Acusa Asamblea de Pueblos del Istmo de Oaxaca devastación ecológica

·2  min de lectura

OAXACA, Oax., mayo 29 (EL UNIVERSAL).- La Asamblea de Pueblos Indígenas del Istmo en Defensa de la Tierra y el Territorio (APIIDTT) denunció que los recursos naturales de la región del Istmo de Tehuantepec "agonizan y están en riesgo", a causa de los megaproyectos que se ejecutan en esta zona del sur del país, la cual es la parte más angosta entre los mares del Golfo de México y el Océano Pacífico.

Mediante un comunicado afirmó que se han devastado decenas de miles de hectáreas de selvas tropicales húmedas y más de 80% de los ecosistemas de humedales en el delta del río Coatzacoalcos, donde se suma la contaminación del aire, suelo y, sobre todo, de los cuerpos de agua debido a las refinerías y al uso industrial del suelo.

La organización recordó que en esta región sus bosques y selvas albergan 10 ecosistemas diferentes que representan 10% del total de la biodiversidad del planeta.

"Sus macizos boscosos son los encargados de regular la diversidad de climas presentes y son el punto de encuentro de millones de plantas y animales, uniendo el hemisferio norte con el sur con la flora y fauna del trópico seco del Pacífico con la del trópico húmedo del Atlántico".

De acuerdo con la APIIDTT, el paisaje natural se ha deteriorado por la explotación de mantos petroleros y azufreros, por el aumento de la capacidad de refinación del crudo en sus dos costas, el establecimiento de grandes complejos petroquímicos, la instalación y operación de un complejo sistema de transportes, gasoductos y oleoductos, y el crecimiento de la zona urbana y del corredor industrial Coatzacoalcos-Minatitlán.

A esto, agregó, se han sumado los sistemas de transportes de carga pesada, terrestres y marítimos, para conectar las regiones petroleras desde Coatzacoalcos hasta Salina Cruz, que se conectan a su vez con las regiones petroleras del norte de Chiapas, Tabasco y Campeche.

Además de la ganaderización extensiva concentrada en el sur de Veracruz y gran parte de Tabasco, la expansión de una agricultura intensiva tecnificada y de plantaciones forestales comerciales, el uso indiscriminado de agroquímicos y fertilizantes sintéticos, y la explotación maderera que han hecho mella en los bosques y selvas.

"Ocurre lo mismo en el río Tonalá, en la laguna del Ostión y en las aguas del litoral del Istmo Norte, que reciben fuertes descargas bacterianas y microbianas derivadas de las aguas negras de uso humano, para hidrocarburos y de metales pesados.

"Todos esto lo sabemos y desde siempre lo denunciamos y nos hemos enfrentado a ello, así como a los finqueros encargados de llevar a cabo este ‘progreso y desarrollo’, que hoy tiene sus consecuencias a lo largo de todo el Istmo de Tehuantepec".

Tras calificar al presidente Andrés Manuel López Obrador como el nuevo "finquero" que responde al "mismo capataz que respondieron sus antecesores", informó que continuará nombrando esta biodiversidad que constituye su territorio y que nuevamente se encuentra en riesgo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.