Activistas protestan por incumplimiento del Acuerdo de París

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 5 (EL UNIVERSAL).- Activistas del grupo ambientalista español, Futuro Vegetal, protestaron este sábado 5 de noviembre en las instalaciones del Museo del Prado de Madrid, ya que supuestamente dos jóvenes se acercaron a los marcos de los cuadros: "La maja vestida" y "La maja desnuda", obras que pertenecen al pintor Francisco de Goya y colocaron en la pared "+1.5°" con pintura negra , signo que hace referencia al anuncio de la ONU sobre la imposibilidad de cumplimiento del Acuerdo de París para reducir las emisiones mundiales del efecto invernadero.

El video del presunto "ataque" fue compartido a través de Twitter. En él se observa a un hombre y una mujer frente a los marcos dorados y en medio el gigante "+1.5°". Por otra parte, una empleada del museo intenta advertir a las personas que no graben el hecho y que se retiren de lugar.

El material también fue compartido por el propio grupo ambientalista: "Nos pegamos a "Las Majas" de Goya en el Museo Del Prado. La semana pasada la ONU reconocía la imposibilidad de mantenernos por debajo del límite de aumento del Acuerdo de París de 1.5° de temperatura media respecto a los niveles preindustriales", escribieron.

El acto causó incomodidad en los espectadores quienes reclamaron a los ambientalistas con palabras como "Fuera" y "Sinvergüenza".

Por otra parte, medios internacionales reportaron que uno de los jóvenes identificado como Samuel, se disculpó momentos antes de pegarse al cuadro y dijo: "Estoy aquí porque tengo pánico al cambio climático".

Asimismo, exigió que el Gobierno Español actuara contra la situación climática.

Las obras están ubicadas en la sala 038 del recinto, sin embargo, se informó que fueron desalojadas por los vigilantes.

Hace unos días, el director del Museo del Prado, Miguel Falomir, externó que se estaban intensificando las medidas de seguridad debido a los anteriores ataques perpetrados en Londres, cuando activistas lanzaron sopa a "Los Girasoles" de Van Gogh".

Según explicó las medidas de acceso al museo eran más exhaustivas con respecto a la entrada con líquidos.