Actrices se reencuentran con el instante en que fueron madres

CIUDAD DE MÉXICO, mayo 9 (EL UNIVERSAL).- Como una aventura, una fiesta o hasta magia. Así describen el momento en el que se convirtieron en madres estas actrices y conductoras, quienes guardan en la memoria las mejores anécdotas de sus bebés.

Y al ver fotos de aquellos días, recuerdan también que tuvieron que aprender duras lecciones.

"En el futuro me gustaría ver a mis hijos felices", asegura Ana Layevska, quien coincide con otras mamás. Bárbara de Regil afirma que todos los días busca ser el ángel de la guarda de su hija Mar, quien ya cumplió 16 años, la misma edad que tenía Bárbara al dar a luz.

Durante este mes, los vínculos de hijos con madres florecen y una forma de manifestar el cariño es recordando la primera vez que se conocieron. Para ellas, más allá de la fama, ser madres es el mejor acontecimiento de su vida.


Ingrid Coronado sufrió con la lactancia

Mamá de Emiliano, Luciano y Paolo

"La lactancia era un tema, tú ves a las mamás dando leche y crees que es algo sencillo, como caminar, pero cuando estás en la situación te das cuenta que no es tan fácil, a veces duele, necesitas tips porque llega un momento en el que puedes estar realmente lastimada, esa parte me costó mucho trabajo las tres veces, pero siempre fui consciente de que era una parte fundamental para mis hijos, pedí asesoría.

"A pesar de que yo no era una mujer que daba leche por montones, los primeros

seis meses de todos mis hijos pudieron tomar la leche materna y hoy por hoy

puedo decirte con orgullo que fue un gran acto de amor porque me costó mucho

trabajo, pero lo logré".


Mamá de Alejandro Aragón

"Alejandro se adelantó 15 días, iba a nacer por cesárea porque venía sentado y yo tenía mi fecha de parto ya. El día que nació, por la mañana, fui a comer sushi y comencé a sentir contracciones, le hablé al doctor y me dijo que si no duraban un minuto, no pasaba nada, pero duraban 50 segundos. Me dijo que fuera al hospital porque sería entonces parto natural, el bebé se había acomodado y cuando estaba ahí, vi entrar a la enfermera con una agujota, dije ¿de verdad eso vas a meter? ¡De comedia! Cuando nació y me lo entregaron, poniéndomelo en el pecho, es algo que no puede creerse. Mi hijo cumple 23 años ya el 13 de mayo, pero no se olvida la sensación de esa magia, la adrenalina está arriba. ¡Es como estar en una fiesta!".


Luz Elena, mamá primeriza

Mamá de Santiago y María José

"Lo más duro de ser mamá primeriza es aprender todo lo que tienes que hacer, bañarlo bien, que se alimente, que tenga todas sus vacunas, eso fue para mí lo más difícil, que tomara pecho, y no saber si estaba comiendo bien, toda esa etapa del bebé, que estuviera comiendo, tomando su lechita y no saber. Es una de las etapas más maravillosas de la vida, un viaje de alegría, de emoción, de sorpresas, es increíble, creo que es lo más hermoso que le puede pasar a una mujer".


El amor se multiplicó: Vale

Mamá de Angélica y Daniel

"El momento más feliz de mi vida fue cuando me pusieron a Angélica en los brazos, cuando por fin me convertí en mamá, y digo por fin porque era el sueño más grande de mi vida, sabía que yo iba a ser una mujer totalmente feliz el día que fuera mamá y no me equivoqué, desde que la pusieron en mis brazos fue cambio de vida radical para bien, soy una mujer diferente, una persona más paciente, más feliz con el amor de mi niña. Daniel vino a complementar eso, cuando pensé que no se podía, ese amor se multiplicó".


La súper mamá Odalys Ramírez

Mamá de Santiago y Gia

"Ser mamá es lo más hermoso que me ha sucedido, la primera vez que me convertí en mamá me di cuenta que todos los obstáculos que había enfrentado en mi vida habían valido la pena tan sólo para poder vivir ese momento del parto y sostener a mi bebé en brazos. Son mis dos hijos mi motor más grande y al convertirme en mamá una de las cosas que valoré fue a mi madre y abuela".


Layevska, actriz y mejor persona

Mamá de Masha y Santiago

"Como todo en la vida la maternidad tiene las dos caras de la moneda porque sí conoces el amor absoluto, el más pleno e incondicional pero también te enfrentas a un cambio de vida. Quien se dedica a este medio está acostumbrado a recibir y cuando te conviertes en madre empiezas a dar todo tu tiempo, esfuerzo y priorizar a los hijos; a mí me ha convertido en una mejor persona.


Drásticamente feliz: Liz Gallardo

Mamá de Amanda y Tiago

"Convertirme en madre fue un cambio drástico en mi vida pero también el cambio más hermoso y productivo que he podido vivir, física y emocionalmente es la sensación más hermosa que una mujer puede sentir a lo largo de su vida, tenemos tantas hormonas positivas en nuestro organismo cuando estamos embarazadas que en lo particular sentí una inmensa felicidad como nunca he sentido".


Anette Michel ya no duerme igual

Mamá de Nicolás

"Cosas raras o extrañas de ser mamá es que nunca vuelves a dormir igual, no vuelves a dormir de manera profunda, cualquier ruido, por duro que sea, me despierta, escucho casi casi la respiración de mi hijo. Yo pensaba que era un mito, pero la verdad es que te cambia de forma impresionante la profundidad del sueño, también es cierto que te da mucho miedo que puedan dejar de respirar".


Ávalos siente un vínculo divino

Mamá de Valentina Benaglio

"La experiencia de ser mamá es para mí el milagro más grande que Dios pudo haber obrado en mí, me siento muy afortunada de ser mujer, de tener la virtud de que la vida se forme en mi cuerpo. Es la experiencia más grande de mi vida personal y la más amorosa, el amor más puro y el amor más solido, eterno; el vínculo madre e hija es el más importante que yo he experimentado".


Dari Romo maduró rápido

Mamá de Valentino

"Convertirme en madre fue una aventura, un gran reto; tenía 19 años, entonces tuve que madurar en cuestión de nada pero la verdad ha sido una experiencia maravillosa, es el regalo más enorme que te puede dar la vida, una bendición, es hermoso que una cosa tan pequeña pueda ser tuyo, que tú lo hayas creado, no me arrepiento de nada, soy feliz como mamá".


Bárbara de Regil, mamá a los 16

Mamá de Mar Alexa

"Ser madre ha sido de las mejores cosas que me han pasado; mi hija llegó cuando yo tenía 16 años y fue un gran motor para mí, realmente gracias a ella soy lo que soy, es quien me motiva día a día, sin darse cuenta, a ser mejor humano; ser madre es maravilloso y me ha puesto a prueba porque busco ser paciente, amorosa, ser su ángel de la guarda en vida".


Renaud tuvo su lección de vida

Mamá de Marcelo

"Empecé a vivir al 100 por ciento el día que nació mi bebé, siempre he tenido una vida afortunada y he sabido agradecer lo que tengo pero Marcelo me ha venido a demostrar lo que es el amor incondicional, me hace valorar cada día y estoy aprendiendo con él, a ser más paciente y entender que todos estamos aprendiendo en la vida".