ACLU elige por 1ra vez a persona de raza negra como líder

DAVID CRARY
·2  min de lectura
La imagen del 14 de abril de 2015 proporcionada por Philip Greenberg muestra a Deborah Archer en Nueva York. Archer, una profesora de la Facultad de Derecho de la Universidad de NY, se convierte en la primera persona de raza negra en los 101 años de historia de la ACLU en ser electa presidenta. (Philip Greenberg vía AP)

NUEVA YORK (AP) — La Unión Americana de Libertades Civiles, la principal agrupación sindical de Estados Unidos, ha elegido por primera vez a una persona de raza negra para ejercer su presidencia.

Deborah Archer, una profesora de la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York y experta en derechos civiles y justicia racial, será la nueva líder de la organización conocida por sus siglas inglesas ACLU y que tiene 101 años de antigüedad.

La ACLU anunció el lunes que Archer recibió el nombramiento el fin de semana durante una reunión virtual de los 69 integrantes de la junta directiva. La afroestadounidense sucede en el cargo a Susan Herman, una profesora de la Escuela de Derecho de Brooklyn que había ocupado el cargo desde 2008.

Siendo la octava persona en presidir la ACLU desde 1920, Archer estará al frente de su junta directiva, supervisará los asuntos organizacionales y guiará las políticas sobre libertades civiles. Se espera que el combate a la injusticia racial sea una máxima prioridad.

Las operaciones diarias de la ACLU están a cargo de su director ejecutivo, un puesto actualmente ocupado por Anthony Romero.

Durante los cuatro años de la presidencia de Donald Trump, la ACLU presentó la cifra sin precedentes de 413 demandas y otras acciones legales contra su gobierno en temas como derechos de inmigrantes, el derecho al voto, los derechos de la comunidad LGBT, la justicia racial y otros temas.

La campaña contra el gobierno de Trump avivó un fuerte incremento en donaciones y membresías. De acuerdo con Romero, la sede nacional de la ACLU y sus filiales estatales recibieron cerca de 175 millones de dólares en donaciones durante los tres meses posteriores a la elección de Trump, lo que ayudó a financiar una considerable expansión de personal.

Archer ha sido integrante de la junta directiva de la ACLU desde 2009 y consejera general y miembro del comité ejecutivo de la junta desde 2017.