¿Acaso la variante ómicron del coronavirus es más severa en los niños? Los científicos opinan

·6  min de lectura
Noah Berger/AP

Aunque los primeros datos sugieren que la actual la variante ómicron provoca síntomas más leves que otras versiones del coronavirus, todavía no tenemos respuestas concretas, sobre todo sobre en lo que se refiere a cómo la nueva cepa puede afectar a diferentes grupos de edades.

Sin embargo, recientes evidencias indican que los niños se están infectando con el coronavirus, y están siendo hospitalizados a tasas alarmantes días antes de que se detectara la variante ómicron, sobre todo los que no están vacunados. Debido a ello, los niños menores de cinco años, que no son elegibles para ser inmunizados, forman parte de la gran cifra de aumentos del COVID-19 entre niños de esa edad por todo el mundo.

Muchos expertos, sin embargo, aconsejan tener más cuidado en lugar de pánico.

En Estados Unidos, más de 900 niños con COVID-19 ingresaron en hospitales en la semana del 20 de diciembre, un incremento con relación a los 800 pequeños hospitalizados la semana anterior, según el Hospital Infantil de Filadelfia. Se trata de alrededor de 1.1 hospitalizaciones por cada 100,000 niños, una cifra más baja que la tasa de admisión durante una típica temporada de gripe, que es entre tres y cinco hospitalizaciones por cada 100,000 niños.

“Si bien aún es temprano, no tenemos ninguna información sobre la variante ómicron para preocuparnos de que el riesgo de una enfermedad severa entre los niños haya cambiado”, le dijo al The New York Times la Dra. Jennifer Nuzzo, experta en enfermedades infecciosas de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins. “Estos riesgos relativamente bajos junto a nuestra habilidad para hacerlos aun menores podría ayudar a calmar alguna ansiedad en los próximos meses”.

A medida que los científicos saben más sobre el virus, los expertos aconsejan que los adultos deben vacunarse, principalmente los que viven con niños demasiado pequeños para poder vacunarse. Igualmente, deben evitar cualquier multitud en espacios cerrados, y usar mascarillas cerca de niños pequeños y tratar de someterse a pruebas rápidas de COVID-19 antes de reunirse con otras personas.

CASOS DE ÓMICRON PEDIÁTRICO EN ESTADOS UNIDOS

El Día de Nochebuena, el Departamento de Salud del Estado de Nueva York emitió una “alerta de salud” a los trabajadores de la salud, donde se les informaba de un aumento en las hospitalizaciones infantiles vinculadas al COVID-19 en Nueva York y en áreas aledañas donde la variante ómicron se había reportado.

Las autoridades de salud dijeron que se ha comprobado un incremento cuádruple en ingresos por COVID-19 entre personas menores de 18 años desde la semana que comenzó el domingo 5 de diciembre hasta el Día de Navidad. En un parte de prensa se señaló que ninguno de los niños entre los cinco y 11 años que fueron hospitalizados con la enfermedad estaba vacunado, y solo una cuarta parte de los menores entre los 12 y los 17 años estaban completamente inmunizados.

“Los riesgos de contraer COVID-19 en los niños son reales”, dijo Dra. Mary Bassett, comisionada de salud del estado, en el parte de prensa. “Los niños que tienen cinco años y más deben protegerse vacunándolos, y también asegurarse de que los menores de cinco años estén a salvo con los adultos alrededor de ellos inmunizados con la vacuna de refuerzo, así como evitando cualquier multitud en espacios cerrados, y usar mascarillas”.

En Filadelfia, un estudio de más de 7,500 estudiantes de K-12 que dieron positivo al COVID-19 concluyó que un aumento de casi cinco veces más en pruebas positivas a partir del 13 de diciembre. La mayoría de los que dieron positivo no estaban vacunados.

“Estos datos no hacen sino confirmar que en la actualidad la transmisión está aumentando de forma desproporcionada entre los niños, más que entre los adultos”, escribieron en un blog tres médicos del Hospital Infantil de Filadelfia. “Sin embargo, los casos que hemos visto son más bien de síntomas moderados que severos entre los niños ingresados, entre ellos niños saludables, sobre todo los que no se han vacunado”.

El aumento en hospitalizaciones de los niños están comenzando a preocupar a las autoridades de salud en estados que todavía no han tenido que manejar un alto número de casos de ómicron.

Sin embargo, según los expertos, algunos niños en el hospital con COVID-19 fueron ingresados por otras razones, y posteriormente, luego de exámenes se supo que habían arrojado positivo. La misma tendencia está ocurriendo en Sudáfrica, el primer país donde la variante ómicron se detectó.

CASOS DE ÓMICRON PEDIÁTRICO ALREDEDOR DEL MUNDO

Estados Unidos apenas está empezando a experimentar lo que otros países llevan semanas enfrentando, en particular, Sudáfrica, donde los niños menores de 12 años no son elegibles para ser vacunados.

Una investigación basada en 211,000 resultados de pruebas de COVID-19 in Sudáfrica concluyó que niños tienen un 20 por ciento más de riesgo de ser hospitalizados cuando se infectan con ómicron. La gran mayoría de los diagnósticos incluyen bronquitis y neumonía, a menudo acompañados de severos síntomas gastrointestinales y deshidratación.

Sin embargo, los niños tenían un 51 por ciento menos de posibilidades de quedar infectados con ómicron en comparación con los adultos, “y, en general, el riesgo de que los niños ingresen en hospitales por complicaciones derivadas del COVID-19 sigue siendo bajo”, dijo en un comunicado, Shirley Collie, jefa de salud de Discovery Health, el seguro de salud más grande de Sudáfrica.

La mayoría de los niños experimentan síntomas leves de corta duración como dolor de cabeza, fiebre, garganta irritada y congestión nasal.

La Dra. Rudo Mathivha, directora de la unidad de cuidados intensivos del Hospital Chris Hani Baragwanath en Sudáfrica, le dijo a la South African Broadcasting Corporation que el patrón que está viendo entre niños y adolescentes es algo “preocupante”.

“En el pasado, los niños menores de 12 años que se infectaban con COVID no los afectaba tanto, ni los ingresos eran muchos”, dijo Mathivha. “Ahora estamos viendo que llegan al hospital con síntomas entre moderados y severos y necesitan oxígeno adicional, terapia, y permanecen en el hospital varios días”.

De acuerdo con Mathivha, el patron de las hospitalizaciones pediátricas “va a ser un gran problema para nosotros. Nuestros hospitales no tienen la capacidad para atender a una cifra alta de niños, ya que naturalmente los niños no se enferman de forma masiva. “No podremos acomodarlos, y no digo esto para que el úblico se aterre”, apuntó Mathivha. “Lo que quiero decir es que todas las medidas preventivas que se toman para interrumpir la transmisión del COVID, también deben tomarse con los niños”.

Traducción de Jorge Posada

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.