Acusa que líder de PES pidió 20mdp para "salvar" a partido en 2021

CUERNAVACA, Mor., enero 16 (EL UNIVERSAL).- El gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo rechazó los señalamientos de corrupción y deslealtad que pronunció en su contra el líder nacional del Partido Encuentro Social (PES), Hugo Eric Flores Cervantes, y entreveró que el descontento del político pesista se deba a que pidió 20 millones de pesos del gobierno de Morelos para "salvar" al partido político en las elecciones intermedias de 2021.

En un comunicado, el gobernador afirmó que no comparte la visión, ni valores de Hugo Eric Flores, "quien en su desesperación por mantener el registro local del PES pidió que del presupuesto estatal le fueran entregados más de 20 millones de pesos, con tal de ‘salvar’ al partido; que, por supuesto, ante tal solicitud, se le dio una negativa como respuesta, el ‘no’ fue de manera clara y contundente", expone el mandatario morelense.

Por la mañana, el líder del PES sostuvo que el gobernador quería que el partido político perdiera su registro y, por lo tanto, dijo, "tuvimos nulo apoyo de su parte en la elección del 2021". Todo eso, subrayó Flores Cervantes, porque Blanco Bravo pensaba en irse a Morena o a cualquier otro partido que respaldara sus aspiraciones políticas.

En dos ocasiones, Flores Cervantes acusó al gobernador de negarse a apoyar a los candidatos del PES en la pasada jornada electoral, y reveló que, por el contrario, el mandatario morelense y su hermano Ulises Bravo pretendieron apoderarse del partido a través del exdiputado federal Jorge Argüelles Victorero, a quien calificó de traición.

Blanco Bravo afirmó con respecto a los recursos que pidió Flores Cervantes para "salvar" al PES que el dinero del Gobierno del Estado es de los morelenses de los 36 municipios, "y de ninguna manera se utiliza en proyectos personales, como el dirigente del PES pretendía que se hiciera, sin importarle los daños que causaría a los programas prioritarios de atención a las necesidades de la ciudadanía".

Y a los señalamientos de presunta corrupción y opacidad en la administración de recursos públicos, Blanco Bravo respondió que desde el inicio de este gobierno se trabaja con transparencia, lealtad y de frente.

Más adelante, el gobernador aludió el desempeño de Flores Cervantes como delegado federal de los Programas para el Bienestar Social en Morelos, y afirmó que el político tuvo la oportunidad de formar parte de la transformación que poco a poco se ha logrado en el territorio estatal, pero su falta de interés en Morelos y su probable ambición lo llevaron a abandonar este proyecto.

"No se caerá en provocaciones partidistas ni ataques políticos, pero ante tantas falsedades emitidas por el dirigente del PES, se emprenderán las acciones legales correspondientes; estas declaraciones a la ligera no van a impedir que la entidad continúe avanzando; han sido cuatro años de trabajo permanente a favor de todos los sectores sociales, quienes dan cuenta del progreso luego de haber permanecido en el olvido", advirtió el gobernador.

De paso, afirmó que cada integrante de su gabinete reiteró su compromiso de redoblar esfuerzos para escuchar y responder de manera eficaz a las demandas más sentidas de una sociedad que mantiene la esperanza de un mejor estado, donde la armonía y la solidaridad son parte de la grandeza de Morelos.