La Academia Nacional de Periodismo celebró un fallo de la Corte a favor de la libertad de expresión

LA NACION
·3  min de lectura

La Academia Nacional de Periodismo celebró un fallo de la Corte Suprema de Justicia, que revocó una condena contra la revista Barcelona, por una demanda impulsada por Cecilia Pando -presidenta de la Asociación de Familiares y Amigos de los Presos Políticos de la Argentina-, por haberla incluido en un fotomontaje de la contratapa, con el cuerpo desnudo y leyendas como "apropiate de esta bebota" o "las chicas quieren guerra antisubversiva".

El fallo -que lleva la firma de todos los miembros de la Corte menos de la jueza Elena Highton de Nolasco- sostiene que el fotomontaje satírico no resulta lesivo del derecho al honor de la demandante, dado que constituye una crítica política que no excede los límites de la protección que la Constitución Nacional otorga a la libertad de expresión.

"El montaje constituye una composición gráfica satírica, mediante la cual se ejerció de modo irónico, mordaz, irritante y exagerado una crítica política respecto de un tema de indudable interés público protagonizado por una figura pública", destacaron los jueces.

"Debe tenerse presente, que al igual que los funcionarios públicos, las personas que tienen un alto reconocimiento por su participación en cuestiones de interés público, están especialmente expuestas a la crítica, incluso ríspida e irritante, respecto de su desempeño en ese ámbito, habilita un debate robusto que es indispensable para el desarrollo de la vida republicana y democrática", continúa la sentencia.

Origen de la demanda

La demanda de Pando se inició en 2010, luego de que la esposa del exmilitar Pedro Mercado -y también defensora de los militares presos por violaciones a los derechos humanos durante la represión ilegal de la subversión- ocupara la contratapa de la revista Barcelona, en la edición del 12 de agosto de 2010. El montaje imitaba la tapa de una revista denominada "S/M Soy Milico", y vinculaba el rostro de Pando con un cuerpo femenino desnudo, envuelto en una red, acompañada de un texto que la querellante consideró "pornográfico".

Pando indicó que, cuatro días después de la publicación de la revista, intentó que la Justicia impidiera su circulación, y la Cámara Civil ordenó retirar los ejemplares en forma inmediata y prohibir que continuase su distribución. Como ya se habían vendido ejemplares, procedió a la demanda contra la revista. La Sala D de la Cámara Civil confirmó la sentencia de primera instancia y condenó a la editorial Gente Grossa S.R.L., que edita Barcelona, a indemnizar a Pando con $70.000.

La Cámara había dicho que Pando era una figura pública y Barcelona era un medio satírico, pero que la libertad de expresión no se puede ejercer de manera absoluta, porque se excedían los límites de la prensa y se habían afectado los derechos a la dignidad, al honor y a la imagen. Como contrapunto, la revista argumentó que la contratapa fue pensada para apuntar contra la actividad política de Pando, dentro del marco del derecho a la libertad de expresión y la crítica.

Finalmente, la Corte definió que "la sátira social o política no está excluida de la tutela constitucional a la libertad de expresión" y que "no quedan dudas acerca de la importancia que para la existencia de un amplio debate democrático tiene el ejercicio de la crítica satírica".

Causa por espionaje

En otra resolución, también celebrada por la Academia Nacional de Periodismo en el mismo comunicado oficial, el Tribunal Supremo falló a favor de periodistas y exespías, acusados de espionaje contra funcionarios kirchneristas, por hechos de 2007.

"La Corte Suprema de Justicia dejó en firme el sobreseimiento de Carlos Pagni, de Roberto García y de otros periodistas en una causa por presunto espionaje, decisión que también celebramos, porque reafirma la libertad de expresión y protege el derecho de los periodistas a preservar sus fuentes de información", concluye el comunicado de la asociación civil que nuclea a los periodistas.