Actividad volcánica impacta en un área turística de Costa Rica

El volcán costarricense Turrialba, en erupción el 19 de septiembre de 2016, a 36 km al este de San José (AFP/Archivos | Ezequiel Becerra)

El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, pidió este lunes visitar la zona aledaña al volcán Poás, una de las áreas de mayor atracción turística del país, cuyos productores y empresarios se han visto golpeados por la reactivación de la actividad volcánica.

El acceso al volcán fue cerrado el 6 de abril cuando comenzó a lanzar columnas de gas y vapor que se intensificaron el pasado fin de semana.

La zona de acceso al Poás está llena de puestos de venta de productos locales como fresas, ciruelas y lácteos, con restaurantes que se llenan los fines de semana con turistas que acuden a ver el volcán.

"La gente que trabaja en la zona, los productores de queso, de café, de ciruelas, los operadores de turismo y dueños de restaurantes la están pasando mal", advirtió Solís tras un recorrido por la zona, en la que los empresarios constatan que los turistas se alejan por la actividad volcánica.

El Poás es un geiser activo con un cráter enorme que atrae visitantes de todo el mundo.

"Estas comunidades necesitan nuestra presencia y apoyo", remarcó el presidente desde el cantón de Poás, acompañado del ministro de Agricultura, Luis Felipe Arauz, y del presidente de la Comisión Nacional de Emergencias, Iván Brenes.

"No tenemos reportes de mayor afectación en el sector agropecuario, lo que necesitamos es que la gente venga a la zona y compre productos locales, como fresas, para que los productores no sufran", manifestó Arauz.

Brenes dijo que el recorrido por la zona permitió corroborar que "la vida cotidiana continúa, los estudiantes acuden a las escuelas y colegios, las lecherías funcionan normalmente. La zona puede ser visitada sin ningún problema".