Acusado de traficar droga a Alemania, afirma que él no fue y que le robaron la identidad

LA NACION
·4  min de lectura

Un hombre de 38 años fue detenido en el partido bonaerense de La Matanza por personal de Interpol acusado de haber traficado cocaína líquida a Alemania desde Uruguay, pero su familia aseguró que es inocente, que nunca salió del país y que pudo haber sido víctima de un caso de suplantación de identidad, por lo que pidieron que el Estado argentino interceda ante las autoridades germanas para que no sea extraditado.

Se trata de Luis Alberto Robledo, quien hace 20 años trabaja como repartidor de una empresa de productos lácteos y la madrugada del jueves 28 de enero fue capturado en Isidro Casanova tras un pedido del país europeo por presunto narcotráfico.

Fuentes judiciales informaron a la agencia de noticias Télam que la extradición ya fue otorgada luego de la detención, pero la abogada Julieta Rozas, representante del repartidor, está buscando información del expediente a través de la embajada y del consulado alemán.

Vecinos de Once y Balvanera denuncian venta de droga y "zona liberada" las 24 horas

"Necesitamos conocer cuáles son las pruebas que tienen sobre él, sabemos que solamente está imputado y no procesado", aseguró la letrada.

Fuentes policiales y judiciales confirmaron que efectivos de la División Investigación Federal de Fugitivos y Extradiciones del Departamento Interpol detuvieron al hombre por una orden de Captura Internacional a pedido de las autoridades judiciales de la República Federativa de Alemania, con relación a la causa caratulada "Violación de la ley de Estupefacientes".

Robledo figura como imputado de haber vendido y transportado, entre mayo y noviembre de 2010, 11 kilos de cocaína líquida desde la Argentina y Uruguay hacia las ciudades alemanas de Hamburgo y Lübeck, a través de encomiendas que contenían ropa embebida en esa droga.

Según las fuentes, el personal montó una vigilancia en las inmediaciones del domicilio laboral, ubicado en Albarracín 3300, de Isidro Casanova, La Matanza, y el jueves pasado apresó a Robledo, quien quedó a disposición del Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional N°2 de Morón, a cargo de Ernesto Rodríguez.

Los voceros judiciales aseguraron que la extradición ya fue dispuesta y comunicada por intermedio de la Cancillería a la Justicia alemana, que deberá responder cuál será la fecha en la que vendrá a buscarlo.

"Él se levantó como todos los días a las seis de la mañana para ir a laburar adonde trabaja hace veinte años. Llegando al galpón lo interceptaron y le dijeron que eran de Interpol, que lo estaban buscando por narcotráfico, y ahí comenzó todo", dijo a Télam Marina, exesposa de Robledo, que quedó alojado en la sede de Interpol-Buenos Aires (en Cavia 3350, Palermo) a la espera de un cupo en el Servicio Penitenciario Federal (SPF), donde deberá quedar preso hasta que se concrete su remisión a Europa.

"La causa es de Alemania, acá no tiene nada. Piden su extradición para que vaya a juicio. Nosotros tendríamos que presentar pruebas para demostrar que él no es la persona que hizo esos envíos y que esto es totalmente absurdo", afirmó la mujer, que añadió: "Para nosotros hubo un robo de identidad".

De acuerdo con el testimonio de la expareja de Robledo, desde Interpol dijeron que lo buscaban "desde el año pasado, pero que con el tema de la pandemia recién hace un mes comenzaron las tareas de inteligencia para agarrarlo".

"Lo acusan de traficar droga líquida desde Uruguay hacia Alemania desde 2010 y en 2013 empezó la causa en Alemania", precisó sobre el expediente que tramita en aquel país y del que tienen muy poca información.

Marina indicó que Robledo "nunca tuvo ningún tipo de problema, se presentaba a votar, sacaba su registro de camionero, todos los trámites comunes los hacía".

"Como familia queremos demostrar su inocencia acá y que el Estado se haga cargo de lo que están haciendo con un ciudadano argentino. Que acá se compruebe y Argentina envíe las pruebas diciendo que se están equivocando", reclamó.

La mujer sostuvo que Robledo "jamás salió del país", ya que la familia "no tiene un poder adquisitivo para darse el lujo de tener unas vacaciones en el exterior o de hacer un viaje". Y Precisó: "Somos de clase baja trabajadora, vivimos en Laferrere, no concuerda nuestro nivel de vida con lo que ellos dicen".

La exesposa del imputado agregó: "En el caso de que sea extraditado va a tener que viajar completamente solo porque no vamos a poder sacar un pasaje a Alemania. Con todo lo que le hicieron a él, que le robaron la identidad y enviaron esos paquetes con droga, qué sabemos lo que nos espera y quién está metido allá".

Por último, Marina contó que a partir del sábado pudieron hablar con él y que Robledo "está desesperado, angustiado, no sabe qué hacer, se poner a llorar" y le pidió "por favor que lo ayudemos".

"¿Quién le va a devolver todo este mal momento que está pasando?", se preguntó la mujer con la que tienen en común dos hijas de 17 y 15 años y un varón de 12.

Agencia Télam