Activistas exigen a museos mejorar su representación racial

CHRISTINE FERNANDO
·5  min de lectura
La Tanya Autry, una becaria de curaduría en el Museo de Arte Contemporáneo de Cleveland, posa frente al museo el jueves 8 de octubre de 2020. (AP Foto/Tony Dejak)

INJUSTICIA RACIAL-MUSEOS

La Tanya Autry, una becaria de curaduría en el Museo de Arte Contemporáneo de Cleveland, posa frente al museo el jueves 8 de octubre de 2020. (AP Foto/Tony Dejak)

INDIANAPOLIS (AP) — Desde que tenía unos 5 años, a La Tanya Autry le encantaba visitar museos como el Instituto de Arte de Detroit con su mamá. Se deleitaba con los espectáculos, bailes y juegos que veía ahí. Pero al recorrer las paredes de sus salas, sentía una desconexión.

Los afroestadounidenses estaban escasamente representados en las obras exhibidas.

“No mostraban mi experiencia o las experiencias de tantas otras comunidades”, dijo Autry. “Eso tiene que cambiar”.

Hoy está al frente de un movimiento que llama a los museos a representar mejor a las comunidades y artistas de color.

“Lo que los museos llaman ‘neutral’ es parte de un sistema del statu quo”, dijo Autry, una becaria de curaduría en el Museo de Arte Contemporáneo de Cleveland que ayudó a crear la iniciativa Museums Are Not Neutral, o Los Museos No Son Neutrales. “Y ese sistema perpetúa la opresión, el racismo, la injusticia y el colonialismo”.

Los museos ya estaban lidiando con preguntas de inclusividad cuando la pandemia del coronavirus obligó a muchos de ellos a cerrar en marzo. Luego en mayo, la muerte de George Floyd a manos de la policía dio lugar a manifestaciones y reclamos de justicia racial. Compañías tecnológicas y de cine, bancos, ligas deportivas y otras instituciones comenzaron a implementar cambios como parte del debate nacional sobre racismo.

Los museos sientan las bases de lo que es el arte, y estas bases han sido por lo general decididas por hombres blancos, excluyendo otros puntos de vista, dijo Mike Murawski, un líder de Museums Are Not Neutral con sede en Portland.

En los 18 museos más grandes de Estados Unidos, el 85% de los artistas expuestos son blancos y el 87% son hombres, según un estudio de 2019 realizado por el Williams College.

Museums Are Not Neutral exige un cambio estructural, incluso en las prácticas de contratación de los museos, la composición de sus juntas directivas y sus sociedades. Dicen que los museos deberían devolver artefactos africanos saqueados y otros objetos robados de comunidades marginadas y países que fueron colonizados.

“Queremos transformación... no declaraciones de solidaridad, no cambios superficiales, no un poco de lápiz labial que se borrará en una semana”, dijo Murawski, quien es blanco.

Otras iniciativas incluyen #DismantleNOMA, que espera reformar el ambiente laboral y la conducción del Museo de Arte de Nueva Orleáns (NOMA, por sus siglas en inglés). Comenzó luego que cinco exempleados del NOMA firmaron una carta abierta este año alegando que el museo permitía el uso de insultos raciales, la infrarrepresentación de artistas negros y las disparidades de salario entre los empleados negros.

Tales llamados a tomar medidas no son nuevos; datan al menos a la década de 1960, cuando los activistas por los derechos civiles se manifestaron contra el racismo en museos y otras instituciones.

Murawski asumió la causa en 2014 cuando dos mujeres negras — Aleia Brown y Adrianne Russell — lanzaron #MuseumsRespondToFerguson luego que Michael Brown, un joven negro de 18 años, murió baleado por un policía blanco en Ferguson, Misuri.

Otros grupos de movilización social incluyen Museum Workers Speak y MASS Action.

Algunos museos están tomando medidas para reconocer el racismo en sus paredes. El Instituto de Arte de Chicago, el Museo Getty de Los Ángeles, el Museo de Arte Moderno en Nueva York y muchos otros emitieron declaraciones de solidaridad tras la muerte de Floyd. Algunos ofrecieron entrenamiento de inclusión a su personal y publicaron metas para una programación más diversa.

La Alianza Estadounidense de Museos (AAM), una organización sin ánimo de lucro, sigue adelante con una iniciativa de 2019 para incrementar la diversidad en las juntas directivas de los museos, ofrecer entrenamiento de equidad y evaluar las estructuras que rigen a 50 museos.

Cada vez es más difícil para los directores de museos argumentar que su postura es neutral, dijo la presidenta de la AAM, Laura Lott.

“La neutralidad y la parcialidad a menudo se confunden”, dijo Lott. “No deberíamos ser parciales y apoyar a ciertos candidatos o plataformas políticas, pero eso es totalmente diferente a ser neutral o tomar posturas sobre asuntos sociales y de derechos humanos”.

La asistencia a los museos sigue estando dirigida a blancos y ricos, las mismas comunidades desproporcionadamente reflejadas en las paredes y juntas directivas de estas instituciones.

La AAM halló que, en 2008, el 79% de los visitantes de museos fueron blancos, y que ese porcentaje se estaba incrementando. Un estudio de 2010 del grupo predijo que, si la tendencia continúa, los visitantes de color serán apenas un 9% para 2033.

La educadora y escritora Gretchen Jennings, que ha trabajado en museos y educación museística por más de 30 años, dijo que los administradores han evadido por años hacer reformas sistemáticas.

“Los museos no han cambiado mucho estructuralmente”, dijo Jennings. “No se consideran parte del problema”.

Autry dijo que muchos museos aún acogen la narrativa de que son apolíticos o que representan una perspectiva neutral. Dijo que a menudo, cuando propone programas sobre justicia racial, encuentra desafíos de colegas blancos que dicen que sus planes son demasiado políticos.

En un intento reciente por mejorar, los museos han cometido errores. Por ejemplo, el director del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York, Max Hollein, se disculpó con el artista negro Glenn Ligon en meses recientes tras usar su arte sin permiso en una carta en la que abordó la respuesta del museo a las protestas por la injusticia racial. Ligon respondió en Instagram diciendo: “¿Podrían todos simplemente parar... o preguntarme primero?”

Ariana Curtis, curadora de estudios latinos en el Museo Nacional de Historia y Cultura Afroestadounidense, dijo que su experiencia ha sido distinta a la de muchos curadores que trabajan en espacios blancos. Curtis comenzó su carrera en el Museo Comunitario de Anacostia, que abrió en 1967 como parte del movimiento de museos negros.

“Estos museos salieron de la experiencia de que los museos nos excluyeron, y la manera de centrar nuestras perspectivas es construyendo nuestros propios espacios”, manifestó.