Sin acuerdo, la CGT está dispuesta a frenar el paro general en señal de apoyo a Cristina Kirchner

·2  min de lectura
Las conducciones nacionales de la Confederación General del Trabajo (CGT) y de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) se encuentran reunidas para analizar "los pasos a seguir", tras el ataque perpetrado anoche a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, frente a su domicilio, en el barrio porteño de Recoleta
Pablo Moyano, Carlos Acuña y Héctor Daer, el viernes pasado, cuando la CGT resolvió la adhesión a la marcha en Plaza de Mayo en apoyo a Cristina Kirchner - Créditos: @Gesualdi Victoria / Télam

En medio de tensiones por diferentes versiones sobre una posible ruptura, la CGT reunirá hoy a su consejo directivo para desarticular un paro general en repudio al atentado contra la vicepresidenta Cristina Kirchner, como impulsaron desde el viernes pasado los dirigentes sindicales más identificados con el kirchnerismo, encabezados por los dirigentes Pablo Moyano y Sergio Palazzo.

¿Quién manipuló el celular del atacante de Cristina Kirchner?

Sin mayoría propia, Moyano y Palazzo impulsaron la idea de activar una huelga para hoy, con movilización a la Corte Suprema, en línea con el blanco de las críticas que eligió el kirchnerismo desde el avance de las causas judiciales en contra de la vicepresidenta. Es probable que en la reunión de hoy se retome la discusión y que se llegue a una instancia de votación, en la que el moyanismo no alcanzará las adhesiones mayoritarias del consejo directivo, integrado por 37 miembros.

“La CGT ya hizo lo que tenía que hacer, que era adherir y estar presente en la marcha del viernes. Ahora hay que dejar que la Justicia investigue lo que pasó”, dijo un dirigente gremial de jerarquía a LA NACION. Comparten esta postura Héctor Daer y Carlos Acuña, dos de los tres integrantes del triunvirato de mando junto con Moyano. Con apoyo del sector de los autodenominados “independientes” (Gerardo Martínez, Andrés Rodríguez y José Luis Lingeri), Daer y Acuña no habilitarían el pedido de los gremios más afines al kirchnerismo y quedaría de esta manera desarticulado el paro.

El moyanismo, en estado de deliberación: Pablo Moyano reunió en su despacho a sus dirigentes aliados el viernes pasado para impulsar un paro con movilización
El moyanismo, en estado de deliberación: Pablo Moyano reunió en su despacho a sus dirigentes aliados el viernes pasado para impulsar un paro con movilización - Créditos: @@infocamioneros

“Hay que fortalecer otra agenta, la agenda de los trabajadores: el 20% de los registrados cobra por debajo de la línea de pobreza. Tenemos que definir qué postua tomar ante el ajuste que hace el Gobierno”, dijo hoy a LA NACION el docente Sergio Romero, que se sumará al sector que no está dispuesto a activar por ahora una huelga por el intento de asesinato a la vicepresidenta.

El viernes pasado, todavía con la conmoción por el atentado a flor de piel, la CGT resolvió inicialmente adherir a la movilización. El moyanismo insistió con el paro, pero el hecho de haber sido feriado desinfló de a poco la propuesta.