El acuerdo del Brexit resuelve la "controvertida" cuestión europea

·2  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: El primer ministro británico, Boris Johnson, en Londres

LONDRES, 29 dic (Reuters) - Reino Unido podrá comerciar con sus vecinos europeos y mantener el control de sus leyes y de su destino, dirá el primer ministro Boris Johnson el miércoles antes de que los parlamentarios británicos voten sobre el acuerdo del Brexit alcanzado 'in extremis' con Bruselas la semana pasada.

El acuerdo del 24 de diciembre preserva el acceso de Reino Unido a los 450 millones de consumidores de la Unión Europea sin aranceles ni cuotas, evitando la caótica división comercial que se temía.

Sin embargo, no cubre el sector de los servicios, que constituye el 80% de la economía británica, y el comercio de bienes seguirá siendo obstaculizado por la burocracia y unos mayores costes.

Así y con todo, Johnson afirmará en el Parlamento de Londres que el acuerdo restablece la relación de Reino Unido con sus vecinos, poniendo fin a su "tibia" pertenencia al club europeo y convirtiéndose, en cambio, en un país soberano capaz de hacer las cosas de manera diferente en términos de igualdad con la UE.

"Los que hicimos campaña para que Reino Unido abandone la UE nunca buscamos una ruptura con nuestros vecinos más cercanos", dirá Johnson, según los extractos publicados por su oficina.

"Lo que buscábamos no era una ruptura, sino una resolución, una resolución de la vieja y controvertida cuestión de las relaciones políticas de Reino Unido con Europa, que plagó nuestra historia de posguerra".

El acuerdo, alcanzado más de cuatro años después de que el país votara a favor de abandonar el bloque europeo tras unas negociaciones largamente atascadas en varios puntos de fricción, abrirá un nuevo capítulo, dirá.

"Ahora, con este proyecto de ley, seremos un vecino amistoso, el mejor amigo y aliado que la UE podría tener, trabajando mano a mano siempre que nuestros valores e intereses coincidan mientras se cumple el deseo soberano del pueblo británico de vivir bajo sus propias leyes, hechas por su propio Parlamento electo", dirá.

La línea dura de los partidarios del Brexit en el partido de Johnson acordaron el martes respaldar el acuerdo, garantizando así su aprobación justo un día antes de que expiren los acuerdos de transición.

Su conversión en ley ya estaba prevista después de que el opositor Partido Laborista dijera que votaría a favor.

(Información de Paul Sandle; editado por David Evans; traducido por Darío Fernández en la redacción de Gdansk)