Un acuerdo entre Irán y el OIEA abre esperanzas de un diálogo con Estados Unidos

·3  min de lectura
Bandera de Irán en la sede de la Agencia Internacional de la Energía Atómica en Viena
Bandera de Irán en la sede de la Agencia Internacional de la Energía Atómica en Viena

TEHERÁN.- El director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi, se reunió en la capital iraní este fin de semana con el jefe del programa nuclear de Irán, Mohamad Eslami, con quien alcanzó un acuerdo para el mantenimiento del equipo de vigilancia del ente. Este avance permite “dar tiempo a la diplomacia”, en referencia a las conversaciones en Viena para salvar el acuerdo nuclear internacional de 2015.

La reunión fue “constructiva”, dijo Grossi, porque reanudó los contactos entre las partes tras la denuncia de falta de cooperación de la República Islámica en un informe del organismo publicado a principios de esta semana que señalaba que Irán había aumentado la producción de uranio enriquecido.

Los talibanes confirman la segregación por sexo en las universidades

De acuerdo al comunicado oficial, los inspectores del OIEA podrán renovar equipos para el seguimiento de actividad atómica y reemplazar sus medios de almacenamiento, que se mantendrán bajo los sellos conjuntos del organismo de Naciones Unidas y la agencia de energía iraní bajo los tiempos estipulados por ambos.

“Dentro de unos días”, los inspectores del organismo de la ONU podrán acceder al material de vigilancia de los distintos emplazamientos iraníes y asegurarse de que funcionan correctamente, tras varios meses de incertidumbre, explicó el director.

Sin embargo, el ente seguirá sin tener acceso inmediato a los datos de las cámaras.

Para Grossi, el acuerdo resuelve “el problema más urgente” entre las partes, ya que el OIEA podrá “conservar toda la información necesaria para mantener la continuidad” en la vigilancia, hasta que concluyan las conversaciones de Viena. “No habrá ninguna interrupción”, aseguró.

Atentado del 11 de septiembre: a 20 años del ataque, el FBI difundió un documento desclasificado

El pacto, que tiene como objetivo principal evitar que Irán pueda desarrollar armas nucleares, “no es una solución permanente, esto no puede ser una solución permanente”, detalló, pero logró resolver el problema de “la inminente pérdida de información que enfrentábamos hasta ayer”.

Irán restringió desde febrero pasado el acceso de los inspectores del OIEA a algunas de sus instalaciones nucleares, y se negaba a proporcionar las filmaciones en tiempo real de cámaras y datos de otras herramientas de vigilancia que la agencia de la ONU había colocado allí.

El argentino Rafael Grossi, director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA)
El argentino Rafael Grossi, director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA)


El argentino Rafael Grossi, director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA)

Las negociaciones comenzadas en abril para intentar resucitar el acuerdo nuclear de 2015 - en el que se estableció un techo de enriquecimiento de uranio que Irán ya sobrepasó y que Donald Trump abandonó - quedaron suspendidas el 20 de junio, dos días después de la victoria presidencial en Irán del ultraconservador Ebrahim Raisi.

A fines de agosto, el presidente estadounidense, Joe Biden, resaltó que si la diplomacia no funciona, Estados Unidos tendrá que usar otras medidas. Unos días después, el canciller israelí, Yair Lapid, dijo a su vez que “el mundo debe impedir que Irán logre capacidad nuclear, sin importar a qué precio” y “si el mundo no lo hace, Israel se reserva el derecho de actuar”.

Agencias Reuters, AFP y ANSA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.