Acuerdo por el FMI: Máximo Kirchner quiere convocar a Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal

Maia Jastreblansky
·4  min de lectura
Sergio Massa, Máximo Kirchner y Martín Guzmán en el Congreso el día de la sesión por el impuesto a las Ganancias en Diputados
Prensa HCDN

Máximo Kirchner inició gestiones para pedir lo que parece imposible: que el Fondo Monetario Internacional (FMI) le otorgue, no diez, sino 20 años a la Argentina para que reembolse su deuda. El jefe de la bancada oficialista pretende dar con una “solución política” y ya comenzó a tirar las primeras líneas informales para encolumnar a la oposición detrás de este reclamo. Después de las Pascuas, podría dar un paso más allá y convocar a una reunión a los líderes de la oposición que -de acuerdo a su óptica- tienen “voluntad de gobernar el país”.

Así lo confirmaron a LA NACION fuentes cercanas al diputado, que señalaron que Máximo Kirchner piensa en los “presidenciables” para llegar a un entendimiento . El objetivo es sumar presión política para exigirle al Fondo que haga una excepción a sus reglas y le otorgue a la Argentina el doble del plazo que figura en los acuerdos de facilidades extendidas (EFF, por sus siglas en inglés). Además de su propio nombre, tiene en la mira a Axel Kicillof y Sergio Massa, por el oficialismo, y a Horacio Rodríguez Larreta y a María Eugenia Vidal , por la oposición.

La misión está alineada con lo que reclamó Cristina Kirchner en su última aparición pública, el Día de la Memoria en Las Flores. La vicepresidenta le pidió a la oposición que hiciera un “esfuercito” para colaborar en la negociación con el FMI. “Los opositores son los que más deberían colaborar e insistir para que nos den mayor plazo y mucha menor tasa de interés”, dijo la vicepresidenta.

Wado de Pedro irá al Congreso el martes en busca de acuerdos para postergar las elecciones

“Él piensa en ellos pero podrían sumarse los nombres que quieran si ayuda para lograr un acuerdo. Puede darse en el ámbito del Congreso o ser un pronunciamiento de los partidos. No está cerrado a los formatos”, dijo un estrecho colaborador de La Cámpora al tanto de los movimientos del jefe de la bancada oficialista. Y agregó: “La idea es convocar a una reunión concreta en los próximos días, no hay fecha aún”.

Ayer, en la Casa Rosada, Máximo Kirchner no aprovechó el acto de ocasión con referentes de Juntos por el Cambio de la provincia para profundizar sobre el tema del Fondo. Con el titular del bloque de Pro en Diputados, Cristian Ritondo, y con el intendente de Vicente López, Jorge Macri, habló de la otra convocatoria que lo tiene como armador: la intención de modificar la ley electoral para postergar las elecciones.

De todos modos, al salir de Balcarce 50, Ritondo ayer se pronunció sobre la idea de hacerle un planteo político al Fondo para exigir más tiempo para pagar la deuda. “En un principio yo diría que (el ministro de Economía, Martín) Guzmán, que es el encargado de negociar esta deuda, nos debería decir qué plafón tiene esta idea. Es una discusión que tenemos que tener en profundidad”, dijo, sin cerrar del todo la puerta.

Con Guzmán

Cerca de Máximo Kirchner señalaron a LA NACION: “Al ministro hay que acompañarlo. Y si Guzmán tiene que ir al Congreso para sumar respaldo, lo hará sin dudar”. El titular del Palacio de Hacienda estuvo el sábado en Diputados junto al líder de La Cámpora y a Massa y abordaron esta iniciativa. Fue horas después de que aterrizara de su viaje a los Estados Unidos donde se vio cara a cara con el FMI. El titular de la Cámara baja dijo tras ese encuentro, alineado con el hijo de la vicepresidenta: “El Fondo le firmó a la Argentina un crédito político”.

Sergio Massa, Máximo Kirchner y Martín Guzmán en el Congreso el día de la sesión por el impuesto a las Ganancias en Diputados
Prensa HCDN


Sergio Massa, Máximo Kirchner y Martín Guzmán en el Congreso el día de la sesión por el impuesto a las Ganancias en Diputados (Prensa HCDN/)

Antes de asistir a Diputados, Guzmán se había reunido largas horas con Alberto Fernández en Olivos. Culminaba así una semana de tirantez por la diatriba que Cristina había lanzado contra el Fondo mientras el ministro se sentaba de saco y corbata frente a la titular del FMI, Kristalina Georgieva, para acercar posiciones. Guzmán viene haciendo hincapié, no en las posibles condiciones de pago -plazos e intereses- que podría otorgar el Fondo, sino en la parte que le tocará hacer a la Argentina en materia macroeconómica para crecer y cumplir sus compromisos.

Algunos colaboradores de Fernández recuerdan que la negociación con el Fondo es “asimétrica” entre un deudor y un acreedor y que por lo tanto exigirle al organismo que haga una excepción resulta “romántico”. El máximo período de repago estandarizado en los acuerdos de facilidades extendidas es de diez años. El Presidente habla en privado de aspirar a conseguir “15 años”, o de “más de diez años”, en una posición intermedia entre la ambición política del kirchnerismo y lo que dice el reglamento.

“Máximo plantea que la curva de pagos que enfrenta la Argentina va a ser complicada más allá de quién gobierne. Hay que estirar los plazos lo más posible porque además de la deuda con el Fondo están las deudas de los privados y de las provincias. Si el Fondo con (Mauricio) Macri tomó la decisión política de violar su estatuto, ahora podemos solucionarlo también con política”, advierten cerca del líder de La Cámpora.