Acusada y víctima: horas claves en un tribunal que define dos causas centrales para Cristina Kirchner

Candela Ini
·5  min de lectura
La Sala I de la Cámara de Casación Penal debe definir sobre la constitucionalidad de la ley del arrepentido en la causa de los cuadernos y sobre el juzgado que debe tratar la denuncia por espionaje ilegal a Cristina Kirchner
Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

Los jueces de la Sala I de la Cámara de Casación Penal, Ana María Figueroa, Daniel Petrone y Diego Barroetaveña, tienen en sus manos definiciones clave en dos causas de alto voltaje político: la causa delos cuadernos de las coimas, que tiene a Cristina Kirchner como principal acusada, y la causa porespionaje ilegal, que la tiene como víctima.

En la causa de los cuadernos de las coimas, que junto a la vicepresidenta involucra a decenas de empresarios y exfuncionarios kirchneristas, los jueces deben pronunciarse sobre si es o no constitucional la aplicación de la ley del imputado colaborador, más conocida como ley del arrepentido.

Cuadernos: buscan invalidar los testimonios de los arrepentidos para dañar la causa

Esta discusión tiene como eje la validez de los registros escritos en actas como soporte técnico. Quienes apuntaron a desarticular la prueba producida en la causa de los cuadernos a partir de los dichos de 31 arrepentidos fueron tanto las defensas de los empresarios Gerardo Ferreyra y Juan Lascurain, como de los exfuncionarios del Ministerio de Planificación y Hernán Gómez.

Las defensas piden que se declare la nulidad de lo actuado por el fallecido juez Claudio Bonadio en la causa, por la manera en que se tomó registro de los dichos de los arrepentidos: esto es, sin un registro audiovisual. La fiscal ante el Tribunal Oral Federal N°7 (a cargo del juicio oral de la causa), Fabiana León, ya consideró que las actas de papel son válidas. Lo mismo hizo el fiscal de Casación que interviene en este expediente, Raúl Plee.

Esta Sala de la Casación fue la que confirmó a Bonadio al frente de la causa de los cuadernos y, en la mayoría de los casos, tuvo pronunciamientos adversos a los planteos de los acusados. Barroetaveña y Petrone ya mantuvieron una buena sintonía en fallos anteriores y se consolidaron como la mayoría. Figueroa, en cambio, había votado a favor de remover a Bonadio del expediente, un planteo que había sido presentado por el abogado de Cristina Kirchner, Carlos Beraldi.

La Sala I también revocó el pedido de prisión preventiva que había dictado Bonadio contra la vicepresidenta, una cautelar que había sido confirmada por la Cámara Federal. Y ordenó la libertad de Julio De Vido y Roberto Baratta en el caso de los cuadernos.

En el caso por espionaje ilegal tramitado en los tribunales de Lomas de Zamora, en el que se investiga por seguimientos al Instituto Patria a la cúpula de la AFI durante el gobierno de Mauricio Macri -Gustavo Arribas y Silvia Majdalani ya están procesados-, esta sala de la Casación deberá fijar una posición final sobre el conflicto de la competencia, después de que el juez de la causa, Juan Pablo Auge, rechazó un pedido de la jueza María Eugenia Capuchetti para que le enviara el expediente a Comodoro Py.

Juan Grabois: el poder y las alianzas del socio más incómodo para el Presidente

La Cámara Federal porteña, en un fallo firmado por el juez Mariano Llorens, había indicado que el caso debe pasar a los tribunales de Retiro. Los acusados buscan que ese expediente sea tramitado en Comodoro Py, mientras que la mayoría de las partes querellantes considera que debe seguir bajo la órbita de los tribunales de Lomas de Zamora.

Quiénes son los jueces de la Sala IAna María Figueroa

Figueroa juró como jueza de Casación en 2011. Forma parte de la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional pero, a diferencia de sus colegas de la Sala I, apoya a la lista Celeste, que históricamente tuvo posturas más ligadas al kirchnerismo en la interna de los jueces. También forma parte de la agrupación Justicia Legítima.

Sus dichos en una entrevista radial provocaron la apertura de un expediente para investigar las presuntas presiones ejercidas por la "mesa judicial" del macrismo. Por esa razón, como Arribas está bajo la mira de la Justicia en ese expediente, la defensa del extitular de la AFI recusó la semana pasada a Figueroa. Sus colegas de la sala deberán resolver si ella debe intervenir o no en el conflicto por la competencia del caso por espionaje.

Es autora del libro "El derecho de género: violencia contra las mujeres, trata de personas", una materia sobre la cual Figueroa se mantiene activa.

Ana María Figueroa, jueza de la Cámara Federal de Casación, declaró por escrito que el exfuncionario Juan Bautista Mahiques la presionó para que votara en una causa como pretendía el macrismo
Fuente: Archivo

Daniel Petrone

De perfil judicial, Petrone integra la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional hace 20 años. Fue uno de los fundadores de la lista Bordó, que suele tener definiciones críticas sobre las medidas adoptadas por el kirchnerismo en el ámbito institucional. También preside el Centro de Estudios de Justicia de las Américas (CEJA), de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Juró como juez de Casación en 2018, junto a sus colegas Barroetaveña y Guillermo Yacobucci. Antes, Petrone intervino como juez de instrucción en el fuero Penal Económico. El caso más resonante durante su paso por ese fuero fue el de la valija de Antonini Wilson, donde le dictó la falta de mérito al extitular del Órgano de Control de Concesiones Viales (Occovi), bautizado "embajador paralelo en Venezuela", Claudio Uberti. Petrone también se desempeñó como juez del Tribunal Oral Federal Nº2 de San Martín.

Diego Barroetaveña

Barroetaveña hizo toda su carrera bajo la órbita del Poder Judicial. Primero en la justicia de San Isidro, donde intervino en la investigación por el asesinato de María Marta García Belsunce. Después pasó al fuero federal. Antes de llegar a la Casación, como integrante del Tribunal Oral en lo Criminal N°21, Barroetaveña participó del juicio por el asesinato de Mariano Ferreyra, que derivó en la condena al sindicalista José Pedraza.

Integra la Asociación de Magistrados y también es afín a la lista Bordó, de la que participa activamente. Es cercano a Ricardo Recondo, el vicepresidente del Consejo de la Magistratura y uno de los referentes de esa lista.