Rusia y Turquía dicen apoyar zonas seguras en Siria

Por PHILIP ISSA y JIM HEINTZ
El presidente ruso Vladimir Putin, derecha, y el mandatario turco Recep Tayyip Erdogan se dan la mano en una conferencia de prensa tras sus conversaciones en la residencia de Putin en la ciudad turística de Sochi, a orillas del Mar Negro, el miércoles 3 de mayo de 2017. (AP Foto/Alexander Zemlianichenko, Pool)

BEIRUT (AP) — El presidente ruso Vladimir Putin y su homólogo turco Recep Tayyip Erdogan dijeron el miércoles que apoyan la creación de zonas seguras en Siria, mientras que una delegación de insurgentes sirios se retiró de las negociaciones para un cese del fuego con el gobierno de Damasco que llevan a cabo en Kazajistán, ya que dicen que una tregua similar acordada en diciembre ha sido violada repetidas veces.

Reunidos en la ciudad turística rusa de Sochi, Erdogan y Putin expresaron su esperanza de que el gobierno y los rebeldes sirios adopten esta propuesta más reciente para “reducir la intensidad” del conflicto, que ha cobrado unas 400.000 vidas en los seis años que se ha librado.

Turquía y Rusia están profundamente inmersas en la guerra en Siria. Ambas tienen tropas en el terreno: Ankara respalda a diversas facciones de la oposición y Moscú apoya a las fuerzas del presidente Bashar Assad.

Antes de que los rebeldes suspendieran su participación en las conversaciones, los representantes rusos les habían presentado una propuesta para crear cuatro “zonas de mitigación” en Siria, donde las partes en conflicto estarían separadas por “líneas de seguridad”. Las conversaciones son indirectas: los representantes del gobierno sirio y los de los rebeldes se reúnen por separado con funcionarios rusos y otros representantes.

Los rebeldes exigieron un alto al bombardeo gubernamental de zonas controladas por la oposición en Siria.

En Sochi, Putin dijo que los cazas rusos y sirios suspenderían los vuelos en las zonas especificadas si todas las partes respetan el cese del fuego.

La propuesta presentada ante los rebeldes en Kazajistán traza los límites de cuatro zonas en Siria donde las líneas del frente entre el gobierno y los insurgentes serían congeladas y se suspenderían los combates, de acuerdo con un comunicado de los rebeldes. Las cuatro incluyen áreas en las provincias de Idlib y Homs, el suburbio de Ghouta, en las afueras de Damasco, y un área en el sur del país.

Las zonas, de acuerdo con un documento recibido por los rebeldes, serían monitoreadas por observadores internacionales y en ellas se permitiría el regreso voluntario de refugiados.

La cancillería siria dijo el miércoles por la noche que Damasco “respalda completamente” la iniciativa rusa sobre las cuatro áreas de cese del fuego, según indicó la agencia noticiosa estatal SANA.

___

Heintz reportó desde Moscú. Los periodistas de The Associated Press Lynn Berry en Moscú, Suzan Fraser en Ankara y Sarah El Deeb en Beirut contribuyeron con este despacho.