La actividad de la eurozona cayó en enero ante los cierres en el sector servicios

Jonathan Cable
·4  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: Sillas y mesas vacías en una terraza de Berlín

Por Jonathan Cable

LONDRES, 22 ene (Reuters) - La actividad económica de la zona euro se contrajo notablemente en enero, ya que las estrictas restricciones impuestas para contener la pandemia de COVID-19 afectaron duramente al mayor sector económico del bloque, según una encuesta publicada el viernes.

Con los establecimientos de hostelería y entretenimiento obligados a permanecer cerrados en gran parte del continente, la encuesta puso de manifiesto una fuerte contracción en el sector servicios, pero también mostró que el sector manufacturero se mantuvo fuerte, ya que las fábricas permanecieron abiertas en su mayor parte.

El PMI compuesto de IHS Markit, considerado una buena guía de la salud económica del continente, acentuó su caída por debajo de la marca de 50 que separa el crecimiento de la contracción, situándose en 47,5 puntos en enero, frente a los 49,1 de diciembre. Un sondeo de Reuters había pronosticado una caída a 47,6 puntos.

"Las elevadas tasas de infección vuelven a obligar a los Estados a ampliar y endurecer las medidas de contención", afirmó Tomas Dvorak, de Oxford Economics.

"Los PMI provisionales apuntan a una inminente contracción del PIB de la zona euro en el primer trimestre. No esperamos ninguna recuperación económica significativa antes de que se controle la pandemia".

Aun así, un sondeo de Reuters realizado a principios de esta semana mostraba que se espera que la economía del bloque crezca un 0,6% este trimestre y que vuelva a su nivel anterior a la pandemia en dos años, con la esperanza de que el despliegue de las vacunas permita recuperar cierto grado de normalidad. [ECILT/UE]

La actividad del sector servicios en Alemania se contrajo por cuarto mes consecutivo, ya que el duro cierre de la mayoría de las empresas de carácter no esencial lastró a la mayor economía de Europa. A pesar de la ralentización a un mínimo de cuatro meses, el sector manufacturero se mantuvo en territorio de expansión, ya que las exportaciones mantuvieron el ritmo de las fábricas alemanas.

Con hoteles y restaurantes cerrados, el sector de los servicios de Francia se llevó la peor parte de las restricciones nacionales por el coronavirus y la actividad general se contrajo más de lo previsto.

En Reino Unido, ya fuera de la Unión Europea, un tercer confinamiento nacional provocó la mayor caída de la actividad empresarial desde mayo. La introducción de más trámites burocráticos, tras el Brexit, en los intercambios comerciales con la UE también contribuyó al descenso.

Las acciones mundiales retrocedían de máximos históricos, ya que los sombríos datos recordaron a los inversores las dificultades a las que se enfrenta la recuperación económica, lo que restó brillo a un repunte alimentado por las esperanzas de más medidas de estímulo en Estados Unidos con la llegada al poder del nuevo presidente Joe Biden. [MKTS/GLOB]

CAÍDA DE PLANTILLAS Y PRECIOS

El índice de gestores de compras (PMI, por sus siglas en inglés) que cubre el sector servicios de la eurozona, el más importante de la región, cayó desde los 46,4 del mes anterior a 45,0 puntos, por encima de las expectativas de un sondeo de Reuters de una caída más pronunciada hasta los 44,5 puntos y todavía muy lejos de los mínimos históricos del inicio de la pandemia.

Con la actividad todavía en declive y unas restricciones que probablemente se mantendrán durante algún tiempo, las empresas de servicios se vieron obligadas a recortar sus gastos, y el índice de precios de producción cayó a su lectura más baja desde junio.

Esta evolución contrariará a los responsables de política monetaria del Banco Central Europeo, que el jueves mantuvieron sin cambios su ruta establecida, con la espina de una inflación incómodamente baja clavada en el costado del BCE durante años.

La actividad de las fábricas siguió siendo alta y el PMI manufacturero se mantuvo muy por encima del nivel de equilibrio.

Pero, a pesar de la fuerte demanda, las fábricas volvieron a recortar plantillas, como han venido haciendo todos los meses desde mayo de 2019.

A medida que se aceleran en Europa los programas de inmunización tras un lento comienzo, los encuestados se mantuvieron optimistas sobre el próximo año.

"Las perspectivas dependen del ritmo del hasta ahora lento despliegue de las vacunas. Más retrasos sólo pospondrán la recuperación", dijo Jessica Hinds, de Capital Economics.

(Información de Jonathan Cable; editado por Toby Chopra; traducido por Darío Fernández en la redacción de Gdansk)