Acuerdo de precios y salarios: el escenario económico que Martín Guzmán presentó a los gremios

Francisco Jueguen
·5  min de lectura

Un acuerdo para alinear expectativas. Ese proyecto, en un enfoque multicausal de la inflación como el oficial, apareció como un remedio para combatir la inercia. Pero las expectativas dependen de la credibilidad. Por eso, Martín Guzmán, se ocupó de atacar en la primera reunión con los gremios por el acuerdo de precios y salarios la verosimilitud de las previsiones de los economistas materializadas en el Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) y que muestran la divergencia más significativa entre el sector público y el privado.

No es un problema menor. La hoja de ruta que Guzmán presentó a los sindicatos hoy para moderar sus pedidos de aumentos en las paritarias es el presupuesto. Allí prevé una inflación de 29% (más o menos cuatro puntos, según dijo cuando lo reveló) este año. El último REM, que modificó al alza sus proyecciones, estima una suba de 50% para fines de 2021.

Dólar blue hoy: a cuánto cotiza el miércoles 10 de febrero

Ante los gremialistas, Guzmán difundió un slide en el que presentó cómo las consultoras privadas que integran el REM mostraron durante 2015 y 2019 escenarios con una inflación proyectada por debajo de la que finalmente terminó materializándose. Para 2020 proyectaban -dijo el ministro- entre un 50% y 60%, pero la suba de precios terminó en 36,1%, "tal como nosotros lo habíamos estimado", recalcaron fuentes oficiales al tanto del debate.

Paso uno: el mercado se equivoca. El Gobierno no. Guzmán pidió entonces confianza, que crean en él, en su presupuesto, y en las anclas propuestas dentro de su proyecto macroeconómico, en el que existen un diagnóstico y herramientas disponibles, que difieren de las priorizadas -según el discurso- de las de algunos colegas dentro del equipo económico. Hay creyentes ciegos en el oficialismo sindical. Un ejemplo. Sin ver el plan oficial presentado hoy a los conglomerados gremiales, la semana pasada ya apareció un aliado interno en el camino. La Bancaria anunció un aumento para sus trabajadores de 29%. Aunque se guarda un gatillo temporal. No es para todo el año.

Sin ponerle un techo a la paritaria de los gremios fueron las formas que encontró Guzmán para alinear expectativas de aumentos salariales en el "fino corredor" que transita el Gobierno.

Guzmán no argumentó la necesidad de la fe gremial sólo en las desviaciones que mostraron analistas privados en el marco de la inestable Argentina. El ministro prometió que tiene instrumentos para sostener la inflación en el corralito proyectado. Recordó que, a diciembre de 2021, espera un tipo de cambio promedio de $102,40 (el dólar comercial). "Eso es más o menos 24% ó 25% de depreciación en el año", recalcó sobre el atraso cambiario previsto.

"Al mismo tiempo avanzamos en un cuadro tarifario que esté dentro de los contornos de la ley de Presupuesto. Ahí están todos los precios de la economía. Esto nos dice que es factible tener una inflación de alrededor de 29% o 30%", dijo, pese a que existen diferencias sobre cuál será finalmente la suba en las tarifas de los servicios públicos entre el ministro y el Instituto Patria. No son divergencias menores. El mayor gasto en 2020, tras los aportes a trabajadores y empresas por la pandemia, fue el aumento de subsidios por el congelamiento tarifario.

El ministro remarcó, como lo hizo en anteriores ocasiones, que la inflación es un problema multicausal, pero en tiempos de amenazas oficiales sobre retenciones, cupos a los productores y controles de precios en supermercados volvió a priorizar ante sus interlocutores la necesidad de la sustentabilidad fiscal y de ser cautos con el financiamiento del déficit (la emisión monetaria sumó cerca de dos billones de pesos en 2020 en la pandemia).

"La inflación es un problema macreconómico", repitió hoy, como lo hizo ayer frente a industriales en Tucumán. Es la misma versión del Fondo Monetario Internacional, organismo con el que negocia un acuerdo de facilidades extendidas.

Guzmán no sacó los pies del plato oficial al analizar la aceleración de la inflación en diciembre, que se mantendría en los datos de enero (los números oficiales los dará a conocer el Indec mañana a las 16). Sin embargo, mostró que existen diferencias con la visión que el oficialismo empujó el fin de semana. Recalcó ante los sindicatos que lo que pasó en las últimas semanas es que el mercado "extrapola" lo que ocurrió con los precios en el último trimestre, algo que consideró un "error". Estimó entonces que hay factores (precios internacionales) que estuvieron presentes en ese período y que "no tiene sentido" extrapolar más adelante.

Ese salto de los precios en el mundo surge en un contexto marcado por la pandemia que hizo, fundamentó el ministro, que cambiara la demanda global de lo que se consume internacionalmente: más alimentos y menos servicios. "Hubo inflación de alimentos que le pegó a todo el mundo", estimó el ministro de Economía, según reconstruyó LA NACION. Si es un factor coyuntural no harían falta medidas que afecten a los productores del campo.

Guzmán prometió recuperación de la economía y del salario real en 2021, luego de tres años de pérdidas en los sueldos de los trabajadores argentinos. Según el Gobierno, los gremios se abrazaron, en ese sentido, al proyecto de Ganancias. En el combo advirtió que eso vendrá en un fino sendero con reducción del déficit (algo inevitable con la eliminación del IFE y el ATP) y cautela con relación a la emisión. "Con la nominalidad perdemos todos", aclaró. No hubo ninguna mención directa a los controles de precios y las retenciones como herramientas.

En el Gobierno quedaron satisfechos y hablaron de una "buena reunión". El ministro aclaró que habrá encuentros periódicos y mesas sectoriales. Pidió consensos que permitan cumplir lo prometido en 2021 y, como si fueran otros tiempos, habló de "trabajo en equipo". Mañana, al segundo tiempo, ingresan otros jugadores del sector privado a la cancha. Los empresarios tienen una mirada menos afín y más incrédula ante los neblinosos planes oficiales, un inconveniente para un Gobierno que necesita recrear la confianza y alinear expectativas.