Entre acusaciones de racismo y acoso; así fue la relación de la reina Isabel II y Meghan Markle

·2  min de lectura

El recién pasado jueves, la reina Isabel II falleció a los 96 años de edad y, con ello, se acrecentaron muchas de las controversias del pasado, incluida la de la exactriz estadounidense, Meghan Markle, y su unión real con el príncipe Harry, duque de Sussex y quinto en la línea de sucesión al trono.

Cabe mencionar que, antes de afianzar su unión con el duque de Sussex, Markle expresó su interés por conocer a la monarca. En alguna ocasión dijo que sería “increíble”. La boda se llevó a cabo en 2018, año en que la reina le prestó a la hoy miembro de la familia real británica, la banda de diamantes de la reina María para lucir en el magnoevento.

En una entrevista para la cadena televisiva CBS, Markle aseguró que conoció a la soberana de Inglaterra en una entrevista conjunta de ella y Harry en 2017. Lo que inició como una simple presentación gracias a una amiga en común de Harry y Meghan, culminó en una historia de amor de película vigente al día de hoy.

Y agregó: “Tuvimos uno de nuestros primeros compromisos. Desayunamos juntos [Harry y yo] esa mañana y la reina me dio un hermoso regalo. Realmente disfruté de su compañía. Me dio unos hermosos aretes de perlas y un collar a juego”, expresó la exactriz estadounidense.

Años más tarde, la historia tendría algunos claroscuros. Convertida en la duquesa de Sussex, Meghan acusó a la Corona británica de racismo debido al nacimiento de su hijo. Las acciones de descalificación habrían sido emitidas por uno de los integrantes de la familia real, aunque no identificaron a la persona en cuestión.

Luego de brindar una polémica entrevista a la presentadora Oprah Winfrey, los duques de Sussex dejaron ver que viven en una gran mansión en el estado de California, en EE.UU, en compañía de sus dos hijos, Archie y Lilibet. Eso, sin duda, le trajo sinsabores a la reina Isabel II, quien les retiró el apoyo financiero a la pareja, por lo que buscaron acuerdos externos con Netflix y Spotify para mantenerse.

Cabe mencionar que los duques y la familia real se vieron en abril de 2021 durante el funeral del duque de Edimburgo, esposo de la reina, y no se dirigieron la palabra. En otra entrevista concedida a la revista The Cut, Meghan reveló que su esposo estaba desconcertado, ya que cree que había “perdido a su padre”, el hoy rey Carlos III.

Y agregó: “[Nuestra] mera existencia le disgustaba a la jerarquía real”.

En las horas previas al fallecimiento de la reina de Isabel II, el príncipe Harry viajó desde Alemania para estar con su abuela en el castillo de Balmoral, en Escocia, Reino Unido. La noticia cobró relevancia, luego de que se supiera que Meghan no lo acompañó.