Jaume Carot, al anunciar que la universidad "se personará ante las instancias judiciales como parte perjudicada".

En abril de 2016, la UIB "recibió una denuncia por escrito", que transmitió a la fiscalía, agregó el texto.