Activista Elvira Arellano busca enviar ayuda a víctimas de la covid en México

Agencia EFE
·2  min de lectura

Chicago (IL), 22 feb (EFE News).- La reconocida activista mexicana Elvira Arellano, conmovida por los estragos que ha causado la pandemia de la covid-19 en su ciudad natal de Maravatío, en el céntrico estado de Michoacán, ha iniciado una campana humanitaria para enviar tanques de oxígeno para socorrer y ayudar a las personas necesitadas.

Arellano dijo este lunes en entrevista con Efe que desde Chicago (Illinois) ha estado monitoreando la situación en Michoacán, uno de los estados con más contagios mexicanos por la pandemia de la covid-19.

Pronto se dio cuenta, dijo, que la gente pedía comprar tanques de oxígeno, pero por la demanda ahora los precios se habían elevado a precios muy altos debido a la pandemia del coronavirus.

Tanques de oxigeno que antes costaban unos 1.000 o 2.000 pesos mexicanos (unos 50 o 100 dólares), ahora, dijo la activista, se venden a casi 12.000 pesos (unos 600 dólares), escalada de precios que, indicó, se repite en otro aparato que es usado por las personas para poder respirar, los concentradores.

Es por eso que hace días la activista que buscó santuario en una iglesia del norte de Chicago en 2006 decidió emprender esta campaña para ayudar a los vecinos de Maravatío, a 104 kilómetros al noreste de Morelia, la capital del estado.

"Este es un acto humanitario para ayudar a los menos favorecidos", explicó Arellano, quien ha abierto una campaña en la plataforma GoFundMe y toca puertas en los vecindarios hispanos de Chicago, donde múltiples grupos y personas la están ayudando.

Hasta el momento, dijo ella, ya se enviaron cuatro tanques de oxígeno a través de un servicio de paquetería manejado por Jorge Murillo, un oriundo de Maravatío también.

Murillo, dijo Arellano, envió los tanques de oxigeno a México sin cobrar centavo alguno.

"No tuvimos que pagar nada", afirmó Arellano, cuyo caso de buscar santuario en la iglesia Metodista Unida Adalberto se convirtió en una causa celebre en 2006.

Además del equipo médico, la activista apuntó que con el dinero recaudado también están entregando despensas de comida en Maravatío a las personas enfermas.

Hasta la fecha se han entregado cien y están por enviar fondos para otras cien, las cuales son entregadas a personas que no pueden salir a trabajar y están en cuarentena, explicó.

Al mismo tiempo, afirmó Arellano, las ofertas de ayuda y cooperación con la campaña le están llegando no solo de Chicago si no de otras partes de Estados Unidos.

Arellano dijo que ella misma ha sufrido la pérdida de su hermano Inocente Arellano, de 50 años, en enero pasado por la covid-19, así como una tía, de 70 años.

(c) Agencia EFE