Activistas de San Diego denuncian alta contaminación en barrios hispanos

Agencia EFE

SAN DIEGO.-Los vecinos de los barrios del sur del condado de San Diego sufren desde hace años una intensa contaminación ambiental que les causa variados problemas de salud.

Esta situación fue denunciada hoy por la Coalición de Salud Ambiental (EHC, por sus siglas en inglés), que realizó hoy su recorrido anual en autobús con el objetivo de dar a conocer los problemas de contaminación que aquejan a vecindarios de San Diego.

Alrededor de 50 personas, que incluyen residentes de otros distritos, profesores, estudiantes y posibles donantes para esta organización, participaron en el trayecto, donde se hicieron paradas tanto en Barrio Logan como National City, comunidades cuya mayoría de población es hispana.

La idea de este tipo de recorridos que se realizan desde finales de 2011 es que simpatizantes de la causa conozcan de primera mano las dificultades que viven residentes de zonas con altos niveles de contaminación, y al mismo tiempo informar sobre soluciones que se han propuesto para erradicar estas situaciones.

"Mostramos algunos de los problemas, pero por cada uno de ellos, también queremos que vean las soluciones que hemos hecho para tratar de cambiar las cosas", indicó el director de desarrollo y planeación de EHC, Karim Bouris.

Algunas de las preocupaciones para estos vecindarios, es su cercanía a zonas industriales o fábricas y las afectaciones de salud que esto conlleva.

Como ejemplo de ello el activista ambiental indicó que en algunas de estas colonias los índices de asma se encuentran tres veces por encima de otros vecindarios, además de un aumento significativo en el número de niños que acuden a salas de emergencia en comparación a otros puntos del Condado de San Diego.

Bouris resaltó que para lograr cambios se requiere del apoyo de líderes electos, ya que muchos de éstos están relacionados con políticas de uso de suelo.

Asimismo indicó que la mayor reacción que reciben de quienes asisten a este tipo de recorridos, es cuando comparan la situación de comunidades como National City o Barrio Logan con la de sus propios vecindarios.

La primera parada del autobús es a National City, una comunidad que alberga a la llamada "milla de carros", que es un espacio con decenas de negocios dedicados a la venta de vehículos.

Por ende, uno de los problemas más frecuentes, se debe a la cercanía de talleres de carrocería u otro tipo, con escuelas o residencias.

"La comunidad está tan expuesta a altos niveles de contaminación, creando enfermedades y afectando a la calidad de vida", expresó Carolina Martínez, activista de EHC especializada en dicha ciudad.

"Si tu caminas por la comunidad por solamente una hora, sales con la garganta que te está ardiendo, entonces imagínate qué le puede pasar a residentes que viven 24 horas ahí, principalmente niños y personas de la tercera edad".

Martínez mencionó que debe haber un balance entre temas ambientales y la instalación de negocios.

Aunque las fuentes de contaminación son distintas, la situación es similar unas millas al norte, donde se encuentra la comunidad de Barrio Logan, ubicado frente a una zona meramente industrial.

Georgette Gómez, directora asociada de EHC y ex residente de Barrio Logan, lamentó que estas problemáticas se vean únicamente en zonas de escasos recursos.

La especialista consideró que esto responde a que décadas atrás, cuando se tomaban decisiones sobre uso de suelo en vecindarios, la participación cívica era mucho menor, además que no se daba información en otros idiomas como español.

"Ahora hay más activismo, más organizaciones que están poniendo más atención y la intención de nosotros es saber qué está pasando, involucrar a residentes para estar en esas juntas donde se están haciendo esas decisiones".

Recientemente se trató de hacer cambios a nivel municipal, aunque éstos fueron revocados por votantes en San Diego. Pese a que el cabildo aprobó una medida para modificar el plan comunitario de uso de suelo, diseñado a finales de los setenta, representantes del sector comercial reunieron firmas para frenar esta iniciativa, al argumentar que afectaría a la industria.

Dicho rubro obtuvo las firmas necesarias para mandar la propuesta a una elección, y fueron los votantes quienes rechazaron el nuevo plan.

Activistas calificaron de injusta esta situación, debido a que toda la ciudad votó por un tema que compete principalmente a Barrio Logan, distrito en el que la iniciativa tuvo una aprobación del 70 por ciento del electorado.

"Tenemos un año para poder tratar de crear enmiendas al plan y podemos presentarlo otra vez para que se adopte", informó Gómez.

"Nuestra intención es tratar de resolver en la manera que se ha permitido desarrollar esta comunidad, que viene siendo la industria a un lado de donde está viviendo la gente", concluyó.

Más noticias en SanDiegoRed.com

Sigue a San Diego Red en Facebook y Twitter.

Editorialz@sandiegored.com

Noticias Relacionadas