La UE condiciona los fondos europeos al cumplimiento del Estado de Derecho

Agencia EFE
·3  min de lectura

Bruselas, 5 nov (EFE).- El acuerdo alcanzado este jueves entre las instituciones europeas sobre un mecanismo que vincule la concesión de fondos al cumplimiento del Estado de derecho supone un "hito" en la Unión Europea (UE) y allana el camino hacia un pacto definitivo para activar el plan de recuperación pospandemia.

El pacto es "un importante hito en nuestros esfuerzos por finalizar el próximo presupuesto plurianual y el paquete de recuperación", celebró el embajador alemán ante la UE, Michael Clauss, cuyo país ocupa este semestre la presidencia del Consejo de la Unión Europea.

Este mecanismo era uno de los puntos más espinosos que quedaban por pactar para que pueda funcionar el presupuesto plurianual 2021-2027 de 1,074 billones de euros y el fondo de recuperación de 750.000 millones de euros que los Jefes de Estado y de Gobierno pactaron en julio.

El segundo punto es el montante final del presupuesto, que todavía tienen que pactar los Estados miembros y el Parlamento Europeo.

El acuerdo de hoy vincula los fondos europeos al cumplimiento por parte de los gobiernos de valores como la independencia judicial y el respeto a los derechos fundamentales, y prevé que se puedan suspender cuando su violación afecte de un modo suficientemente directo a la buena gestión del dinero.

El negociador del grupo del Partido Popular Europeo (PPE) en la Eurocámara, Petri Sarvamaa, también calificó de "hito" el acuerdo y añadió que "por primera vez hemos establecido un mecanismo que permite a la UE parar la financiación a los gobiernos que no respetan nuestros valores".

La Comisión Europea será la encargada de proponer la suspensión de los fondos, que tendrán que ratificar posteriormente los Estados miembros por mayoría cualificada, en un máximo de tres meses.

La mayoría cualificada evita que un sólo país pueda vetar la propuesta de suspensión de los fondos y el voto se podrá forzar si una mayoría simple de países lo pide.

No obstante, el resultado final del acuerdo es menos estricto que el propuesto inicialmente por el Ejecutivo comunitario, ya que facilitaba la ratificación de la suspensión de los fondos.

Hungría y Polonia, países con sendos expedientes abiertos a cuenta de sus problemas con el Estado de derecho, han sido siempre reacios a este sistema y el temor en Bruselas es que decidan "secuestrar" el fondo de recuperación si no están conformes con esta condicionalidad, bloqueando la ratificación en sus países.

"Para nosotros era fundamental que los beneficiarios finales no fueran castigados por las malas acciones de sus gobiernos y que siguieran recibiendo fondos que les habían prometido", dijo la negociadora de los socialdemócratas en el Parlamento Europeo, la española Eider Gardiazabal.

"Podemos decir con orgullo que logramos un sistema fuerte que garantizará" la protección de los valores europeos, añadió la eurodiputada.

Esta previsto que próximamente el Consejo de la UE (en el que están representados los gobiernos de los Veintisiete) y el Parlamento Europeo retomen las negociaciones sobre el montante definitivo del presupuesto plurianual, si bien aún no han fijado una fecha.

Una vez logren el pacto, quedará aún ratificar en varios parlamentos nacionales la legislación que permitirá a la Comisión emitir deuda pública para financiar el fondo de recuperación, un trámite que no se ha iniciado todavía porque varios países deseaban tener antes un acuerdo global.

Este proceso podría llevar varios meses en algunos casos, por lo que Bruselas espera comenzar las emisiones hacia verano de 2021 y que el dinero llegue a los países en el segundo semestre.

La intención inicial, cuando los jefes de Estado y de Gobierno alcanzaron el acuerdo el pasado julio, era que el fondo de recuperación de 750.000 millones de euros estuviera completamente operativo el 1 de enero del próximo año.

El Gobierno español pretende avanzar 27.000 millones de euros a los Presupuestos Generales, que espera obtener posteriormente con las ayudas europeas.

(c) Agencia EFE