Activistas y ciudadanos rechazan visita de Trump a la frontera

Chris Riotta
·4  min de lectura
El presidente Donald Trump y la primera dama Melania Trump salen de la Casa Blanca el 23 de diciembre de 2020 (EPA-EFE)
El presidente Donald Trump y la primera dama Melania Trump salen de la Casa Blanca el 23 de diciembre de 2020 (EPA-EFE)

La última visita del presidente Donald Trump a la frontera entre México y Estados Unidos el martes generó la condena de grupos de derechos civiles e inmigrantes, quienes advirtieron que el "truco político imprudente y peligroso" puede conducir a más violencia similar a los ataques de la mafia al Capitolio.

Antes de su visita, el Houston Chronicle, un destacado periódico local, publicó un editorial titulado: "No traiga su lío a Texas, presidente Donald Trump".

"No se distraiga con la visita del martes del presidente Trump a Texas", escribió la junta editorial del periódico. “No se deje engañar por creerle a un portavoz de la Casa Blanca que afirmó que este viaje apresurado al condado de Hidalgo es para marcar 'una promesa hecha, una promesa cumplida, y los esfuerzos de su administración para reformar nuestro sistema de inmigración quebrado'”.

El consejo editorial continuó: “Trump no cumplió la promesa. Después de cuatro años, el muro 'grande y hermoso' que prometió de mar a mar brillante incluye un total de 30 nuevas millas. Y noticias de última hora: México no pagó por eso".

Según Reuters, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos coloca las barreras fronterizas completadas por la administración Trump en 453 millas en general, sin embargo, solo 80 millones de ellas están en lugares donde no había una estructura anterior, y la mayoría simplemente reemplaza las barreras que habían ha sido construido por administraciones pasadas.

Los grupos que se oponen a la visita del presidente han anunciado una manifestación en el Valle del Río Grande mientras se dirige a Alamo, Texas, para realizar un recorrido por la barrera fronteriza. Sus viajes se producen después de que una turba de extremistas pro-Trump irrumpiera en el Capitolio la semana pasada después de su discurso en Washington, en el que continuó promoviendo falsedades flagrantes en torno a su derrota electoral mientras instaba a sus partidarios a marchar al Capitolio.

El resultado fue un violento motín en el que murieron cinco personas, y que dejó saqueadas las oficinas y cámaras del Congreso.

Lupe, una organización sin fines de lucro de derechos civiles en Texas, anunció una manifestación en San Juan para el martes por la tarde, ya que se esperaba que el presidente llegara al área.

Al señalar el potencial de violencia, los organizadores de la manifestación dijeron en un comunicado de prensa: “En este momento, no podemos en conciencia alentar a los miembros de la comunidad a que se acerquen a los supremacistas blancos violentos que no tienen ningún sentido de lo que es correcto o moral, cuál es el lado correcto de la historia".

En cambio, la organización dijo que estaba realizando una manifestación fuera de la visita del presidente para "mostrar el verdadero rostro y la historia" de la comunidad local.

Durante los disturbios en el Capitolio, los partidarios de Trump se enfrentaron con agentes de policía, hiriendo al menos a 14 y matando a un agente de la Policía del Capitolio de los Estados Unidos, que murió como resultado de las heridas sufridas por la mafia.

Pero no era la primera vez que sus partidarios provocaban violencia política, y los funcionarios de Texas eran muy conscientes de ello.

A fines del año pasado, durante el tramo final de la campaña presidencial, los partidarios de Trump acosaron a uno de los autobuses de campaña del presidente electo Joe Biden mientras atravesaba el centro de Texas.

La peligrosa confrontación fue condenada por legisladores de ambos lados del pasillo político y, sin embargo, Trump compartió un video del incidente en su página de Twitter y escribió: "¡AMO TEXAS!"

En una entrevista con el Texas Tribune el lunes, la ex senadora estatal demócrata Wendy Davis dijo: “No es de extrañar que veamos cosas como el miércoles de la semana pasada en el Capitolio de nuestra nación, cuando las personas que se comportan agresivamente de esa manera son recompensadas y elogiadas por su líder entre comillas por ese tipo de comportamiento".

“He estado en la política pública durante mucho tiempo. No es así como la gente que ha estado del otro lado se ha comportado en el pasado”, agregó. "Ha aumentado a un nivel que, desafortunadamente, es envalentonado y aceptado por los funcionarios electos, y continuará aumentando hasta estos peligrosos niveles de fiebre si no hacemos algo al respecto".

La Casa Blanca dijo en un comunicado que el presidente se dirigía a la frontera entre Estados Unidos y México "para marcar la finalización de más de 400 millas de muro fronterizo, una promesa hecha, promesa cumplida", aunque las cifras reales que rodean el proyecto del muro fronterizo de Trump eran sujeto a debate.

Sus viajes también se producen a medida que crecen los llamados para su destitución, con una lista cada vez mayor de demócratas e incluso algunos republicanos que exigen que el vicepresidente Mike Pence invoque la Enmienda 25, a través de la cual la mayoría de los nombrados por el gabinete votan al presidente fuera de su cargo, o lo han hecho. El Congreso inicia una segunda ronda de procedimientos de acusación.

Relacionados

Trump: Discurso a sus seguidores fue “totalmente apropiado”

Abogado de Trump dice que disturbios en el Capitolio son “un desastre”

Hillary Clinton afirma que Trump debe ser enjuiciado y destituido