Acné, más allá del estigma

Dr. Manuel Meléndez
·2  min de lectura
Acné, más allá del estigma
Acné, más allá del estigma



El acné es la enfermedad de la piel más común en los Estados Unidos de América, un artículo publicado por la American Academy of Dermatology indica que más de 50 millones de personas sufren de acné.

¿La alimentación puede afectar la piel?

Una alimentación equilibrada con abundantes vegetales en especial vegetales verdes, frutas y alta en fibra y en especial con ácidos grasos omega 3 que te podría ayudar a regular la producción de sebo, además del tratamiento específico para tu caso.

  • Alimentos que ayudan a prevenir el acné

A pesar de que el acné no es responsable de muertes, la disminución de la calidad de vida y el costo que requiere para ser tratado hacen que esta condición requiere un manejo adecuado y efectivo.

Despejar el estigma que se ha generado alrededor del acné
El acné es una enfermedad caracterizada por lesiones en las glándulas sebáceas.

Los comedones abiertos (puntos negros) y los comedones cerrados (puntos blancos) son las lesiones más comunes que se presentan en el acné.

Factores asociados al acné:

-Producción incrementada de sebo por las glándulas sebáceas.

-Hiperqueratosis: producción aumentada de queratina que recubre las glándulas sebáceas.

-Colonización por bacterias (P. Acnes)

-Reacción inflamatoria que genera enrojecimiento, aumento de volumen de las lesiones y en algunos casos dolor.

Estudios recientes han ampliado esta lista de factores y recientemente se ha concluido que las variables anteriores pueden tener origen genético; algunos otros factores como mecanismos neurológicos, la dieta y el tabaquismo también han mostrado tener relación con el acné.

Tratamiento para el acné

Hasta un 60% de la población que padece acné puede recibir tratamientos que se pueden adquirir sin receta en el supermercado o farmacia, pero el 40% restante puede requerir del uso de antibióticos tópicos en conjunto de Peróxido de Benzoilo o retinoides que deben ser administrados con cuidado por sus potenciales efectos adversos.

El acné es una condición que tiene repercusiones físicas (como las marcas ocasionadas por las cicatrices) y puede afectar la autoimagen y en algunos casos incluso causar depresión.

El tratamiento de muchos de los casos de acné puede ser favorable; sin embargo, un porcentaje de la población requiere atención médica.

Recomendaciones generales como mantener una higiene adecuada con el lavado de cara y evitar la manipulación de las lesiones puede ayudar a controlar los brotes episódicos.

Si el problema se vuelve crónico y hay datos de inflamación de las lesiones con su respectiva repercusión en el aspecto psicológico puede sugerir buscar la atención con tu proveedor de salud.