Activistas en contra del Tren Maya van al Senado

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, abril 26 (EL UNIVERSAL).- Luego de que el presidente Andrés Manuel Lopez Obrador cancelara cualquier posibilidad de diálogo, los activistas de Sélvame del Tren lamentaron la actitud del mandatario y desmintieron que detrás de su oposición a la construcción del Tramo 5 del Tren Maya hay intereses ajenos a la protección del medio ambiente.

"Sí somos conservadores, pero de la selva y del agua", respondieron a las descalificaciones recibidas desde Palacio Nacional.

En conferencia de prensa acompañados de senadores del PAN, PRI, Movimiento Ciudadano, PRD y Grupo Plural, los ambientalistas Gema Santana y Arturo Islas y el buzo de cueva Pepe Urbina, una de las personas que interpuso el amparo contra el tramo 5, afirmaron que lo único que se le pide al gobierno es que muestre los estudios geológicos y de impacto ambiental para evitar un daño irreversible a la naturaleza.

Gema Santana advirtió que en caso de que el presidente y su gobierno se empecinen en continuar la obra suspendida estarían violando la ley y adelantó que vienen más amparos nacionales además de que ya están pidiendo ayuda internacional.

"El Presidente tiene que entender que no es un tema de si sí o si no, es sí o sí vamos a preservar el acuífero maya y vamos a parar el Tramo 5, porque es nuestro futuro. Eso es lo que vamos a hacer si él se pone en una visión de necedad. Nunca en la historia de este país, nuestra generación y las siguientes, vamos a olvidar a un Presidente que no dialogó, que está violando la ley y que desafortunadamente es un ecocida", enfatizó.

El buzo Pepe Urbina exhortó al presidente López Obrador a reconsiderar su negativa a dialogar y corregir el trazo del Tren Maya para no afectar al ecosistema. "Hoy queremos que nos escuchen", afirmó, al reiterar la invitación al mandatario para que visite el Tramo 5.

"No somos seres sin escrúpulos ni nos paga nadie más que nosotros mismos", puntualizó.

Dijo que es un tema vital por la protección del acuífero, la única fuente de agua de toda la región. "No se trata solamente de un cenote, de un agujero con agua clara que sirve para echarse un clavado. Se trata de un sistema sumamente complejo bajo tierra, que debe ser cuidadosamente protegido, porque cualquier estructura puede dañarlo", precisó.

"Lo que queremos conservar es la selva, y la selva no necesita ser transformada", sostuvo.

Arturo Islas criticó que desde el poder presidencial se haya lanzado una negativa al diálogo con un grupo de diez ciudadanos, lo que "es terrible y es violento, no es justo, porque son administradores seleccionados por nosotros para administrar el país, no para adueñarse de él".

"Lo que no puedo entender es que a un grupo de ciudadanos se le invite públicamente en una mañanera desde el poder del Estado y desde el micrófono del Estado a dialogar, una y otra vez, y que encima, nosotros después de haber sido denostados, menospreciados y criticados, accedamos al diálogo en la fecha y hora que el presidente nos envió", y de un momento a otro cancele el diálogo, lamentó.

Los activistas advirtieron que la invitación del presidente López Obrador para que los activistas conversen con las comunidades por donde pasará el Tren Maya tiene el propósito de buscar una división, porque ellos trabajan de la mano con ellas en el aprovechamiento turístico de los ríos y cenotes.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.