Una actriz de 'Princesa por sorpresa' expone la cruda realidad de sobrevivir en Hollywood

·4  min de lectura

Tener una película de éxito en Hollywood no significa nada. A la hora de seguir trabajando, básicamente no importa que un actor haya aparecido en un clásico o taquillazo si en el presente no logra conseguir nuevas oportunidades que le permitan ilusionarse y seguir aprendiendo. Eso es lo que esta viviendo Heather Matarazzo, más conocida como Lilly Moscovitz, la mejor amiga de Anne Hathaway en Princesa por sorpresa.

Y es que a pesar de llevar en la industria desde que era una niña, a sus 39 años se siente agotada de estar continuamente intentando sobrevivir en el negocio.

Heather Matarazzo y Anne Hathaway durante la premiere de
Heather Matarazzo y Anne Hathaway durante la premiere de "The Lord of The Rings: The Two Towers" Premiere - New York at Ziegfeld Theatre in New York City, New York, United States. (Photo by Jim Spellman/WireImage)

Heather volcó su frustración en Twitter, compartiendo con sus seguidores y el mundo que está “luchando para sobrevivir” como actriz. He llegado a mi límite con los juegos que el universo está jugando. Estoy harta. Estoy cansada. Sinceramente me siento perdida” escribió el miércoles 11 de mayo en una serie de tuits que más tarde eliminó.

Me siento perdida porque siento que he hecho el trabajo, por mucho tiempo sin quejarme” continuó, tal y como recogieron medios como BuzzFeed. “Acepté las decepciones, los rechazos, etc., y mantuve [la idea de] que el rechazo es una redirección. He tenido fe continua en el universo, pero hoy, algo se rompió. Me siento fundida”.

La actriz, que debutó como actriz con apenas 7 años y experimentó el dulce sabor de los aplausos con Bienvenidos a la casa de muñecas a los 13, compartió sentir la necesidad de conseguir una victoria profesional que le cambie la vida. “He dado mi vida a la actuación durante 30 años. Y estoy cansada de luchar para sobrevivir. Necesito una victoria. Una que me cambie la vida. Porque esto no lo es” sentenció.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Sus tuits enseguida despertaron la simpatía y preocupación de las redes, con decenas de mensajes respondiendo a sus publicaciones en Twitter, pero también comentarios de apoyo que se pueden leer en sus fotos de Instagram. Y es que si bien Heather Matarazzo ha aparecido en películas destacadas como Pactar con el diablo, Scream 3 y Hostel II, ninguno de sus trabajos terminó de colocarla en una posición estable en la industria. Sino que después de tres décadas sigue dependiendo de los castings y viviendo el rechazo como una más en el negocio. Ya lo dijo en una entrevista a The Guardian en 2017. “No sé si tomé un paso atrás de Hollywood o si Hollywood dio un paso atrás conmigo”, confesando públicamente que, entre el rechazo y la pérdida de seres queridos, su salud mental se vio tan afectada que llegó a tener pensamientos suicidas en un momento de su vida. “Pensé ‘¿qué tipo de universo retorcido es este?’ El hecho de que siga aquí es un milagro” dijo. Y es que Heather, que fue adoptada después de llegar a un orfanato, vivió depresión y PTSD (trastorno de estrés postraumático), agravado por la muerte de su padre biológico y adoptivo en el mismo año.

Y es que el mundo la reconocerá por su papel de la mejor amiga leal y divertida de Mia en Princesa por sorpresa y su secuela, pero su vida está lejos de asemejarse a la de una estrella de Hollywood como su compañera Anne Hathaway. Por un lado, padeció el encasillamiento de ser la chica friki de Princesa por sorpresa y Bienvenidos a la casa de muñecas, y por otro, todas las películas más destacadas de su filmografía en los últimos años la delegaron a un rol secundario.

En aquella entrevista exponía la verdad al mundo, dejando claro que los privilegios de la industria solo los viven aquellos que tocan la cima. Además, el haber alcanzado el reconocimiento siendo pequeña en papeles de chica nerd hizo mella en su autoestima adolescente, cuando comenzó a escuchar que la describían como “fea” o “sencilla”.Comencé a tener una comprensión firme de cómo me veían los demás y tomé las opiniones del resto sobre mí como verdades absolutas” dijo en 2017.

En los últimos años, ante la falta de trabajo constante y el rechazo en las audiciones llegó a considerar apuntarse para conducir coches para Lyft (una aplicación similar a Uber).

En un proyecto independiente que dura dos o tres semanas, como mucho me pagan $125 el día después de trabajar entre 16 y 18 horas” aseguraba hace cinco años, explicando lo difícil que era reunir el dinero suficiente para pagar el alquiler. Durante un tiempo suplementó su salario dando clases y coescribiendo guiones, pero no era suficiente. La mayoría de la gente probablemente piense que me pagan un montón de dinero. Pero la realidad no es así, y también para la mayoría de actores en activo. Conduzco un Prius destrozado y acabo de comprar mi primer par de zapatos nuevos en dos años” dijo entonces.

Sin embargo, parece que las cosas no han cambiado para ella. Conoceremos su rostro y la reconocemos enseguida cuando la vemos aparecer en una serie o película, pero eso no significa que el éxito se haya convertido en su compañero de vida. Sino que, en muchas ocasiones, un actor puede tener un par de taquillazos o clásicos en su currículo que, al final, no significan nada. Sobre todo cuando un personaje puede encasillarlos hasta el punto de derivar en oportunidades perdidas.

Si bien Heather Matarazzo borró sus recientes comentarios en redes sociales tras la repercusión que tuvieron, nos dejó claro que su vida está lejos de ser un cuento de rosas hollywoodense.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.