Acuerdo bipartidista incluye ruta a la ciudadanía y muro

Por ALAN FRAM
ARCHIVO - En imagen de archivo del martes 5 de septiembre de 2017, los senadores Lindsey Graham, derecha, republicano por Carolina del Sur, y Dick Durbin, demócrata por Illinois, discuten su propuesta bipartidista de inmigración, en conferencia de prensa en el Capitolio de Washington. (AP Foto/Manuel Balce Ceneta, archivo)

WASHINGTON (AP) — Un acuerdo bipartidista entre un puñado de senadores para impedir la deportación de cientos de miles de jóvenes inmigrantes incluye una ruta a la ciudadanía que tomaría hasta 12 años.

The Associated Press obtuvo el sábado detalles sobre el acuerdo, que incluye 1.600 millones de dólares para estructuras como la construcción de un muro fronterizo.

El acuerdo entre tres senadores republicanos y tres demócratas evitaría la deportación de cientos de miles de los llamados "dreamers", que llegaron a Estados Unidos siendo niños y radican sin autorización legal.

El presidente Donald Trump y algunos líderes congresuales republicanos han dicho que el acuerdo bipartidista es insuficiente. Sus proponentes _encabezados por los senadores Dick Durbin, demócrata de Illinois, y Lindsey Graham, republicano de Carolina del Sur_ afirman que seguirán reuniendo simpatizantes con la intención de darle impulso a su plan.

Las líneas de la batalla política se intensificaron después de la vulgar descripción de Trump de las naciones africanas y de los comentarios despectivos sobre Haití en una reunión en la Casa Blanca el jueves pasado, y su destino es incierto.

Se espera una confrontación el viernes, la fecha límite para que el Congreso apruebe un presupuesto de gastos para evitar un cierre del gobierno al día siguiente. Algunos demócratas amenazan con retener los votos necesarios para las medidas presupuestales a menos que se logre un acuerdo sobre inmigración.

Algunos detalles del compromiso bipartidista en el Senado:

DREAMERS

Una ruta a la ciudadanía de 12 años. Puede ser reducida hasta por dos años por el tiempo que pasaron en Estados Unidos bajo el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), la iniciativa de la era de Obama que Trump desea eliminar.

Una vez que los "dreamers" obtengan la ciudadanía de Estados Unidos, no podrán tramitar que por medio de ellos sus padres también se conviertan en ciudadanos estadounidenses. Los padres podrían obtener permisos laborales por tres años, que podrían ser renovados repetidamente.

SEGURIDAD FRONTERIZA

El uso de 1.600 millones de dólares para el diseño y construcción de estructuras, incluyendo un muro. Esa es la misma cantidad que Trump solicitó este año para la construcción o reemplazo de los 119 kilómetros (74 millas) de enrejado en Texas y California.

Una cifra adicional de 1.100 millones de dólares para tecnología de vigilancia, y retención y reubicación de agentes de la Patrulla Fronteriza.

Otras medidas incluyen cámaras corporales para los agentes, faros de rescate y más investigadores para la Patrulla Fronteriza.

LOTERÍA DE VISA

La lotería distribuye hasta 50.000 visas anualmente a personas de países que envían pocos inmigrantes a Estados Unidos. Es una manera importante de ingreso a Estados Unidos para personas de naciones africanas.

En vez de eso, la mitad de esas visas irían para personas de "países prioridad" con bajas tasas de inmigración a Estados Unidos. La prioridad será los solicitantes bajo un sistema "basado en méritos", si bien los documentos no definen tales términos.

La otra mitad de las visas serían otorgadas a personas que actualmente se benefician de un estatus de protección temporal. Eso da a cientos de miles de personas de países que lidian con desastres naturales o conflictos armados el derecho de vivir y trabajar en Estados Unidos. Trump la ha restringido para personas de El Salvador, Haití, Sudán y Nicaragua.