Así es Aceredo, el pueblo gallego sumergido que ha renacido por los bajos niveles de agua

El 8 de enero de 1992 desapareció para siempre el pueblo de Aceredo, en el municipio ourensano de Lobios. Sus calles, sus viviendas y todo su mobiliario urbano quedaron sumergidos bajo el agua después de que se cerraran las compuertas del embalse de Lindoso, en Portugal. La construcción de este pantano generó una importante polémica en la época, ya que se tragó varias aldeas, pero a los vecinos no les quedó más remedio que abandonar sus casas.

Lo peculiar de Aceredo es que, cuando las lluvias son escasas o la hidroeléctrica Energías de Portugal (EDP), que explota la instalación de Lindoso, abre las compuertas más de lo habitual, vuelve a emerger de las aguas. Normalmente solo deja ver algunas ruinas, pero este 2021 prácticamente todo el pueblo ha salido a la superficie, ya que el embalse se encuentra a apenas el 20% de su capacidad.

La Atlántida gallega recibe estos días la visita de algunos antiguos vecinos y de numerosos turistas que quieren contemplar este viejo pueblo emergido de nuevo de las aguas.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.