Acondicionan contra reloj un hotel sindical para recibir a pacientes en cuarentena

Nicolás Balinotti

El Hotel de las Luces, del sindicato de hoteleros y gastronómicos, tiene capacidad para recibir a 50 personas, una por habitación

A unos pocos metros de la Plaza de Mayo, una tropa de empleados hoteleros y gastronómicos trabaja contra reloj para reacondicionar el Hotel de las Luces en un sanatorio de emergencia por el avance de la pandemia del coronavirus. Se trataría del primer inmueble sindical transformado en base sanitaria como parte del acuerdo que sellaron el gobierno nacional y porteño con la CGT. En caso de ser necesario, pasado mañana quedaría en condiciones para recibir a los primeros infectados.

Con una capacidad para recibir a 50 pacientes (uno por habitación), es uno de los tres hoteles que posee el gremio de los gastronómicos y hoteleros en la ciudad de Buenos Aires. La iniciativa surgió de Dante Camaño, el jefe gremial de la seccional porteña desde hace 36 años. Camaño es el cuñado de Luis Barrionuevo, el referente nacional de la organización, y un sindicalista que suele estar alejado de la vida interna de la CGT y que hace unos años formó parte del denominado "sindicalismo macrista", por su afinidad con la anterior gestión gubernamental.

"Es mentira eso de montar un hospital de un momento a otro. Lo que podemos hacer es recibir a la gente y darle de comer durante la cuarentena. Tenemos que evitar lo de Italia y España", dijo Camaño, que monitoreó ayer en persona el desembarco de los utensilios de comida descartable y la ropa de cama blanca para dejar todo listo en caso de un colapso en el sistema de salud público y privado.

Empleados del gremio trabajan para tener listo el hotel para el lunes próximo

Camaño y sus afiliados, además, se enfrentan a un riesgo. Anteanoche, por ejemplo, los empleados hoteleros del Panamericano recibieron a una comitiva de 300 personas provenientes de Montevideo. Todas ellas habían compartido el viaje en barco con un paciente al que ya se le detectó coronavirus.

Otro ejemplo: un grupo de turistas suizos está varado en un hotel de los gastronómicos en la zona del Abasto. Su estada ya se venció, pero no pueden regresar al país ante la prohibición de los vuelos y porque deben cumplir la cuarentena. "Los días de más que se queden los pagará el Estado nacional o la embajada de Suiza. Ya veremos", señaló Camaño.

Si bien Camaño activó la ayuda por fuera de la CGT, otros referentes sindicales preparan una ayuda similar en tiempo récord. Ya dieron los primeros pasos en ese rumbo los gremios de la Sanidad (Héctor Daer), Comercio (Armando Cavalieri) y el de Obras Sanitarias (José Luis Lingeri).

El Hotel de las Luces, del sindicato UTHGRA recibirá a pacientes en cuarentena

"Lo que proponemos es que enfermos de bajo riesgo puedan ser atendidos y cumplir con la cuarentena en los hoteles que tienen los gremios, de modo que no se ocupen camas y habitaciones en los hospitales, que deben ocuparse de los casos más graves", dijo Lingeri, el dirigente cegetista que maneja desde hace años los temas vinculados a la salud y las obras sociales.

Lingeri mantuvo la semana pasada un encuentro con el ministro de Salud, Ginés González García, a quien le reiteró la ayuda de los gremios cegetistas. También los sindicatos de las dos vertientes de la CTA acercaron propuestas para auxiliar en medio de la emergencia por el coronavirus.

Terapia intensiva

En la CGT evalúan que los servicios que puedan brindar sus hoteles o clínicas propias serían necesarios en caso de un colapso en el sistema de salud.

El Hotel de las Luces, del sindicato UTHGRA

Consideran que en el países existen entre 8000 y 10.000 camas para tratar a pacientes en terapia intensiva. Los gremios se preparan en caso de que haya faltante, según comentó a LA NACION un jerárquico cegetista. O, lo que es más probable, facilitar sus establecimientos para descongestionar los hospitales.

El Hotel de las Luces quedará en condiciones el lunes próximo. No es descabellado, según Camaño, que se deriven allí a turistas que deban cumplir con la cuarentena obligatoria.

"Hay mucha gente varada", planteó el dirigente gastronómico. Y añadió, confiado: "Hay que tener paciencia y prudencia porque vamos a salir adelante".

Un mensaje similar bajó anteayer Héctor Daer, jefe de la CGT y del personal de la Sanidad, tras el "aplausazo" generalizado en todo el país como reconocimiento a los médicos y personal sanitario que afrontan la pandemia en los hospitales. "Vamos a salir", dijo Daer, emocionado.